Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 9 9 2005 Internacional 25 ELECCIONES EN ALEMANIA La extrema derecha podría retrasar la elección del canciller por el fallecimiento de una candidata; suena efectista, pero casi cualquier alemán verá en ello un motivo más de temor Angst o el miedo en alemán TEXTO: RAMIRO VILLAPADIERNA CORRESPONSAL CHEMNITZ (ALEMANIA) Los nubarrones lo rodean todo, incluídas las urnas, según el color del cristal con que muchos alemanes miran el mundo: la cosa va mal y, si algo parece que va bien, es error óptico que sólo hay que esperar que su propio desarrollo subsane. Por suerte, el caos es algo previsto y regulado de antiguo en alemán y eso tranquiliza, aunque la vida es muy traicionera y todo giro puede revelar una terrible imprevisión. En la oficina del partido Nacional Democrático (NPD) en Chemnitz informan de la imprevista muerte de su candidata, la ultraderechista Kerstin Lorenz (42 años) en lista directa en el vecino distrito Dresde 1, Por fortuna hay una regla para retrasar la elección. Hay un par de antecedentes, pero esta vez puede ser peor: la Prensa especula que puede traer un retraso de la designación del canciller. Podría darse que una victoria de la CDU CSU fuese tan corta sobre el SPD- -ahora 8 puntos por detrás- -que los 219.000 votos de Dresde 1 resultasen determinantes no sólo para que el día 18 saliera una coalición sino para saber, finalmente, si hay o no una mujer canciller. Se avisa de que la CDU perdió en 2002 por 8.000 votos. La directora de la Oficina Electoral sajona no puede fijar aún fecha para la repetición y los partidos se han dado dos días de descanso. Intentaremos que pueda repetirse en septiembre, pero no es seguro A nadie parece ocurrírsele el feliz pensamiento de que la extrema derecha y el NPD estén desaparecidos en estos comicios. Hay tantas eventualidades futuras- -una canciller, Schröder con los neocomunistas, un IRPF plano, Irán, el Mundial 2006- -en el abismal espectro que va de la vida a la muerte que es normal que Prensa, políticos y ciudadanos se tienten el cuerpo. Un estudio de la aseguradora R V revela que uno de cada dos alemanes mira al futuro con temor, el doble que al fin de la Guerra Fría: un 65 por ciento teme por su empleo, un 64 por ciento teme enfermar y un 62 por ciento envejecer solo en un asilo. Posibles coaliciones FDP Otros 6 3 SPD 34 CDU CSU 42 Verdes 7 Izquierda PDS 8 48 Encuesta: Forsa para Stern y RTL 49 Infografía ABC que la frustración del Este decida quién gobierna. Los Verdes asustan con el retorno de una energía nuclear, que nunca se ha ido, y el derribo del Estado del bienestar; el SPD se hace cruces con las ideas fiscales del gurú de la CDU, Paul Kirchhof, tanto que éste ya ha empezado a minimizar sus planes de un IRPF plano. Hace bien porque aquí el jefe de campaña del partido de la Izquierda, Bodo Ramelow, anda atemorizando con una super coalición de los corazones fríos Para poner los pelos de punta. ¿Y Merkel? La democristiana parece temer nada menos que ser mujer y ser del Este, condiciones con las que otros abusarían a destajo. La feminista Brunhilde Raiser no entiende que no acentúe su papel femenimo y el politólogo de Chemnitz, Eckhard Jesse, la ve con miedo de subrayar su perfil Putin y Schröder ayer en Berlín antes de ofrecer una rueda de Prensa germano- oriental, para no afectar al voto occidental La crisis del federalismo abruma el debate nacional tanto como la baja natalidad o la coexistencia con la inmigración. Suma negativamente la desaparición de leyendas como Grundig, Kirch, Manesmann o Holzmann, despidos en Siemens, BASF, Volkswagen y Mercedes, endeudamiento histórico, 4,7 millones de parados... No ser ya grandes ni ricos tras décadas de autosatisfacción revive viejas angustias escribe Matthias Horx, del Instituto de AFP Estudios sobre el Futuro, en ¿Quo Vadis Alemania? Las dudas de la sociedad son mayores que las que abrigaba sobre la reconstrucción en 1945. Schröder critica a la oposición un catastrofismo antipatriótico y también Merkel dice que hablamos demasiado de lo que no funciona y poco de lo que podemos hacer El lamento es ya un deporte nacional, según el Rheinische Post, pero aún no olímpico, lo que dejaría el consuelo de alguna medalla. Ciertamente se sabe que lo peor no sólo puede sino que suele suceder. Berlín se asegura el suministro de gas de Rusia con la construcción de un gigantesco gasoducto GUILLEM SANS. SERVICIO ESPECIAL BERLÍN. Alemania se aseguró ayer para varias décadas el suministro de gas de Rusia, y lo hizo con un acuerdo de construcción de un gasoducto de 1.200 kilómetros que unirá la bahía de Pomerania, en el noreste alemán, con la ciudad portuaria rusa de Wyborg, cerca de San Petersburgo. Representantes de los consorcios alemanes BASF y E. ON y del ruso Gasprom firmaron en Berlín el pacto en presencia del presidente ruso, Vladímir Putin, y del canciller alemán, Gerhard Schröder, quien realizó así su última visita de Estado antes de las elecciones del día 18. El proyecto, en el que los alemanes La frustración del Este Una cabeza de bronce de Marx del tamaño de una parada de autobús preside en Chemnitz- -antes Karl Marx Stadt- -el desasosiego diario de la gente, que aquí teme por los 7.300 puestos de Volkswagen, mientras ve a la vecina Dresde acumular el montaje del Phaeton y el Bentley. A su vez, el SPD y los Verdes dicen temer al grupo de prensa conservador Springer, que ha comprado la mayor cadena de televisión; y el socialcristiano bávaro Stoiber teme participan con un 24,5 por ciento cada uno y el ruso con un 51 por ciento, prevé invertir 4.000 millones de euros para construir hasta 2010 el gasoducto, que atravesará el Mar Báltico y que ha despertado las susceptibilidades de Polonia, Estonia, Letonia y Lituania, que se sienten ninguneados. Schröder se apresuró a tranquilizar los ánimos de todos ellos y aseguró que el proyecto no está dirigido contra nadie sino que simplemente sirve a intereses alemanes y a intereses rusos No veo qué hay de malo en ello añadió. Un tercio del gas que consume Alemania procede ya de Rusia. Con el nuevo gasoducto se explotarán pri- mero unos 27.500 millones de metros cúbicos anuales del gas, que procede de Siberia y consumirán también otros países europeos occidentales. Luego, el volumen de explotación alcanzará los 50.000 millones de metros cúbicos. Rusia, cuyo suelo alberga una cuarta parte de las reservas mundiales de gas, exporta anualmente a Europa unos 116 millones de metros cúbicos por gasoductos que atraviesan Bielorrusia, Ucrania, Polonia y Eslovaquia. Los alemanes quieren importar más gas ante el consumo creciente de una materia prima con la que se calienta la mitad de todas las viviendas del país. Ante los precios récord de los mercados energéticos, Schröder quiere asegurarse un suministro estable y, a juzgar por su actitud ayer ante los recelos polacos y bálticos, está dispuesto a asumir desencuentros políticos.