Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
8 Opinión VIERNES 9 9 2005 ABC LA BURBUJA CARTAS AL DIRECTOR Pueden dirigir sus cartas a ABC: Por correo: C Juan Ignacio Luca de Tena, 7.28027 Madrid Por fax: 913.203.356. Por correo electrónico: cartas abc. es ABC se reserva el derecho de reducir los textos de las cartas cuyas dimensiones sobrepasen el espacio destinado a ellas. Mañana en SI ME SACAS DEL POZO TE PERDONO LA VIDA Nada de nada A principios de 2006 entra en vigor la nueva ley antitabaco. Una ley esperada por los no fumadores como agua de mayo, que pretende solventar el retraso de más de veinte años que nos separa en términos de control del consumo de tabaco en lugares públicos de los países europeos. No pretendo criticar la razón de estos años de retraso; es cosa del eterno pavor de los gobiernos de este país a coger el toro por los cuernos en asuntos delicados de tomar medidas impopulares Lo que veo a mi alrededor ahora es lo que realmente me preocupa. A partir de 2006 los restaurantes deberán separar completamente a fumadores de no fumadores, o cerrar. Los enfermos de tabaquismo deberán abstenerse de fumar completamente en los lugares no señalizados, bajo penas altas. Los aeropuertos deberán mantener totalmente aislados a los fumadores mediante paredes físicas, ya sea en los locales comerciales, como cafeterías, o en las salas de espera. Lo mismo las estaciones de tren, barco, etcétera. Pues miren todos a su alrededor: nadie está haciendo nada. Nadie ha movido un dedo, ni en ministerios, ni en aeropuertos, ni en Renfe... En enero de 2006 vendrán los problemas, cuando- -si se aplica la ley, claro- -los bares tengan que cerrar, los aeropuertos sean denunciados; por ejemplo, actualmente Barajas es como un aeropuerto del tercer mundo, impera en él la ley de la selva, todo el mundo fuma donde quiere y las áreas de fumadores no están aisladas del exterior. Y no estoy hablando de una moda transitoria, hablamos de la principal causa de mortandad del mundo occidental, hablamos del gravísimo problema de los fumadores pasivos, hablamos de una cruzada por la salud de todos emprendida por la OMS contra el mayor tóxico legal. Carmen Rosa Martínez. Madrid. N O se puede decir que las diferencias existentes entre las versiones del Gobierno y el Ejecutivo vasco son simplemente técnicas. Son puramente políticas. Porque, de ser técnicas, ambos políticos habrían anunciado el acuerdo conjuntamente y habrían dejado el problema en manos de quienes hacen los números. Son políticas porque son tácticas, es decir, relativas al arte que LUIS IGNACIO enseña a poPARADA ner en orden las cosas, al sistema para conseguir algo, a la habilidad para aplicarlo. Y son también estratégicas, o lo que es lo mismo, orientadas a dirigir las negociaciones, a establecer un conjunto de reglas que aseguren en cada momento el mejor empleo de la fuerza para conseguir un desenlace óptimo. Cuenta una leyenda que un portugués altanero riñó con un gallego, el cual, después de propinarle una paliza soberana, lo arrojó a un pozo. Desde lo más profundo de la hoya el portugués gritaba amenazante: Si me sacas del pozo te perdono la vida Es el mejor ejemplo de bravata, de amenaza vana, de contraste entre la humillación y la fanfarronería. Después de que el lendakari vasco les tomara el pelo ayer a los ciudadanos con su regocijante fábula de la discreción que se proponía mantener sobre su entrevista con el presidente del Gobierno, el comunicado oficial ya dejaba ver su descontento ante el anuncio de Madrid de que el acuerdo era inminente. Pero sólo unas horas más tarde, la vicelendakari no pudo reprimir su orgullo, anunció que no hay ningún acuerdo sobre el Cupo, la Ertzaintza o los gastos del Prestige y dio 48 horas al Gobierno central para resolverlo. Se supone que tal amenaza se sustenta en la posibilidad de que el PNV se posicione mañana en la Conferencia de Presidentes en contra de la propuesta del Gobierno sobre financiación sanitaria, y no apoye en el Congreso de los Diputados el próximo mes de diciembre los presupuestos generales del Estado que presente el Gobierno. Pero, en la situación actual, la amenaza recuerda la baladronada del portugués. El déficit de la sanidad pública Se ha hablado mucho estos días sobre el déficit de la sanidad pública y de las soluciones que ha ofrecido el Gobierno. Dudo que el problema tenga solución. Al menos mientras la financiación de la misma esté primordialmente en manos del Gobierno, y la gestión del gasto dependa de las comunidades autónomas. No es cierto lo que están repitiendo reiteradamente Zapatero y otros miembros de su Gobierno, que el problema es de las diferentes comunidades por tener transferidas las competencias en sanidad. El dinero para la misma procede de lo que recauda Hacienda, la cual luego lo distribuye según el censo de cada comunidad. Si en una de ellas ha aumentado sensiblemente el número de beneficiarios por incremento considerable de inmigrantes o pensionistas extranjeros sin que se haya actualizado el censo desde hace varios años, el déficit que de ello se derive es problema del Gobierno central. Y si el determinar las prioridades en las prestaciones sanitarias que se ofrezcan depende de los gobiernos autonómicos, será muy difícil evitar que no haya diferencias en la calidad de esas prestaciones de unas comunidades a otras. Por ello, mientras financiación y gestión de la sanidad estén en administraciones diferentes, o no exista una efectiva coordinación entre todos los implicados, todas las posibles soluciones que el Gobierno ofrezca no dejarán de ser parches. José Pauner Sala. Antella (Valencia) Sugerente y arriesgada Mujer hoy presenta la lencería más sexy para el otoño, que apuesta por los contrastes. En la sección Escuela de Padres, consejos para los primeros días del nacimiento de un bebé. Además, todos los trucos de belleza para retrasar la aparición de las primeras arrugas. También, el Festival de Cine de San Sebastián, que dedica un ciclo a la mujer en el que se muestra su evolución en la gran pantalla. tubre, por la que se regula el uso de la bandera de España y el de otras banderas y enseñas, ¿puede explicarme por qué en el Palacio de la Moncloa no se cumple lo recogido en dicha ley? Con ocasión de las últimas visitas realizadas por Mariano Rajoy y Juan José Ibarretxe, diversos artículos del citado texto legal (artículos 3 y 6) han sido manifiestamente violentados. Por si tuviera alguna duda sobre la pregunta expuesta, puede solicitar la revisión de cualquiera de los cortes servidos por los servicios informativos que, bien de la televisión pública bien de cualquiera de las televisiones privadas, cubrieron ambas visitas en el Palacio de la Mon- cloa. Por último y si a bien lo tuviera, le ruego me haga saber si el texto legal al que hago referencia ha sido derogado, pues al día de la fecha no me consta que así sea. Víctor Girona Hernández. Toledo. La ley del embudo Izquierda Unida i Alternativa, uno de los partidos del tripartito catalán, ha apostado por el laicismo educativo y no quiere que se den clases de Religión en centros financiados con fondos públicos. Según declaraciones recientes de su coordinador, Jordi Miralles, no se pueden mantener los privilegios de quienes han hecho negocio y adoctrinamiento religioso La Moncloa y la bandera de España A quien corresponda del Departamento de Protocolo del Palacio de la Moncloa: a la vista de lo recogido en la vigente Ley 39 1981, de 28 de oc- con dinero público Convendría aclararle lo siguiente: las clases de Religión no suponen un privilegio de los centros que las imparten; son consecuencia del derecho de los padres a escoger para sus hijos el tipo de educación que esté de acuerdo con sus convicciones religiosas, filosóficas y pedagógicas, como reconoce la Carta de los Derechos fundamentales de la UE suscrita por España. El dinero público no es del Gobierno, sino de todos los ciudadanos, y no puede ir destinado solamente a financiar el tipo de educación que guste a los que manden en cada momento. El que no se pueda adoctrinar a los alumnos con ideas religiosas, y sí con las ideas antirreligiosas inherentes a una visión laicista de la vida y de la sociedad, como las que presumiblemente impregnarán la nueva asignatura de Ciudadanía si no es la ley del embudo se le parece bastante. Y por último: ¿por qué las clases de Religión han de estar reservadas sólo para los que pueden pagar un centro privado? Somos muchos los padres que no podemos pagarlos y también queremos Religión en la escuela para nuestros hijos. José M. Vall- llosera Costa. Gerona.