Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
8 Opinión SÁBADO 10 9 2005 ABC LA BURBUJA CARTAS AL DIRECTOR Pueden dirigir sus cartas a ABC: Por correo: C Juan Ignacio Luca de Tena, 7.28027 Madrid Por fax: 913.203.356. Por correo electrónico: cartas abc. es ABC se reserva el derecho de reducir los textos de las cartas cuyas dimensiones sobrepasen el espacio destinado a ellas. Mañana en LOS FAROLES Y LA CONFERENCIA DE PRESIDENTES Salida de Luisiana Sin ánimo de polemizar con Lorena Hernández acerca de su queja sobre la atención recibida a raíz del huracán Katrina tanto más teniendo en cuenta la dolorosa y traumática experiencia que ha vivido, sí quisiera que los lectores tuvieran constancia de la actuación de la Embajada en Washington y del Consulado en Nueva Orleáns. Desde la tarde del viernes 2 de septiembre, fecha en la que la Embajada entró en comunicación con la señora Hernández y supo de su localización, se puso el máximo esfuerzo e interés en evacuarla. Ya el día anterior se había solicitado al Departamento de Estado norteamericano su búsqueda al desconocerse su paradero. Paralelamente, se hacían gestiones para proceder a la evacuación de otros españoles. Las intensas y reiteradas gestiones con el Departamento de Estado y la Guardia Nacional que el encargado de Negocios efectuó durante el día 3 de septiembre para que se procediera a la evacuación de la señora Hernández resultaron infructuosas. Según las autoridades norteamericanas responsables, los daños causados por el huracán dificultaban las misiones de evacuación. En estas circunstancias, el 3 de septiembre, el encargado de Negocios, acompañado de otros dos funcionarios, se trasladó de Houston a Nueva Orleáns para intentar evacuar, con medios propios, a la señora Hernández. Al llegar a la ciudad, las autoridades norteamericanas les informaron de que no estaba permitido el acceso. En la mañana del 4, el cónsul general en Nueva Orleáns- -evacuado él mismo- -volvió a esta ciudad, entrando en contacto con representantes consulares holandeses, quienes manifestaron su intención de evacuar a tres de sus nacionales y a la señora Hernández, lo que tuvo lugar con éxito. La ciudadana española fue recibida en la capital de Luisiana por el encargado de Negocios y el cónsul general en Nueva Orleáns, facilitándole el contacto telefónico con su familia y ofreciéndole cuanta ayuda necesitara. El esfuerzo y celo de los funcionarios españoles invo- D ECÍA Clemenceau que en la vida es necesaria una parte de algo absurdo para hacerla soportable Si viviera aquí y ahora, con tanto desatino como hay alrededor, la vida le parecería divertidísima. Ayer, sin ir más lejos, la portavoz del Gobierno vasco dijo que Ibarretxe no aceptará la propuesta gubernamental sobre financiación sanitaria en la Conferencia de Presidentes que se celebra hoy LUIS IGNACIO si no hay PARADA acuerdos cerrados previamente sobre el Cupo, la Ertzainza y los gastos del Prestige casi simultáneamente, el conseller de Economía de la Generalidad Valenciana aseguró que las comunidades gobernadas por el PP no asumirían la propuesta que plantee el Gobierno, sea cual sea, si no conocían de antemano su contenido; hace unos días, los líderes regionales del PSOE mostraron su apoyo unánime al proyecto, pero consideraron que existe un margen de mejora. Entonces, ¿para que se reúnen los presidentes autonómicos? En lugar de un proyecto de financiación sanitaria, lo que ha hecho el Consejo de Política Fiscal y Financiera es un informe sobre las distintas propuestas. Así, si finalmente los gobernantes autonómicos no llegan hoy a un acuerdo, el Consejo tendrá que volver a reunirse por el simple hecho de que la Conferencia de Presidentes no tiene carácter ejecutivo: no es una Cámara de representación territorial, ni forma parte de la organización jurisdiccional del Estado; no es un mecanismo de coordinación entre el Gobierno y las Cortes Generales; no está configurada constitucionalmente como un Consejo asesor del Gobierno; no es una institución mediadora entre la administración central y las comunidades autónomas; no ha sido creada mediante ninguna ley ni tiene presupuesto; no posee potestad legislativa alguna. Así que los asistentes pueden lucir en ella sus habilidades para el enredo, porque la financiación sanitaria no se decide ahí; ahí sólo se acepta o rechaza un incoherente chalaneo para ir ocultando el déficit. De ahí que todos vayan de farol. lucrados en las operaciones de evacuación y la cooperación consular comunitaria permitieron su evacuación, en una situación sumamente compleja y difícil. Deseo apuntar que España ha sido uno de los primeros países en conseguir evacuar de Nueva Orleáns a todos sus nacionales que lo habían solicitado. Lamentando la percepción negativa de la señora Hernández sobre nuestra actuación, confío en que estas explicaciones permitan aclarar el papel de nuestra Embajada y nuestro Consulado en tan dramáticas circunstancias. Manuel Cacho, director general de Comunicación Exterior. Madrid. El Defensor del Paciente (Adepa) En agosto de 2002, a causa del fallecimiento de nuestra madre en una residencia de ancianos de Sevilla, conocimos a la presidenta de Adepa, Carmen Flores, que, excediéndose en sus atribuciones (no contaba con autorización para ello) aireó nuestro caso en un programa televisivo. La primera letrada sevillana que nos recomendó la señora Flores actuó de forma lamentable, ya que, tras cobrarnos una provisión de fondos, al poco tiempo tiró la toalla dejándonos en una situación de indefensión. Ante dicho tropiezo, la presidenta nos aconsejó otro abogado, esta vez de Madrid, considerado por ella como un genio o especie de mono sabio capaz de deshacer cualquier entuerto médico y conseguir la correlativa indemnización reparadora. Sin embargo, el curso de los acontecimientos no mejoró con este segundo letrado, que, pleno de deficiencias técnicas, nos hizo perder dos de los tres litigios que teníamos planteados en la capital anda- luza, dándose la paradoja de que el único asunto exitoso fue un juicio de faltas en el que él no intervino. Y, por si fuera poco, después de abonarle una provisión de fondos para que reclamara daños y perjuicios al director de la residencia, el abogado en cuestión jamás formuló la correspondiente demanda. Es conocido que Don Quijote, en su segunda salida, iba pertrechado de dineros y camisas Con este símil cervantino, bien puede decirse que en Adepa, la camisa a manera de señuelo, es la módica cantidad de 43 euros que hay que pagar a la entrada en concepto de cuota única, mientras que los auténticos dineros proceden del porcentaje que los letrados giran sobre el importe de las indemnizaciones reclamadas, por no hablar de su probable participación en el precio de los informes de los médicos asociados, que tienen una voracidad crematística realmente extraordinaria. Por último, y como guinda de este sombrío panorama, cuando el pasado 11 de julio cursábamos un fax para darnos de baja en Adepa, el marido de la presidenta cortó continuamente la recepción de aquél, y, tachándonos de sinvergüenzas nos amenazó con ponernos una denuncia. Sirva esta desagradable experiencia como aviso a navegantes de todos los que, presos de su desesperación, intenten acudir a Adepa o a otras asociaciones de parecido tenor. Manuel de Santiago Barragán. Madrid. Nueva página en el Libro Blanco NT destaca esta semana el golpe de timón que ha dado La Caixa al sector energético y se pregunta qué pasará ahora con el Libro Blanco. La sección de formación publica un reportaje sobre las ayudas que las entidades financieras ofrecen para financiar los estudios. Privatización El Semanal lleva a su portada cómo la construcción y la gestión de algunas cárceles se están privatizando. En EE. UU. es habitual y algunos países europeos empiezan a ponerlo en práctica. Además, el padre Manuel Hernández cuenta en el suplemento cómo vive en Bagdad. Fe de errores Por un error, ayer, en un pie de foto de la sección de Gente se atribuía uno de los vestidos de la Pasarela Cibeles a Carlos Díez, cuando en realidad correspondía a un diseño de Davidelfín. De Primera Mano Como cada domingo, nuestro periódico ofrece este suplemento, en el que el lector encontrará todo lo que necesite. Todos los anuncios en su mano.