Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
44 Sociedad JUEVES 8 9 2005 ABC EL DESAFÍO DE LA NATURALEZA E. MARTÍNEZ DE PISÓN Catedrático de Geografía Física Vivimos en un planeta frágil en mitad de un desierto cósmico Eduardo Martínez de Pisón es uno de los nombres indiscutibles del ecologismo en España. El dinero, dice, es la principal amenaza para la naturaleza TEXTO: MIGUEL ÁNGEL BARROSO FOTOS: CHEMA BARROSO MADRID. Uno mira a Eduardo Martínez de Pisón y podría estar viendo a Ramond de Carbonnières, el primer hombre que holló el Monte Perdido hace ya doscientos años: el prototipo de montañero, naturalista y escritor. Afortunado por mirar la vida a ras de cielo, los que le escuchan participan también de ese privilegio por su forma de contarlo, por ese barniz humano, moral y reflexivo que aporta a su enciclopédico conocimiento. Según el filósofo Fernando Savater, lo que da a la aventura su potencia de regeneración moral y su vigor mágico es que, en cierto modo, se la vive, se la cuenta y se la escucha al mismo tiempo Tres aspectos que Martínez de Pisón ha tratado de aunar durante toda su vida. Catedrático de Geografía Física en la Universidad Autónoma de Madrid, escritor y viajero, nuestro personaje es una leyenda del ecologismo en España, un gurú al que todos miran en esta encrucijada en que los intereses económicos tratan de hincar el diente en la naturaleza, privándola de su primigenia espiritualidad. -Usted siempre está de vuelta de algún gran viaje relacionado con la investigación científica, el medio ambiente y la aventura. ¿Cuál ha sido el último? -La verdad es que este verano lo he pasado en un sitio tranquilo y aislado. Ha sido un retiro campesino, porque necesitaba tiempo para reflexionar y escribir. Tenía una gran cantidad de trabajo atrasado sobre el Guadarrama (Martínez de Pisón coordina el equipo que ha redactado el Plan de Ordenación de los Recursos Naturales de esta sierra, paso previo para su de- claración como parque nacional) y le he dado un buen empujón. Este proyecto me ha cogido en un momento de mi carrera donde acumulo experiencia y- -todavía- -ilusiones. Hubo tentaciones viajeras, por supuesto, pero en este caso el Guadarrama tenía prioridad. Mi última gran aventura fue hace unos meses. Estuve en el desierto de Libia con el programa de televisión Al filo de lo imposible buscando las fuentes de la memoria en aquel lugar extremo e inhóspito. Pasamos por la Cueva de los Nadadores que descubrió Laszlo Almasy, cuya peripecia se cuenta en El paciente inglés Un lugar mágico. En sus paredes hay figuras pintadas de hombres nadando, lo que prueba que en medio de aquel inmenso mar de arena existió agua hace miles de años. Los especialistas de Al filo atravesaron el desierto líbico, uno de los más duros del planeta, pero yo ya no estoy para esos trotes. -Ha sido testigo de la evolución de la conciencia ambiental en España. ¿Somos ahora más ecológicos que hace 30 ó 40 años? -La respuesta tiene unos obligados matices, como si fuera un poliedro, no una esfera. Por una parte, la sociedad española ha progresado extraor- Bastón, gorro y mochila. Tres herramientas imprescindibles en las andanzas de este científico viajero dinariamente en conciencia ecológica, es algo que nos ha ido impregnando poco a poco. Antes no existía el concepto de fauna, sino el de alimaña o, como mucho, de animal cinegético. Las ONG cuentan con más socios, se recogen miles de firmas cuando hay algo que exigir o denunciar... Pero, al mismo tiempo, falta el espíritu literario de otros tiempos ligado a la conservación- -por ejemplo, el de la generación del 98- -y no nos hemos librado de la capacidad de destrucción: se mantienen vigentes algunos vicios del desarrollismo de la década de 1960. Esto tiene que ver con la idolatría al dinero, que también envenena la naturaleza. La política cultural de este país es la de la gaita, la zampoña y los premios y subvenciones; no existe una política cultural ligada al paisaje. Los ecologistas tienen la sensación de que no dan abasto: levantan una piedra y sale un constructor. Antes se creía que el planeta era inagotable. A mis alumnos les cuento que si un marciano nos estuviera mirando desde el espacio no daría crédito: ¿Qué hacen estos tipos escupiendo basura sin parar? se preguntaría. Hay que ver las cosas que aparecen en los pantanos afectados por la sequía: neveras, coches abandonados... y están sepultados bajo el agua que nos bebemos. Es increíble. ¿Qué opina de la hipótesis Gaia, de James Lovelock, según la cual la Tierra se aplica su propia medicina y sobrevivirá a pesar del daño que le infligimos? -Es brillante, pero hay que tomarla literariamente, no literalmente. Sólo así me resulta atractiva, porque desde el punto de vista científico no puedo asumirla al cien por cien. Pero que no se me malinterprete: no soy un inquisidor, leo a un poeta y participo de sus emociones aunque no esté de acuerdo con ellas. Hay algo de verdad en la teoría Gaia. La naturaleza tiene una capacidad de recuperación asombrosa. La naturaleza es de antes del hombre y, probablemente, será de después del hombre. Hay un cuento precioso de Hermann Hesse en el que un ingeniero crea una ciudad en un bosque. Contemplando su obra, se frota las manos y dice: Esto marcha Pero con el paso del tiempo, el bosque acaba por invadir la ciudad, recuperando poco a poco el terreno perdido. Un pájaro observa el proceso desde la rama de un árbol, y su can- ¿Y qué puedo hacer yo? La creación de santuarios de la naturaleza ha servido de imán para millones de personas. En sus visitas a estos lugares, no capture animales silvestres para tenerlos en casa como mascotas. Y participe en la plantación de árboles: ayudará a que se recupere la masa forestal y a proteger la fauna. Fte: WWF ADENA