Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 7 9 2005 95 EN BUSCA DE ELDORADO Oro parece... y así es. La tonalidad del metal precioso sigue presente entre las tendencias estivales de 2006, no sólo en complementos, también en las prendas. PIERNAS PARA QUÉ OS QUIERO... En una regresión a la época de Felipe II, los shorts extremadamente cortos y a lo bombacho, blumer, son el mejor método para lucir unas piernas largas y delgadas. EL IMPERIO CONTRAATACA Si este invierno se ha colado tímidamente en nuestros armarios, el próximo verano el corte imperio, que sube el talle y deja la cintura libre, sigue haciendo furor recuperar la femineidad con el vestido como prenda estrella: de pronunciados escotes en uve, drapeados o palabra de honor con estudiados cortes, de línea de finales de los 50 (con faldas de mucho vuelo) y algunos de tubo. Torretta volvió a hacer caminar a sus modelos a golpe de taconazo y les hizo sentirse stars con una noche muy sexy, de vertiginosos escotes y ensoñadores vestidos de plisados de aire Fortuny en negro y vino. Con una puesta en escena más atrevida, Pernas abordó la pasarela con la seguridad de tener las espaldas cubiertas por el grupo Caramelo Pastiche pop- rock A ritmo de Beatles, Juan Duyos presentó su colección Fan de Duyos un pastiche con el que el creador pretendía recrear la estética que rodeó la cultura musical pop- rock de finales de los 60 (la India, flores, los uniformes, los cuadros... en el que abusó de las superposiciones de prendas y estampados (demasiado opacos, demasiado estilo tapicería) y apostó por los bombachos y las faldas de gran volumen. Aunque la temporada que se presenta es la estival, la propuesta de Duyos era más bien otoñal, con la guerrera del Sgt. Pepper y todo. Abrigada arrancó también la colección de Miguel Palacio, con abriguitos y chaquetas cortas de lana. Aupado en el éxito mediático, gracias a su aristocrática clientela, su desfile congregó a devotas seguidoras ataviadas con sus inconfundibles blusas de satén. Esa prenda es ya como una marca de la casa, y el creador vasco volvió a presentar una buena tanda de ellas, realizadas en exquisitos tejidos y con estudiados cortes. La inspiración grecorromana y los detalles de corsetería en los escotes dominan en una colección que arrancó muy oscura, en negro y azul, salvada por el blanco en el último momento, y que Palacio trufa con detalles dorados (cinturones muy anchos, perlas que rodean la sisa de una manga o megata- chones medievales) Aunque el vestido cobra protagonismo, el creador no renuncia a los pantalones, bombachos enormes como de faena o de gran campana en loneta que conjuga con ligeros tops ribeteados con guipur. Para romper la monotonía de una falda tubo, el diseñador le incorpora bolsillos y frunces en el talle, y las combina con chaquetas muy cortas que toman su patrón de las clásicas gabardinas. Una muestra elegante que no por bonita dejó de resultar monótona. Trabajos de papiroflexia Las siluetas desestructuradas de Jesús del Pozo volvieron a tomar la pasarela en otra vuelta de tuerca de pliegues y repliegues. Arquitecto de la tela como pocos, el creador sigue bebiendo de las fuentes orientales, en sus vestidos de mangas japonesas, y en los trabajos de papiroflexia. Artesanía en estado puro que se plasma en prendas de punto a mano y en tejidos llenos de nervaduras. Aunque esas chaquetas cortas con un tablón como solapa nos resultan bastante familiares, Del Pozo explota el talle alto y la silueta piramidal, con protagonismo de las faldas evasé con cancán y a media pierna, y los plisados. Los estampados no tienen hueco en su colección y sólo son aptos para los zapatos. Los tonos metalizados, incluso en texturas más rústicas como el lino, también dominan en una muestra de colores naturales (alondra, tierras, calderas, violetas) Con una puesta en escena más atrevida que en ocasiones anteriores, Antonio Pernas puso fin a la jornada con la seguridad de tener las espaldas cubiertas por un gran grupo como Caramelo. El algodón en todo tipo de texturas (desde el punto a la gabardina) es la base de una colección muy femenina en la que triunfan las siluetas sexys (shorts blumer y minifaldas) y en la que el gallego ha sucumbido a los encantos del metal, nada vil, por cierto. Isabeli Fontana, vestida por Del Pozo Vestido y chaqueta corta de Palacio Juan Duyos abusó de las superposiciones de prendas y estampados (demasiado opacos, demasiado estilo tapicería) en su colección setentera Una de las sexys propuestas de Antonio Pernas