Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 10 9 2005 Nacional 17 Zonas de peligro natural en España 2 1 Cuencas hidrográficas 1 Galicia (Cuencas internas) 2 Norte I (Galicia) 3 Norte II (Asturias y Cantabria) 13 4 Norte III (Guipúzcoa- Vizcaya) 5 Ebro 6 Cataluña (Cuencas internas) 7 Júcar 8 Segura 9 Sur 12 10 Guadalquivir 11 Guadiana 12 Tajo Badajoz 13 Duero Inundación 1997 25 muertos nte At lánt ica Vertie 3 Vertiente Cantábrica Larrasquitu Cabo Mayor 26- 8- 1983 20- 10- 1929 503 mm 600 mm Biescas Inundación 1996 87 muertos Benasque Alud 1991 9 muertos Camprodón Ventisca 2000 10 muertos 4 5 Azara 26- 5- 1936 500 mm Guadalajara Incendio forestal. Julio 2005 11 muertos Yebra Inundación 1995 10 muertos 6 7 8 11 Ayamonte 14- 12- 1920 482 mm Cataluña Inundaciones 1994 9 muertos ea rrán dite Mallorca Me nte Temporal de rtie Ve viento 2002 3 muertos Oliva Son Torrella 3- 11- 1987 22- 10- 1959 817 mm Jávea 537 mm 2- 10- 1957 Bicorp 871 mm (no oficial) 20- 10- 1982 632 mm Alicante Inundaciones 1997 6 muertos La Palma Inundaciones 2001 3 muertos 10 Ríos Límites de las cuencas hidrográficas Límites de vertientes Puntos conflictivos para inundaciones Récords de precipitación máxima diaria Principales desastres naturales con víctimas (1990- 2005) Inundaciones y sus causas Explotación agrícola incorrecta Aumenta la erosión Deforestación Aumenta la escorrentía Terrenos inundables en áreas rurales Atrae a granjeros por la fertilidad de la tierra 9 Albuñol 18- 10- 1973 600 mm Zurgena 19- 10- 1973 600 mm Tenerife Inundaciones 2002 7 muertos Ordenación de terrenos inundables Terreno inundable Atrae a habitantes pobres de la ciudad por el bajo valor de las tierras Reforestación Creación de estanques Reduce la escorrentía Reducen la velocidad del agua e inhiben la erosión Cultivos por curvas de nivel Inundaciones relámpago Controlan el flujo del agua Se originan en la base de las montañas por el aumento de la escorrentía y menor capacidad de absorción de los suelos Presas Capturan las aguas y las desplazan hasta zonas de almacenamiento Terrazas Reducen la escorrentía, retrasan la erosión Gestión de los pastos Impiden la sobreexplotación y reducen la escorrentía Urbanización reciente Impide la absorción del agua por la tierra: incrementa la escorrentía y contribuye a las inundaciones relámpago Sobreexplotación de los pastos Reduce la cubierta de los suelos y aumenta la escorrentía Malecones de protección Diques, muros, etc. ayudan a proteger las áreas urbanas Canalizaciones Irrigan las explotaciones agrícolas, conducen el agua hasta los depósitos Dragado Aumenta el flujo del agua CG. SIMÓN GODOY Sedimentos Procedentes de la erosión, se depositan en el fondo del río, elevando gradualmente el nivel del agua Fuentes: Riesgos Naturales de F. J. Ayala- Carcedo y J. Olcina; Protección Civil y elaboración propia Delta Según la Ley de Aguas, la delimitación de las áreas inundables se basa en periodos de retorno excesivos para los expertos: si en 500 años no ha pasado nada, no se debe tomar ese terreno como peligroso Pero el paisaje ha cambiado mucho en el último siglo a causa de la acción del hombre. Y en las zonas de montaña (Pirineos, sobre todo) y del Mediterráneo los periodos de retorno no se cumplen. Sería disparatado pensar que pasarán muchos años antes de que una tromba como la que barrió el cámping de Biescas vuelva a repetirse en ese lugar, por ejemplo. A Francisco Valero le tocó ser testigo directo de una de estas catástrofes. Fue en septiembre de 1989: una riada provocó la muerte de dos turistas en el cámping Bolnuevo, en Mazarrón (Murcia) situado en una rambla. Valero, profesor de Física de la Atmósfera y codirector del Master en Riesgos Climáticos e Impacto Ambiental de la Universidad Complutense de Madrid, aún recuerda las caravanas flotando mar adentro. Y se lamenta de lo mucho que falta por hacer en este país para enfrentarnos con garantías al látigo del clima. La Comisión Nacional del Clima está enfocada al cumplimiento del Protocolo de Kioto y deja de lado aspectos tan importantes como el que nos ocupa señala. Los observatorios están a mucha distancia unos de otros, y los episodios climáticos se nos escapan co- Los científicos están hartos de predicar en el desierto: de nada sirve avisar si los políticos no hacen nada al respecto mo en una malla poco tupida de un colador. De todos modos, de poco sirve dar avisos si no hay sensibilidad por parte de los responsables públicos. En Biescas había informes técnicos que alertaban de lo que podía ocurrir, y no hicieron caso. Y en Almería y Murcia sigue habiendo cámpings en mitad de las ramblas En Mazarrón todo empezó con una calma chicha. Recordar y desconfiar es imprescindible. Y hacer algo al respecto, claro. La Comisión Europea insistió en diciembre de 2004: hay que hacer mapas. Hay que estar prevenidos.