Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
54 MIÉRCOLES 7 9 2005 ABC Toros ÁNGEL VILLAMOR Traumatólogo deportivo Me impresiona la capacidad de sufrimiento de los toreros Ha pasado de tratar a Álex Crivillé o Fonsi Nieto a César Rincón o El Cid. En unos meses, su clínica se ha convertido en un auténtico sanatorio express de toreros TEXTO: ZABALA DE LA SERNA FOTO: CHEMA BARROSO En unos meses, su clínica se ha convertido en un auténtico sanatorio de toreros. Su fama de sanador express se ha extendido por todos los rincones, y torero que cae, rápidamente se pone en sus manos. Como antes los motoristas durante su etapa de médico de la Federeación Nacional de Motociclismo. O sea que ha pasado de tratar a Álex Crivillé o Fonsi Nieto a César Rincón y El Cid entre otros muchos, como Luis Miguel Encabo, Antonio Barrera, Matías Tejela, Iván Vicente, Cayetano (Rivera Ordóñez) Julio Benítez El Cordobés pacientes del doctor Ángel Villamor, que nos abre los ojos a un campo de la medicina, relativamente nuevo, aplicado ahora al toreo, como herramienta contrarreloj para lesiones óseas y musculares y como muleta imprescincible para acelerar la rehabilitación de cornadas. -Había tratado a algunos toreros esporádicamente. El año pasado Matías Tejela sufrió una fractura de muñeca complicada que requería tres meses de recuperación. Su apoderado me conocía y me llamó. Cuando le quité la escayola y le dije que en dos o tres semanas podría torear, Matías contestó: Vámonos que este tío nos quiere engañar Y a los veinte días cortaba dos orejas. A partir de que este año traté a César Rincón, han aparecido uno tras otro, en una especie de mala racha de lesiones. ¿Existe relación entre los motociclistas y los toreros como pacientes? -Profesionalmente son muy similares: les une la urgencia de reaparecer. Unos pierden carreras e incluso pueden perder el esponsor; los otros, corridas y dinero. Son deportistas individuales que tienen que estar al cien por cien. No se amparan en ningún equipo porque ellos son su propio equipo. En cuanto al tipo de lesiones, por frecuencia y riesgo, también se asemejan: los pilotos de motos y los toreros están expuestos continuamente al traumatismo directo. Estamos aprendiendo mucho con ellos. ¿En qué consiste la medicina avanzada que reza en el rótulo de su clínica privada IQTRA? -Se basa en un equipo multidisciplinar en constante fase de evolución. No paramos de viajar al extranjero para aprender las últimas técnicas. Estamos coordinados traumatólogos, fisioterapeutas, médicos deportivos y sicólogos. Todos ponemos todo en común. Con los El doctor Villamor revisa la cicatriz de Antonio Barrera, operado de clavícula A Barrera le operamos un lunes y el martes ya estaba rehabilitándose; si El Cid sigue así, toreará en Ronda toreros contamos además con su afán por recuperarse pronto. A Antonio Barrera le operamos un lunes de fractura de clavícula y el martes ya se estaba rehabilitando; El Cid hace ejercicios desde que entró con nosotros. Hemos tenido la suerte de rodarnos con las motos, un campo que nos ha dado la posibilidad de investigar y fijar protocolos. ¿Le impresiona la mentalidad de los toreros? -Muchísimo. Vuelven a enfrentarse en los mismos escenarios al toro y a sus miedos. Tienen asumido el sufrimiento como parte de su actividad y su vida. La capacidad de sufrimiento que demuestran es abismalmente diferente a la de cualquier otro deportista. Cuando les estás manipulando, les tie- nes que preguntar si sienten dolor para que se manifiesten. ¿El tiempo de recuperación de Rincón tras la cogida de Valencia para poder torear en Santander fue de récord? -Le vendamos los tobillos y le infiltramos aquella noche, tras varias jornadas de terapia intensiva. La adrenalina que segrega el organismo sirve también como analgésico, un análgesico que se produce en el fragor de la lucha. -Y ahora con El Cid, ¿existe la posibilidad de que pueda hacer el paseíllo el sábado en Ronda? -La luxación del codo derecho es grave. Le hicimos una exploración en profundidad, y hay ligamentos rotos y otros desgarrados. Es una lesión que normalmente no cicatriza hasta la tercera semana. Es un reto importante, aunque nunca me tomo a los pacientes como retos. Si la evolución sigue como en estas primeras horas, en las que la hinchazón ha bajado y ha aumentado la movilidad, con vendajes específicos se le puede dar la estabilidad que necesita para torear la Goyesca. Tarde para el olvido en Valladolid Plaza de toros de Valladolid. Martes, 6 de septiembre de 2005. Cuarta de feria. Menos de media entrada. Toros del Puerto de San Lorenzo, de desigual pero correcta presentación, todos mansos y sin clase; 3 y 6 manejables. Uceda Leal, de azul turquesa y oro con cabos negros. Estocada caída (saludos) En el cuarto, tres pinchazos, estocada y cinco descabellos. Aviso (silencio) Miguel Ángel Perera, de azul marino y oro. Estocada caída (silencio) En el quinto, seis pinchazos, pinchazo hondo y descabello (saludos) El Capea, de corinto y oro. Pinchazo, estocada contraria y descabello (vuelta) En el sexto, pinchazo hondo y descabello (saludos) se lo llevó El Capea que no acabó de aprovecharlo. Uceda Leal y Miguel Ángel Perera estuvieron dignos con rivales imposibles. El Capea estuvo mecánico y valentón con el manejable tercero. Faena sin alma en la que pegó muchos muletazos, siempre colocado al hilo del pitón, despegado y con la franela a media altura. Su mala colocación provocó que el toro le cogiera sin consecuencias. En el sexto volvió a mostrarse voluntarioso pero tampoco aprovechó las potables embestidas del burel. Otra vez abusó de pico, volvió a ejecutar muchos muletazos y el conjunto no alcanzó relieve. Uceda Leal estuvo por encima de sus dos oponentes. El primero lució un viaje corto que fue complicándose a medida que avanzaba la lidia. El madrileño estuvo delante más tiempo del que el toro merecía. El cuarto fue un manso de libro al que no pudo dibujar ni un solo muletazo en redondo. Toda El Capea fue volteado con dureza por el tercer toro la lidia consistió en un macheteo por la cara preparándolo para la muerte. Digna actuación que malogró a ultima hora con su fuerte, los aceros. Miguel Ángel Perera causó grata impresión, lástima que no tuviera material. Al inválido segundo lo pasó sobre HERAS JAVIER LÓPEZ HERNANZ VALLADOLID. Una vez más la corrida del Puerto de San Lorenzo se cargó la tarde. Otro fracaso más de esta ganadería y van unos cuantos esta temporada. Toros sin fondo, podridos, sin opción al lucimiento. El lote más potable ambos pitones sin pena ni gloria. En el quinto firmó los mejores muletazos pero el trasteo careció de continuidad por culpa del toro. Por otra parte, El Cid no estará en Valladolid y será sustituido eldía 8 por Serafín Marín y el 9 por Luguillano.