Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 8 9 2005 Gente 97 DE NUEVO LOS TRIQUINIS Un año más los triquinis han hecho acto de presencia en Cibeles. ¿Será 2006 su año o quedarán una vez más en el olvido? Cibeles 2005 MARINERA EN TIERRA La raya en el atuendo playero es un elemento habitual. En palalelo o en diagonal, sin descartar el oblicuo, protagonistas un verano más JUANA MARTÍN Diseñadora Lo importante de llegar a Cibeles es regresar cada año TEXTO: ISABEL AGUILAR FOTO: ÁNGEL DE ANTONIO Paulina Rubio y Colate, impuntuales y escoltados, asistieron al desfile de Lemoniez ÁNGEL DE ANTONIO La visita del médico Quien de verdad animaría la mañana sería Andrés Sardá y su preciosa colección de baño POR ROSA BELMONTE 20. Hora Zulú. Con el desfile de Lemoniez acabando, una figura menuda embutida en un todavía más menudo vestido baja la grada acompañada de un señor con camisa de dos tallas menos para colocarse en primera fila. Paulina y Colate. Los que faltaban. Cuchicheos, murmullos y posterior asalto a la segunda pareja de moda, discreta a la hora de aparecer. Se dejan fotografiar pero no posan y, con las mismas, se vuelven a ir por la grada. La visita del médico. Del médico de la Seguridad Social. Animaron la mañana. Aunque quien de verdad la animaría sería Andrés Sardá y su preciosa colección de baño, que empezó a los acordes de una loca versión de Cheek to cheek Espectacu- 11 lar Eugenia Silva con esa toalla gigante del grosor de un edredón nórdico. Y qué bonito cuadro final, éste con versión tradicional de Diamonds are a girl s best friend Yo prefiero los valores inmobiliarios, aunque los diamantes tampoco están mal. Pero sigo con el cuadro final. Primero Eugenia Silva se deja caer en la chaise- longue que había en la pasarela y luego todas las modelos forman una fotografía espectacular completada con Andrés Sardá, que había visto la colección sentado al lado de Cuca Solana. Así que tenemos a un señor mayor rodeado de chicas en biquini que no son conejitas (algunas son lombrices) Es como Hugh Hefner pero en fino. Fino él y finas las chicas. Rossy de Palma entraría de la mano de Bibiana Fernández para el desfile de Sardá. Las dos de blanco y con ga- fas de sol. Las dos amabilísimas. Más actrices irían al pase de Amaya Arzuaga. Silvia Abascal, la estupenda Mariola Fuentes y Cayetana Guillén- Cuervo, acompañada de su marido, el fotógrafo Omar Ayashi. Embarazados. También estuvo la galerista Soledad Lorenzo. Y, nuevamente, Natalia Verbeke. Esta vez se presentó con el torero Miguel Abellán. Su novio. El torero fashion. Torero fashion suena igual que torero con gafas. Raro. Un poco más allá se sentaba la televisiva Marta Torné, que, según me dicen, también tuvo algo que ver con el torero fashion. Marta Torné es el ejemplo perfecto de que lo de ser una tía buena es una actitud más que una aptitud. Ir de tía buena es una gran ayuda para parecerlo. Ánimo. Si hoy desfila una cordobesa (Juana Martín) ayer lo hizo otra: Carmen Calvo, la ministra de Cultura. Ambas cordobesas comieron juntas antes de que la de Cabra fuera al desfile de Amaya Arzuaga. La ministra tenía su propio corrillo de periodistas, y las actrices, presentadoras, el torero fashion y demás especímenes los suyos de cámaras y micrófonos. Pasaba la hora del desfile y la pasarela parecía la calle Preciados. Antes de empezar las corridas de toros el alguacilillo despeja simbólicamente la plaza. Más valdría que se viniera con el caballo a Cibeles. MADRID. Es la primera diseñadora gitana que pasea sus telas por la alfombra más cotizada de España. Secuestrada literalmente por los medios de comunicación, Juana Martín saborea estos días las delicias (y los estragos) del éxito. Hoy trae a Cibeles todo el sol, la alegría y la vida de su Córdoba natal, ciudad que la vio nacer como artesana de lunares y volantes y que imprimió en sus tejidos los entresijos califales y mestizos de su historia. Emocionada y nerviosa por haber alcanzado su meta, revela que lo importante ahora es mantenerse y regresar cada año a Madrid. Aunque comenzó con el diseño de trajes de gitana, dedicación que continúa (entallando las figu- ras de prestigiosas asiduas a la Feria de abril) reconoce que la moda flamenca es un hobby que se ha convertido como en una euforia pero asegura que sus mayores reconocimientos se deben al prê- aporter y a la ropa de noche. Cuando se le pregunta por posibles paralelismos con los consagrados Victorio y Luchino, Juana Martín responde que lo que tienen en común es que intentan sacar el máximo de Andalucía. Ellos tienen su estilo y yo el mío, -aclara- De los grandes se aprende, pero está claro que Andalucía transmite algo. Yo intento plasmar en mis diseños ese aire flamenco, pero a la vez un toque cosmopolita, que es como yo veo a mi tierra Juana Martín, tras el desfile de Arzuaga, ayer en Cibeles