Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26 Internacional VIERNES 9 9 2005 ABC Yúshenko destituye a la heroína de la Revolución Naranja en Ucrania El cese del Gobierno de Julia Timoshenko tiene lugar en medio de graves querellas internas b La escisión en el equipo que propició la revuelta popular en Ucrania y tomó el poder se produce con las elecciones legislativas a la vuelta de la esquina RAFAEL M. MAÑUECO. CORRESPONSAL MOSCÚ. Las revoluciones suelen devorar a sus líderes y Ucrania parece no ser una excepción a la regla. El presidente ucraniano, Víktor Yúshenko, aupado al poder gracias al empuje, carisma y encanto personal de Julia Timoshenko, ha decidido prescindir de ella. Mediante un decreto presidencial, Timoshenko fue ayer apartada de la jefatura del Gobierno de Ucrania, cargo que venía desempeñando desde el pasado mes de febrero. Será sustituida por Yuri Yejanúrov, quien hasta ahora ocupaba el puesto de gobernador de la región de Dniepropetrovsk. Acusada de populista La destitución de la pasionaria ucraniana es una de las medidas adoptadas por Yúshenko para atajar la grave crisis desatada a raíz de las acusaciones de corrupción lanzadas el pasado sábado por el ex jefe del Gabinete presidencial, Alexánder Zinchenko, contra altos responsables del Estado. Timoshenko no figura en la lista de corrup- tos pero, aprovechando la coyuntura, el presidente ucraniano ha querido deshacerse de ella. La Dama Naranja mantenía una línea demasiado independiente e irritaba excesivamente a Rusia. El primer mandatario ucraniano la acusó ayer de tener inclinaciones populistas Pero el que verdaderamente desencadenó el escándalo fue Petró Poroshenko, un magnate metido en política que, hasta ayer, ocupó el puesto de secretario del Consejo de Seguridad Nacional y de Defensa de Ucrania. Poroshenko, cesado también por el presidente, es el principal culpable de que la corrupción y el soborno hayan alcanzado cotas sin precedentes en Ucrania, según las declaraciones de Zinchenko. Al parecer, el máximo responsable de la seguridad nacional ha favorecido dudosas operaciones y hecho la vista gorda en relación con un oscuro asunto que afecta al Comité de Aduanas, cuyo director, Vladímir Skomorovski, también se cuenta entre los destituidos. Minutos antes de que las cabezas empezaran a rodar, Petró Poroshenko presentaba él mismo su dimisión y negaba todas las acusaciones. Conocido como el Rey del Chocolate por ser dueño de una fábrica de confitería, Poroshenko es uno de los hombres más ricos de toda la Europa del Este y uno de los Julia Timoshenko escucha el anuncio del presidente por televisión principales soportes financieros de la Revolución Naranja Le disputó a Julia Timoshenko el nombramiento al frente del Ejecutivo y discrepaba con ella en muchos aspectos de la política nacional, sobre todo en lo que tiene que ver con la revisión de las privatizaciones acometida en los últimos meses. POOL Otras destituciones También perdió ayer el cargo Alexánder Tretiakov, uno de los asesores de Yúshenko y dimitió el viceprimer ministro, Mikola Tomenko. Entre los acusados por corrupción se encuentra además Mikola Martinenko, jefe del grupo parlamentario del partido gobernante, Nuestra Ucrania. Zinchenko, que dirigió la campaña electoral de Yúshenko, ha provocado con sus acusaciones una escisión en el seno del equipo que hizo posible la Revolución Naranja y ello cuando las elecciones legislativas están ya a la vuelta de Poroshenko, en el ojo del huracán AP la esquina. En un momento en el que la popularidad de Víctor Yúshenko cae en barrena, la carismática Timoshenko, con mucho más gancho entre la opinión pública, concurrirá a los próximos comicios con su propia formación política. La industria enfría los planes de la UE para obligar a guardar los datos básicos de las comunicaciones ENRIQUE SERBETO. ENVIADO ESPECIAL NEWCASTLE (REINO UNIDO) Ningún país europeo se opone a que se establezcan reglas obligatorias para el almacenamiento de los datos de las telecomunicaciones con fines policiales, pero después de que los ministros del Interior se reuniesen por primera vez con los responsables de la industria, los Veinticinco han empezado a ver las cosas un poco más borrosas. El único que lo tiene claro es el vicepresidente de la Comisión Europea y responsable de Interior, Franco Fratini, que presentará el próximo 21 de este mes una propuesta de directiva con la que espera liderar el debate para que la UE pueda tomar una decisión antes de fin de año. Después de los atentados de Londres, la presidencia británica impulsa por razones evidentes una serie de medidas a escala europea que ayuden a la Policía en la lucha contra el terrorismo. El ministro británico del Interior, de la UE, no solo el Consejo- -donde están los países miembros- -sino también la Comisión y el Parlamento. Y los industriales han venido a decir a esta reunión de Newcastle que, sin su participación, cualquier discusión será inútil. La Policía pide hasta llamadas sin contestar E. S. Newcastle. Las policías no tienen dudas sobre la utilidad de los datos de las comunicaciones en las investigaciones sobre terrorismo, pero para Michael Bartolomew, presidente de la Asociación Europea de Empresas de Telecomunicaciones, esto tiene un coste que no es despreciable La mayor parte de los datos los guardan las empresas para fines de facturación, pero si tienen que conservar también otros como los de llamadas que no han sido contestadas, les obligaría a reprogramar todos sus ordenadores. Londres dice que cuesta sólo tres millones de libras al año y los industriales hablan de que, si han de guardar todo lo que les piden, estaríamos hablando de cientos de millones que aún no se sabe a quién le tocará pagar. Charles Clarke, tiene además poderosas razones de política interna para protegerse de las críticas que le señalan como uno de los blandos dentro del Gabinete de Tony Blair, lo que explica algunas de sus recientes intervenciones, incluida la del miércoles ante el Parlamento Europeo en Estrasburgo. Por ello, el debate sobre la necesidad de que las compañías conserven forzosamente una serie de datos sobre las comunicaciones personales, especialmente con los teléfonos móviles, se ha convertido en el epicentro de las iniciativas que marcarán este semestre de presidencia británica, si todas las partes se ponen de acuerdo en los cuatro próximos meses. Clarke y la mayoría de sus colegas creen que bastará con convencer a los pocos Gobiernos reticentes que todavía arrastran alguna objeción. El comisario Fratini les ha dicho que en realidad el problema hay que arreglarlo entre las tres instituciones principales Directiva europea La diferencia principal entre dejar que lo discutan los países y aprueben lo que se llama una decisión marco o que lo haga la Comisión en forma de directiva, es que estas últimas necesitan ser aprobadas por el Parlamento y luego tienen fuerza para que se impongan sanciones a los países que las puedan incumplir. Los gobiernos temen además que si este tema pasa a manos del Parlamento, no hará más que complicarse, a pesar de que se trata de un asunto que afecta a las libertades básicas. El eurodiputado liberal francés Jean- Marie Cavada, que preside la comisión de derechos y libertades, asistió a la reunión de ayer y les aseguró a los ministros que, si se ponen de acuerdo sobre el texto que prepara Fratini, la Cámara puede ratificarlo antes de fin de año. Fratini no ve una situación en la que el Parlamento pudiera oponerse