Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
16 Nacional JUEVES 8 9 2005 ABC Una llamada informó a la Guardia Civil de que algo olía mal en un piso de Port Saplaya vinculado a las dos detenidas La Generalitat cerrará provisionalmente el piso de La Eliana como medida preventiva y trasladará a los internos a otro centro sos intentos de fuga de algunos internos y por los avisos de vecinos, que decían que escuchaban gritos, si bien no se encontraron evidencias de actividades ilícitas. El caso salió a la luz cuando una de las detenidas, la ex directora de la casa, denunció al actual director por el impago del alquiler mensual acordado para la cesión de este centro. Además, denunció unos supuestos malos tratos a los enfermos, cometidos por el director. La única irregularidad que se pudo comprobar entonces fue la existencia de un colchón en el suelo de una habitación, que sólo revelaba una posible infracción administrativa por alojar a un número de internos superior al permitido. La Policía Local llamó al director para que declarase y éste formuló a su vez otra denuncia contra las dos detenidas, en la que revelaba la existencia de un zulo en la vivienda y aportaba una serie de pruebas sobre posibles malos tratos, que llevó al arresto de las dos mujeres y que sacó a la luz los continuos golpes y trato vejatorio a los que sometían a los enfermos Rosa P. S. y Natividad R. B. Uno de los ancianos que fueron encontrados en pésimas condiciones en Port Saplaya VICENTE MARTÍNEZ Hallan otro piso de los horrores de las mujeres que vejaban a enfermos mentales Dos ancianos fueron encontrados ayer en un estado de total abandono b Acosadas por las inspecciones de la Generalitat valenciana, las detenidas vendieron el centro de enfermos mentales de La Eliana y se trasladaron a Port Saplaya LUZ DERQUI VALENCIA. El terrible suceso que conmocionó Valencia, tras conocerse que dos mujeres sometían presuntamente a un trato vejatorio e inhumano a los enfermos mentales que tenían a su cargo en una vivienda tutelada de la localidad de La Eliana, tuvo ayer un nuevo y triste capítulo. Inspectores de la Consejería de Bienestar Social encontraron en una residencia clandestina de Port Saplaya, vinculada a las detenidas, a dos ancianos que se encontraban en un lamentable estado de abandono, según confirmó a ABC la propia consejera, Alicia de Miguel. Los ancianos fueron trasladados al Hospital Clínico de Valencia, donde ingresaron con deshidratación y desnutrición, entre otros síntomas. Este triste descubrimiento se produjo por una denuncia a consecuencia de las investigaciones llevadas a cabo en el caso de los enfermos mentales. Una llamada informó a la Guardia Civil de que algo olía mal en un piso situado en Port Saplaya, y las investigaciones apuntaban a que las implicadas en el caso de la casa tutelada de La Eliana podían estar actuando de igual forma en otra vivienda. El martes, agentes de la Guardia Civil, acompañados por técnicos de la Generalitat, se personaron en ese piso, donde se presentaron las dos mujeres ahora detenidas, aunque en ese momento los ancianos que se encontraban en la vivienda afirmaron, temerosos, que eran familiares de las sospechosas. A pesar de todo, los inspectores se personaron ayer nuevamente en la casa para tratar de esclarecer la situación y descubrieron a los ancianos en un estado total de abandono. Al parecer, las dos mujeres, tras deshacerse en noviembre de 2004 de la vivienda tutelada de La Eliana, donde ve- jaron a los residentes, y acosadas por las sospechas de la administración, comenzaron un nuevo negocio en Port Saplaya, aunque esta vez se trataba de una residencia totalmente clandestina en la que se hacían cargo de ancianos. Por otra parte, la consejera de Bienestar Social reiteró que la vivienda tutelada de enfermos mentales era investigada desde hacía años, aunque nunca pudieron comprobarse las denuncias, ya que los inspectores sólo detectaban pequeñas anomalías que no justificaban su cierre. Asimismo, fuentes municipales destacaron la inquietud que existía en la Policía por diver- Prisión provisional sin fianza El juzgado número 4 de Lliria en Valencia decretó, a última hora de la noche, prisión provisional sin fianza para las dos acusadas por el trato vejatorio y denigrante, además del maltrato físico y psíquico a los enfermos mentales. Las mujeres comenzaron a declarar sobre las cinco de la tarde, después de ser trasladadas a los juzgados desde las dependencias de la Guardia Civil donde se encontraban. La Guardia Civil encontró en un zulo cuerdas para atar a los internos y bolsas con ropa J. MARTÍNEZ VALENCIA. Durante la minuciosa inspección que la Guardia Civil realizó en el habitáculo subterráneo habilitado en la residencia de enfermos mentales de la Eliana, los agentes hallaron varios somieres, cuerdas para atar a los enfermos, medicamenos, bolsas con ropa de los internos y otros efectos. El actual gerente de la residencia también encontró un maletín con material quirúrgico y una catana en otras dependencias del chalé. Además se ha sabido que para que los enfermos no sospecharan de las continuas idas y venidas al zulo, las dos arrestadas, Rosa P. S. y Natividad R. B. les decían que se trataba de un simulacro de incendio, y los pacientes obedecían entre empujones y carreras. Por su parte, las dos mujeres detenidas acusan al actual director de la residencia de maltratar a los enfermos mentales y obligarles a dormir en el suelo, aunque los investigadores no dan crédito a estas inculpaciones. Rosa P. S. manifestó que regaló el centro de La Eliana a esta persona debido a una grave enfermedad. Me diagnosticaron un tumor maligno en la cabeza y no podía regentar la residencia. La única condición que le puse es que pagara el alquiler y cuidara bien a los enfermos aseguró. Posteriormente, Rosa P. S. amenazó a este mismo hombre, según consta en una denuncia, porque le culpaba de la muerte de un perro al que la mujer y su hija adoptiva tenían especial cariño. La Conselleria de Bienestar Social tenía conocimiento de irregularidades en el chalé de la Eliana, pero sus inspectores no consiguieron entrar la mayoría de las veces.