Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 10 9 2005 Opinión 7 nazados sus negocios y privilegios, porque si es cierto que Felipe V respetó los fueros y concedió exenciones fiscales al Principado, no es menos cierto que negó determinados prerrogativas a una oligarquía dañada por el bloqueo del Mediterráneo. Y si se trata de recordar que el Decreto de Nueva Planta fue de signo abolicionista, también hay que recordar un par de cosas. Primera: que la abolición llegó como consecuencia del cambio de bando de 1705. Segunda: que el Decreto de Nueva Planta limitó muy seriamente el poder de la oligarquía, impulsó un programa de reformas y modernización que permitió el desarrollo de Cataluña y, como dijo Vicens Vives, significó el desescombro de una sociedad feudal saturada de privilegios y privilegiados. Quien perdió la libertad no fue Cataluña, sino las clases dominantes. LA ESPUMA DE LOS DÍAS EL CUPO ES POCO O se perciben presagios optimistas sobre los resultados de la Conferencia de Presidentes autonómicos por más que su función y fines sean simplemente de carácter ritual y protocolario: éste es un país fraccionado y tenso, pero ahí estarán los que mandan intercambiando sonrisas y posando para que una foto simbolice la idea mística de la unidad en la pluralidad. En el flujo y reflujo de las modas políticas y administrativas ya está visto casi todo, y no sorprende que después de un brutal proceso de descentralización aparezca la continua necesidad de crear órganos de coordinación (recientes son los que se refieren a los incendios forestales MANUEL y la sequía) comisiones ÁNGEL MARTÍN mixtas e infinitas reuniones que en nuestro caso conciernen a los representantes del Gobierno y Administración centrales y a los de 17 (más Ceuta y Melilla) Administraciones y Gobiernos autónomos. Aquellos políticos y cargos que tenían vocación de gobernar cerca de la gente y siempre en su sitio, resulta que nunca están en su despacho y mandan desde un hotel, un avión o un tren, lo cual les produce un cansancio infinito y una sensación errónea de que trabajan mucho, y eso es confundir el movimiento con los resultados. Este órgano relativamente novedoso de la Conferencia de Presidentes, se coloca on top de todo este tinglado, más con el propósito de bendecirlo que con ánimo resolutorio. Hay que reconocer que otra cosa sería utópica. En la reunión de hoy veremos a unos hombres y alguna mujer, trajeados y presididos por la sonrisa, dispuestos a coincidir en algo y a dejar al margen lo importante. Los participantes son iguales sólo en apariencia, no tanto porque sean de diferentes colores políticos, sino porque unos dicen que son históricos y a otros no les dejan serlo. Unos utilizarán la reunión para confirmar que el Estado va bien y tiene dinero para pagar el déficit de la sanidad, y otros la utilizarán como palanca para arreglar sus contenciosos bilaterales con lo que llaman el poder central. Se supone que a la reunión se va con los deberes hechos, pero el Gobierno vasco puede ir más bien a poner deberes a los demás. Del intercambio de interpretaciones entre Fernandezdelavega y Zenarruzabeitia se infiere que siguen abiertas las discrepancias sobre el Cupo (cuyo origen está en la sanidad) y los pagos exigidos por la ampliación de efectivos de la Ertzaintza y la limpieza del Prestige Pero además piden entrar en el nuevo reparto de fondos para la sanidad pública, y vaya usted a saber si reclaman algunas otras cosas ocultas. El Concierto Económico es un chollo, pero a Ibarretxe el sistema del cupo le parece poco. Quiere más. A cambio puede que apoyen los Presupuestos Generales. ¿Tienen los otros presidentes autonómicos algo que decir al respecto? Puede ser ésta la ocasión. Si no, la conferencia puede salir muy cara. N ÁNGEL CÓRDOBA dicada por el bloqueo del Mediterráneo impulsado por la coalición antiborbónica; que el compromiso de los catalanes, como demuestra la resistencia al pretendiente austracista una vez firmado el Pacto de Génova, está con Felipe V. Otro detalle: contrariamente a lo que se dice, el austracismo sólo triunfó en el triángulo formado por Barcelona, Igualada y Tarragona. ¿Una guerra de Cataluña contra la imposición de un rey extranjero? Dejando a un lado que los dos pretendientes eran extranjeros, lo que resulta plausible es que estamos ante un conflicto creado por la infidelidad de una oligarquía barcelonesa que veía ame- Alguien preguntará por Rafael Casanova, el héroe de la resistencia nacional catalana que cada 11 de septiembre recibe flores en su tumba y monumento. En pocas palabras: la noche del 10 al 11 de septiembre de 1714, nuestro héroe- -partidario, por cierto, de pactar con los atacantes- -está en la cama; sólo acude al frente cuando le avisan de la gravedad de lo que ocurre; es herido levemente en un muslo y retirado de inmediato a la retaguardia; atendido de la herida quema los archivos, consigue un certificado de defunción, delega la rendición en otro consejero, y huye de la ciudad disfrazado de fraile. Posteriormente, reaparecerá en Sant Boi de Llobregat, donde ejercerá la abogacía sin ningún tipo de problema, recibiendo el perdón de Felipe V. En definitiva, sacando a colación la terminología del nacionalismo catalán, Rafael Casanova- -vaya paradoja- -no es sino un botifler, un traidor españolista. ¿La razón de la manipulación y mitificación de lo ocurrido? Al nacionalismo catalán, la tergiversación histórica, el relato que recitar y aprender de Smith, le es indispensable para cohesionarse y cultivar la imagen de una Cataluña secularmente asediada por una España de la cual hay que desconfiar o liberarse para realizar el sueño de la reconstrucción nacional. Y note el lector que si los tiempos cambian que es una barbaridad, el nacionalismo catalán- -indefinición política, papel determinante del interés económico, búsqueda del privilegio bajo la forma de derechos históricos- -continúa siendo hoy igual que ayer. La falsificación de 1714 todavía da réditos. PALABRAS CRUZADAS ¿Tendremos pronto el estatuto catalán? ES DIFÍCIL, PERO... SÍ, PERO... ASI inevitablemente, se forzará un acuerdo entre las principales fuerzas políticas catalanas para llegar a un texto de Estatut de autonomía que poder enviar a las Cortes en Madrid. Ni el tripartito ni Convergencia i Unió se pueden permitir que les achaquen la responsabilidad de que este texto se demore en exceso. Al fin y al cabo, han sido estas fuerzas políticas las culpables de todo este embrollo, que, dicen las encuestas, importa bastante poco a la ciudadanía a la que estos políticos representan. Y ahora está esa misma clase política obligada a desenmarañar el Estatut- lío y procurarle una salida airosa. O más o menos airosa, porque dudo de que puedan evitar la chapuza, cuando el propio Consell ConsulFERNANDO tiu de la Generalitat achaca numerosas JÁUREGUI inconstitucionalidades al texto tal y como ahora está y los plazos legales de enmienda en el trámite parlamentario son solamente de quince días. ¿Se puede llegar en dos semanas a rehacer un farragoso Estatut en el que habrá que retocar no menos de veinte artículos, en el mejor de los casos? Sí, se puede, aceptando que va a ser un bodrio. Y eso es lo que, si no prevalece el sentido común, se va a enviar a las Cortes: un bodrio infumable. Pero, eso sí, habrán enviado el texto a Madrid (para alarma de Zapatero) y Maragall, Carod, Saura y Mas podrán respirar satisfechos: misión cumplida. El follón está servido. N O parece posible que salga adelante el Estatut si se hace caso al mismo tiempo a Mas, Maragall, Zapatero y Fernández de la Vega. Los dos primeros han anunciado que piensan aprobar el blindaje del sistema de financiación, un clamoroso corte de mangas de los catalanes a todo lo que aprueben las Cortes Generales; Zapatero, por su parte, sigue en su línea de reiterar que no se aceptará nada que vaya contra la Constitución; y la vicepresidenta, que le echa al asunto bastante más coraje, ya dijo de palabra a Maragall hace meses que se olvidara del proyecto de financiación que había hecho público. Y el jueves advirtió que de blindaje, nada. Las cosas así, a cualquiera con dos dedos de frente se le ocurre que el Estatut no sale adelante ni de broma. Pero estaPILAR mos ante la cabezonería irracional de un CERNUDA presidente autonómico al que importa un pito la Constitución y que se pone de los nervios cuando alguien de su partido le indica que hay límites que no se deben traspasar. Y estamos ante un presidente de gobierno, Zapatero, que al menos hasta ahora no ha sido capaz de poner a Maragall y a Carod en su sitio. Así que no es fácil estar absolutamente seguro de la inviabilidad del Estatut, aunque si llega a Madrid con el planteamiento que pretende Maragall, con seguridad será tumbado en el Congreso. Pero hoy por hoy, lo que se huele es que el Estatut se cae por su propio- -e independentista- -texto y Maragall tendrá que convocar nuevas elecciones. C ¿Y usted qué opina? Déjenos su mensaje o su voto en la página web www. abc. es eldebate