Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30 JUEVES 8 9 2005 ABC Madrid Urbanismo entra hoy con orden judicial en las viviendas dañadas por la obra del Circo Estable Los vecinos de dos bloques de pisos se negaron a permitir el paso a los técnicos municipales de la calle colindante con el circo sufren graves desperfectos, que, según la valoración de los técnicos, podrían precisar de actuación urgente SARA MEDIALDEA MADRID. Los servicios técnicos del Área de Urbanismo tienen intención de entrar hoy en los bloques números 10 y 12 de la calle de José Antonio Armona, dos de los edificios afectados por las obras del Circo Estable. Para ello han tenido que recurrir a la justicia: un auto judicial les autoriza a entrar en las viviendas para realizar los estudios necesarios, después de meses de contencioso con los vecinos, que se niegan a permitirles el paso. La historia es tan larga como poco edificante: las obras del Circo Estable comenzaron en el año 2001 y todavía no han finalizado. Los vecinos de los edificios anexos- -los de José Antonio Armona, del número 4 al 12- -protestaron durante años por los desperfectos que habían observado en sus casas y que se recrudecieron tras el inicio de los trabajos en el futuro Circo. Las Administraciones negaban la mayor, alegando el mal estado anterior de las viviendas o sus problemas de cimentación como origen de los problemas. Hasta que, en noviembre de 2004, un informe del Defensor del Pueblo les dio la razón a los vecinos. En ese momento, el Ayuntamiento madrileño se brindó a reparar los daños y a pagarlos incluso, hasta que se estableciera, mediante un expediente de responsabilidad patrimonial, quién era el auténtico culpable de lo sucedido. b Cinco edificios ellos, pese a su mal estado y el peligro en que se sienten muchos vecinos. El problema, indican en Urbanismo, se agrava porque esos dos portales, 10 y 12, son los que presentan problemas más serios a simple vista. Por eso, el Ayuntamiento se decidió a acudir a la Justicia para conseguir el permiso necesario para entrar en las viviendas y efectuar los estudios pertinentes. Hemos pedido autorización judicial para hacer las comprobaciones necesarias, y el juez nos la ha dado ahora Inicio de obras Hoy mismo tienen previsto presentarse en las viviendas e iniciar los estudios. Aseguran que los propietarios ya han recibido notificación del inicio de los estudios, aunque nos consta que están apelando el auto y que alguna vecina ha dicho que no nos va a dejar entrar añade Lobón. En Urbanismo insisten en que es imprescindible ver los pisos y realizar en ellos la toma de datos correspondiente para poder terminar los proyectos e iniciar las obras de reparación en todos los bloques. Pero, además, es también paso fundamental para poder cerrar el expediente de responsabilidad patrimonial, que será el que determine quién es el culpable de los desperfectos y debe correr con los gastos. El Ayuntamiento se comprometió a pagarlos en primera instancia, aunque su intención es repercutirlos después sobre aquél a quien apunte el expediente de responsabilidad señalado. Recelos Queremos iniciar las obras y dar una solución definitiva a estas viviendas asegura la responsable de Urbanismo. La oposición frontal de los vecinos de estos dos bloques a la actuación municipal está despertando también rece- Negaron el paso Pero los vecinos nunca han terminado de fiarse del Ayuntamiento. Éste inició la elaboración de un proyecto para reparar las casas, para lo cual tuvo que visitarlas primero y realizar una serie de estudios y catas. Pudo hacerlo en los bloques 4, 6 y 8, pero los vecinos de los portales 10 y 12 se negaron a dejarnos pasar señala la coordinadora de Urbanismo, Beatriz Lobón. En este momento, los proyectos de reparación de los portales 4, 6 y 8 ya están terminados, pero no así los de los edificios 10 y 12. Las obras de reparación no han comenzado en ninguno de Queremos dar solución definitiva a esas viviendas asegura Urbanismo El Ayuntamiento teme que algún vecino pueda impedir hoy el paso a los inspectores El patio de vecinos de las viviendas ha tenido que ser apuntalado VÍCTOR INCHAUSTI