Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 8 9 2005 Internacional 27 Si la ANP no los castiga lo haremos nosotros. Este es sólo el primer paso dicen sus asesinos líes entreguen el control de la seguridad de Gaza a la Autoridad Nacional Palestina (ANP) Su presidente, quien ha puesto a todos los servicios de seguridad en estado de alerta, se plantea anular su próximo viaje a Nueva York, a la Asamblea General de la ONU, dada la situación interna. Musa Arafat La autoría del crimen Una ley de la selva en la que cada facción armada se toma la justicia por su mano. Fue el caso ayer del Comité de Resistencia Popular y de su brazo armado, las Brigadas de Nasser Saladino que en conversación telefónica con ABC reivindicaron el asesinato de Musa Arafat. Lo hemos matado por corrupto y por sus crímenes cometidos contra el pueblo palestino dice Abu Abir, portavoz del Comité de Resistencia Popular, quien anticipa nuevos ataques de estas características. No hemos sacrificado vidas y hombres en nuestra resistencia contra Israel para que los corruptos se queden con el poder y saquen tajada. Si la ANP no los castiga lo haremos nosotros. Éste es sólo el primer paso sentencia como si de un juicio sumarísimo se tratara. Policías palestinos vigilan el lugar donde fue abandonado el cuerpo de Arafat AP A tiro limpio. Vivió como murió. Siempre rodeado de armas, también en su última noche, Musa Arafat, cofundador de Al Fatah, miembro de su Comité Revolucionario, tenía sólo una misión hasta la desaparición de su carismático primo: hacer el trabajo sucio para que Yaser Arafat no tuviera problemas en Gaza. Destacada figura de una vieja guardia que no acaba de tirar la toalla, odiado por casi todos por su nepotismo, su corrupción, su abuso de poder, sobrevivió a varios atentados y dirigió los servicios de seguridad de la Franja por expreso deseo de Yaser Arafat. Aunque no siempre se salieron con la suya. Así, en 2004, Gaza, liderada por Al Fatah, vivió su particular intifada en su contra tras ser nombrado jefe máximo de la Seguridad General. La Inteligencia Militar fue su siguiente encomienda, hasta ser destituido por Mahmud Abbas, quien le jubiló a sus 69 años sin disimulo alguno. Entre sus méritos afeitar a los barbudos de Hamás y el Yihad Islámico en 1996 con el único objetivo de humillar a quienes nunca dejarían de odiarle.