Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
4 Opinión JUEVES 8 9 2005 ABC PRESIDENTE DE HONOR: GUILLERMO LUCA DE TENA PRESIDENTA- EDITORA: CATALINA LUCA DE TENA CONSEJERO DELEGADO: SANTIAGO ALONSO PANIAGUA DIRECTOR: IGNACIO CAMACHO Directores Adjuntos: Eduardo San Martín, Juan Carlos Martínez Subdirectores: Santiago Castelo, Rodrigo Gutiérrez, Carlos Maribona, Fernando R. Lafuente, Juan María Gastaca, Alberto Pérez Jefes de área: Jaime González (Opinión) Mayte Alcaraz (Nacional) Miguel Salvatierra (Internacional) Alberto Aguirre de Cárcer (Sociedad- Cultura) Ángel Laso (Economía) Jesús Aycart (Arte) Adjunto al director: Ramón Pérez- Maura Redactores jefes: V. A. Pérez, S. Guijarro (Continuidad) A. Collado, M. Erice (Nacional) F. Cortés (Economía) A. Puerta (Regiones) J. Fernández- Cuesta (Sociedad) A. Garrido (Madrid) J. G. Calero (Cultura) E. Ortego (Deportes) F. Álvarez (TV- Comunicación) L. del Álamo (Diseño) J. Romeu (Fotografía) F. Rubio (Ilustración) Director General: Héctor Casado Económico- financiero: José María Cea Comercial: Laura Múgica Producción y sistemas: Francisco García Mendívil EN MEDIO DE UNA OPA HOSTIL L CON IBARRETXE, SÍ L A reunión que ayer mantuvieron en La Moncloa Rodríguez Zapatero e Ibarretxe demuestra que sus respectivos gobiernos están pendientes de intereses complejos que responden a estrategias diferentes, pero que en algún momento pueden acabar convergiendo en un nuevo pacto político. Desde luego, el Gobierno central ha confirmado que no existen reparos para entenderse con el Ejecutivo nacionalista. Si, según el ministro de Administraciones Públicas, ambos gobernantes mostraron identidad de puntos de vista sobre el final de la violencia el nivel de desmantelamiento del Pacto por las Libertades y contra el Terrorismo es más grave de lo que se temía. Ibarretxe ya sabe que está exento de cualquier coste político por pactar con el PCTV, para tres de cuyos dirigentes el juez Marlaska ordenó ayer prisión eludible bajo fianza, medida que deja en evidencia la figura del fiscal general del Estado, CondePumpido. En el fondo, la historia se repite y los intentos legítimos de Zapatero de liderar un proceso de paz tratarán de ser utilizados a conveniencia por el nacionalismo vasco, que hará todo lo posible por aprovechar el nuevo escenario. El acercamiento PNV- PSOE se produce en un momento en que ETA, como informamos hoy, ha transmitido ya a Batasuna que ve abierto el cauce de negociación con el Gobierno. Ello significa que el nacionalismo vasco, consciente de la trascendencia de los movimientos que se avecinan, no se va a resignar a jugar un papel secundario en la mesa de partidos que debe tratar la autodeterminación, pues le va en ello, no se olvide, su hegemonía y poder. Tras la reunión de ayer, sólo resta saber- -por lo novedoso que resulta- -en qué coinciden sobre ETA Rodríguez Zapatero e Ibarretxe, cuyo Gobierno no hace ni dos años se querelló contra el juez Garzón por prevaricación y denunció a España ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos por la Ley de Partidos Políticos. En todo caso, los resultados del encuentro de ayer tienen la escenografía que querían dos políticos avezados en el arte de la apariencia, como son Zapatero e Ibarretxe. Nada más fácil que pactar con los nacionalistas cuando se les da lo que piden. Por eso, lo menos relevante es que estén cerca los acuerdos sobre el cupo vasco, las indemnizaciones por el Prestige y la ampliación de la Ertzaintza. En 2002, el Gobierno de Aznar dio al Concierto Vasco carácter indefinido- -la máxima garantía de estabilidad para el sistema financiero vasco- -y el nacionalismo no modificó ni una coma de su plan soberanista. La reunión de ayer se enmarca en un escenario en el que el PNV intenta a toda costa evitar una pinza PSOE- Batasuna a cuenta del supuesto proceso de paz, y el PSOE no quiere que el PNV le estropee sus diseños sobre el final dialogado con ETA. Entre medias, los próximos presupuestos del Estado y del País Vasco pueden ser una coyuntura propicia para forzar aún más la apariencia de una normalidad institucional que no puede existir mientras el Gobierno nacionalista de Vitoria se apoye en la izquierda proetarra y su programa político para la sociedad vasca sea una propuesta secesionista. Sin embargo, Rodríguez Zapatero corre el riesgo de cruzar líneas rojas que su partido, o una parte importante del mismo, puede no estar dispuesto a traspasar. Nuevamente ha sido el presidente extremeño, Juan Carlos Rodríguez Ibarra, quien las ha trazado en un discurso institucional cuya dureza contra los nacionalismos periféricos supera sus marcas anteriores. Aunque Rodríguez Ibarra no se emplea de igual manera en las reuniones de su partido, ayer fijó una posición sobre la cuestión nacional y el terrorismo que no es la del Gobierno central, al hacer un balance demoledor de la generosidad con que la Transición trató a los terroristas, con la amnistía de 1977, y a los nacionalismos. Un aviso a la política actual de Zapatero. El grosor de las palabras de Rodríguez Ibarra- -quien afirma que los etarras aceptaron la amnistía de la democracia ocultando su futuro criminal y algunos dirigentes territoriales aceptaron la Constitución ocultando su futuro secesionista -no se debería despachar alegremente desde La Moncloa y el PSOE, ni descalificarlo por lo que suponga de coincidencia con el PP. El número de los discrepantes con la idea de la España plurinacional aumenta dentro del PSOE, porque ven en esa denominación oportunista y falaz una puesta en práctica de la desigualdad entre ciudadanos y de la insolidaridad entre regiones. Por ahora, no es Rajoy con quien Zapatero quiere alcanzar acuerdos sobre España y el terrorismo, sino con esos nacionalistas que, según Ibarra, fueron desleales. Así que, a la hora de exigir responsabilidades, el presidente extremeño sabe muy bien a quién tiene que dirigirse. A capacidad de resistencia de Endesa ante la opa hostil de Gas Natural se sustenta, en buena parte, sobre los hombros de Caja Madrid, su primer accionista. Compleja situación en la que los entresijos económicos de una operación trazada con tiralíneas y avalada por el Gobierno socialista colocan a la caja de ahorros madrileña en mitad de un peligroso cruce de caminos donde hay que mirar a la izquierda y a la derecha para saber quién tiene preferencia. Por ahora, Caja Madrid juega sus bazas y despliega una prudente estrategia que consiste en ver y oír, antes de mover pieza en un escenario donde se impone, como primera providencia, la cautela empresarial. Es tiempo de mensajes encriptados y no de enseñar las cartas ante una partida que se prevé larga y tensa. Tiempo habrá. Joan Laporta YOLANDA CARDO BARÇA Y ESTATUT I, al final, la plantilla del Barça dice que nones a los intentos de Joan Laporta de llevar a cabo este fin de semana un acto de apoyo al Estatut catalán en el Camp Nou, el presidente blaugrana habrá quedado otra vez en calzoncillos. Oleguer, que no oculta sus preferencias políticas, fue el más explícito al señalar que son temas que no nos incumben y cada uno tiene sus ideas Sería chusco (háganse a la idea) Ronaldinho, Edmilson, Silvinho, Belleti, Motta (Brasil) Eto o (Camerún) Deco (Portugal) Giuly (Francia) Messi, Maxi (Argentina) Larsson (Suecia) Rijkaard, Van Bommel, Van Bronckhorst (Holanda) ¿Y van... Todos en apoyo del Estatut... universal. S CORRUPCIÓN EN LA ONU L informe que acaba de hacerse público sobre la escandalosa corrupción en el programa de las Naciones Unidas Petróleo por Alimentos ha puesto de manifiesto una grave falta de responsabilidad entre los encargados de administrar ingentes sumas de dinero en nombre de la comunidad internacional. Según el informe, la ONU violaba sus propios objetivos en el embargo económico, permitía que Sadam Husein realizase contrabando de crudo y de alguna manera que sobornase con contratos millonarios a los gobiernos de algunos países miembros del Consejo de Seguridad, aquéllos que sintomáticamente se opusieron a la intervención militar contra el régimen de Bagdad. El volumen del dinero que estuvo en solfa- -decenas de miles de millones de euros- -no permite pasar por alto este problema y abre una panoplia de interrogantes sobre la moralidad en la ONU, institución forzada a depurar responsabilidades antes que a fabular debates planetarios y cosméticos sobre la Alianza de Civilizaciones. Que Sadam Husein se aprovechase de los corruptos y promoviese a su vez contrabandos y extraperlos E delictivos no debe extrañar a nadie, porque la podredumbre estaba en la esencia misma del régimen que encarnaba. Pero que tales tropelías se hayan tolerado en la misma organización que encarna la legitimidad para imponer sanciones y aplicar el Derecho Internacional contra Irak resulta inaceptable. Mientras la opinión pública mundial se preocupaba por las carencias que provocaba el embargo en los hospitales iraquíes, los administradores de la ONU se enriquecían y permitían alegremente que los jerifaltes de la dictadura engrosaran sus cuentas corrientes con sumas astronómicas. Para el secretario general de la ONU, Kofi Annan, la cuestión está lejos de ser, como dice el informe, un problema administrativo Pasando por alto que su hijo aparece entre los beneficiarios del enjuague, sus responsabilidades van más allá de esa nebulosa en la que se pretende sentar que lo único que puede hacerse es promover una reforma de las estructuras de la ONU. Que a la organización le hace falta una reforma lo sabe todo el mundo. Tal vez convendría empezar a pensar si también necesita un nuevo secretario general. CONFERENCIA O TORRE DE BABEL UE de la Conferencia de Presidentes autonómicos del próximo fin de semana no saldrá más que una foto de familia mal avenida (y ni eso) lo demuestra el hecho de que Gobierno y PP no llegaron ayer a ningún acuerdo sobre el déficit sanitario durante el Consejo de Política Fiscal y Financiera. Espadas en alto, pero con la suerte echada, el Ejecutivo pretende ahora negociar durante la Conferencia de Presidentes autonómicos. O sea, que renuncia al consenso por la vía de los hechos consumados. Imagínense la escena: diecisiete ruedas de prensa durante la tarde del sábado como expresión última de una inmensa Torre de Babel en la que nadie se aclara. Q