Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
36 Madrid VIERNES 9 9 2005 ABC Cinco agentes y un delincuente, heridos en Vallecas durante otra persecución policial CARLOS HIDALGO MADRID. Rocambolesca y al más puro estilo americano fue la persecución policial que tuvo lugar ayer en Vallecas. Los hechos ocurrieron poco antes de las seis menos cuarto de la tarde, cuan- El herido de bala cuando era trasladado al Doce de Octubre AYUNTAMIENTO do agentes policiales de la Comisaría de Villa de Vallecas detectaron en la calle de León Felipe un coche ocupado por dos individuos que levantaron sus sospechas. No se equivocaban. El vehículo, un Seat Toledo, había sido robado en el distrito de San Blas. Los presuntos delincuentes se dirigieron al poblado marginal de Las Barranquillas. Una vez allí, se percataron de la presencia policial y no dudaron en escapar a toda la velocidad por la M- 40. En ese momento, tanto agentes de la Policía Nacional como de la Municipal le pisaban los talones. En una rotonda de conexión entre el cuarto cinturón de la capital y la avenida de la Albufera, el vehículo de los sospechosos es interceptado por un alazán -agente en moto- -y un coche patrulla. Los dos prófugos no dudaron en pasarle por encima con el turismo y embestir a un coche policial. El motorista sufre rotura de costillas. Los funcionarios que se encontraban allí dispararon a las ruedas del coche de los huidos, por lo que éstos se apearon y echaron a correr. En ese momento, logran detener a José Manuel L. G. madrileño de 29 años. El joven contaba ya con ocho antecedentes policiales: robo con violencia, robo con intimidación, lesiones, malos tratos en el ámbito familiar y robo de vehículos. El otro individuo esgrimió un arma blanca y se dirigió al vehículo que ocupaba una joven. Quería su coche, un Peugeot 306, para huir. Y se hizo con él. El supuesto delincuente se perdía camino de la avenida de la Albufera, arteria principal y muy transitada por los vallecanos. En su marcha, a toda velocidad, embistió a otros dos agentes municipales municipales que iban en moto. Finalmente, fue interceptado a unos 400 metros y después de que los agentes efectuaran nuevos disparos. Se trataba de Francisco Javier N. A. también madrileño y también de 29 años. Si amplio era el historial delictivo de su compañero de tropelías, más lo era el suyo propio: un total de 35 antecedentes policiales de diversa índole. Había estado detenido por atentado a la autoridad, lesiones, robo con violencia, intimidación, fuerza, sustracción de vehículos y tráfico de drogas. Cuando los sanitarios del SamurProtección Civil llegaron, se encontraron cinco policías- -tres nacionales y dos municipales- -y un presunto delincuente heridos. Este último era el que revestía más gravedad, con cuatro heridas de bala en la cadera y el muslo derecho. Fue trasladado al Doce de Octubre, donde se recupera y está retenido. El primer policía arrollado se encuentra en la Clínica Nuestra Señora de América. El resto fueron llevados a la Clínica de la Concepción y, más tarde, fueron dados de alta.