Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 10 9 2005 11 El congreso que decidirá la sucesión de Manuel Fraga en Galicia se celebrará los días 14 y 15 de enero Tres jóvenes mueren por inhalación de monóxido de carbono en una casa deshabitada de Zamora La ausencia de Fraga Ibarretxe no asistirá al almuerzo con el Rey, y Aguirre amenaza con un plante Juan José Ibarretxe no asistirá al almuerzo con el Rey que se celebrará al término de la Conferencia, según informaron a Efe fuentes de la Presidencia del Ejecutivo vasco. Ibarretxe regresará a su Comunidad para atender compromisos previamente adquiridos que no se han especificado. En octubre del año pasado, cuando tuvo lugar la primera reunión de la Conferencia, sí que acudió al almuerzo en el Palacio Real. Asimismo, tampoco comparecerá ante los medios de comunicación, aunque estudia emitir un comunicado público. En todo caso, la predisposición con la que acude Ibarretxe a la cita no es precisamente proclive al acuerdo. Es cierto que el País Vasco no pertenece al régimen común de financiación por el que se rige el sistema sanitario público en España. Su financiación se realiza mediante el concierto económico. Pero Ibarretxe condicionó su aval a la propuesta del Gobierno para financiar la sanidad a la solución satisfactoria de la guerra del cupo Más allá del concierto económico, Ibarretxe entiende que si hay una mejora para la financiación de las Comunidades, el País Vasco debe recibir su trozo del pastel porque se trata de una Comunidad más. Por otro lado, la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, amagó con no acudir a la Conferencia si no aparecía la bandera de España en las salas donde los presidentes autonómicos, al menos los del PP, ofrecerán sus ruedas de prensa al término de la reunión. Moncloa atribuyó a un error de imprenta la ausencia de la bandera de España en los paneles de la Conferencia de Presidentes. Finalmente las habrá en la puerta principal, en el Salón de los Pasos Perdidos, en la Sala de Gobierno y en los lugares donde se celebren comparecencias ante los medios de comunicación. IGNACIO GIL El presidente fundador del PP, Manuel Fraga, no estará en la reunión de presidentes autonómicos que hoy se celebra en el Senado después de ser descabalgado del Palacio Raxoi tras las elecciones autonómicas gallegas del pasado 19 de junio. Fue Fraga, precisamente, el padre de la idea, el primero que habló de la oportunidad de oficializar una Conferencia de Presidentes. Fue por ello que en la primera cita se erigió en portavoz de las Comunidades gobernadas por el PP, el que hizo entrega al ministro Sevilla de un documento sobre el modelo de Estado que defiende su partido y el que suavizó las posturas más beligerantes de algunos compañeros de filas. Esta vez será el socialista Emilio Pérez Touriño el que se siente a la derecha del Juan José Ibarretxe, en la mesa presidencial, junto a Zapatero, Pascual Maragall y Manuel Chaves. ra, el órgano que realmente tiene capacidad decisoria y cuyas resoluciones vinculan a todos los Ejecutivos, central y autonómicos. El planteamiento de Moncloa ante la conferencia es claro: puede ser que la amplia oferta del Gobierno no satisfaga del todo a las Comunidades del PP, pero descartan que esas autonomías, por meros intereses partidistas renuncien a coger los, al menos, mil millones de euros bianuales provenientes de las arcas del Estado. ¿Cómo van a explicar a sus ciudadanos que no van a hacer uso de la cantidad que el Estado les ceda para la mejora de un servicio trascendental como es Sevilla habló ayer con presidentes y consejeros autonómicos pero no reveló la oferta presupuestaria final la sanidad? se preguntan en Moncloa. La oferta inicial del Gobierno, que hoy sin duda Zapatero mejorará y que estará entre esos mil millones anunciados y los 1.800 anuales y consolidados que exige el PP (se baraja un desembolso por parte del Estado de entre 600 y 700 millones anuales hasta la aprobación del nuevo modelo) se basa genéricamente en dos conceptos: aportación de dinero de la Administración central junto a la subida de impuestos de alcohol y tabaco; y atribución a las Comunidades de capacidad normativa propia para aplicar un incremento al impuesto sobre los combustibles y la Sáenz de Santamaría dice que los 1.800 millones propuestos por el PP tienen un fundamento técnico claro luz, aunque Zapatero podría aparcar hoy mismo a esta última por su impopularidad y rechazo generalizado. El ministro de Administraciones Públicas, Jordi Sevilla, admitió ayer en una entrevista concedida a Efe, que el principal escollo es la cuantía de la aportación directa del Estado, esto es, cuánto pone el Gobierno central para ayudar a fortalecer el sistema nacional de salud, la igualdad entre todos los ciudadanos y la solidaridad entre todos los territorios Todavía ayer por la tarde, el ministro se puso en contacto con presidentes autonómicos (incluidos los del PP) y sus consejeros de Hacienda para intentar pacificar los ánimos. total y gratuito a Zapatero, sostienen fuentes gubernamentales. De hecho, los populares sólo calificarían de exitosa la reunión en la medida en que el Gobierno se acercara a sus posiciones, de modo que el jefe del Ejecutivo no pueda apuntarse una victoria. Éxito parcial No obstante, sí confían en Moncloa en que la oferta definitiva que Zapatero llevará a la mesa de negociación, aún desconocida, culmine en un éxito parcial, con soluciones intermedias que acepten todos y que se plasmen después, ya sin tantas luces y focos, en el Consejo de Política Fiscal y Financie-