Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 6 9 2005 Nacional EL COLADERO DEL PASO DEL ESTRECHO 15 El PP denuncia que si esto ocurre en un nivel tres o alerta máxima del plan de prevención y protección ante el terrorismo, habría que saber qué ha hecho y hará el ministerio en otros momentos José Antonio Alonso Ministro del Interior trol de los antecedentes de los que entran en territorio español. Eso demuestra que no se está tomando la lucha contra el terrorismo en serio. Al PP y a los españoles no nos hacen falta palabras sino hechos, y estos están demostrando que ni hay medios, ni policías ni controles en puestos cruciales de nuestra frontera exterior. Desde luego, si esto está ocurriendo en un nivel tres o alerta máxima del plan de prevención y protección ante el terrorismo habría que saber qué ha hecho y hará el ministerio en otros momentos en que la alarma no sea la de máximo grado A partir del día 15, sólo quedarán tres policías para el control de 2.000 personas Agentes de fronteras, sin medios, se preparan para afrontar la avalancha de polizones b El chequeo de sesenta camio- Es una operación obligada que España encara solidariamente. Ha habido el control que tiene que haber nes, cerca de veinte autobuses y doscientos coches al día es desde ahora el nuevo reto para la desguarnecida frontera de Algeciras V. R. MADRID. Una vez concluida la Operación Paso del Estrecho, que ha provocado que 650.000 personas a bordo de sus coches pasen sin mayores controles por la frontera de Algeciras, tal y como publicó este diario, policías destinados a esos filtros de inspección confiesan su impotencia ante la nueva misión que tienen por delante: la comprobación de camiones, autobuses y coches, lo que representa unas dos mil personas por turno, con la única herramienta de sus propias manos y la pericia de un ojo experimentado. Sin carro de espejos para inspeccionar los bajos de los vehículos, sin medios luminiscentes para examinar la veracidad de los documentos y con un único ordenador para comprobar antecedentes que deben compartir los vigilantes de ocho puestos, la tarea se presenta para casi todos como una acción imposible. Más aún cuando a partir del próximo día 15, a las doce del mediodía, la veintena de policías en prácticas destinados a la frontera abandone Algeciras camino de Ávila, donde obtendrán sus nuevos despachos. Entonces, el número de policías asignados a este trabajo no sobrepasará los tres por turno para una afluencia diaria de poco menos de 6.000 personas. Un panorama que no por conocido es menos preocupante. La gravedad de esta situación fue denunciada por última vez el pasado 20 de abril cuando el secretario local de la Confederación Española de Policía (CEP) elevó al comisario de Algeciras un escrito en el que se le recordaba cómo por activa y por pasiva se le han expuesto cuantas deficiencias y carencias en todos los órdenes (humanos y materiales) presenta la frontera exterior Shengen perteneciente a esta comisaría, sin que hasta el día de la fecha se haya visto por parte de esta jefatura el más mínimo interés en solventar dentro de sus posibilidades cuantos problemas concurren en esta. Recordándole- -subraya- -que individuos pertenecientes a grupos extremistas han pasado sin poder ser detectados por falta de recursos Como los polizones que aguardan ocultos en el puerto de Tánger esperando la mejor ocasión para viajar camuflados en vehículo ajeno, y de los que son sorprendidos hasta 30 al día. Entonces, con la llegada de camiones la dificultad se multiplica. El policía en el filtro debe tirarse al suelo a inspeccionar al no tener espejo, y en esas no es Juegos semánticos Por su parte, Carles Campuzano, portavoz de CIU en la comisión de Inmigracion, subrayó ayer que el ministro no puede caer en juegos semánticos hablando de inmigración vacacional cuando tenemos sobre la mesa cuestiones tan delicadas. Que cada año tantísimas personas crucen el Estrecho tiene repercusiones desde muchos puntos de vista y esto obliga a los gobiernos de España, Marruecos y la UE a poner los medios necesarios para que todo este trajín de personas y vehículos se haga de la mejor manera posible. Tratar de minimizar esto es una frivolidad porque eso es garantía de acabar teniendo sorpresas desagradables que el propio ministro no debe tener el menor interés en que se produzcan. Alonso, a la vista de la ausencia de control denunciada, no tienen ninguna capacidad para decir que todos esos ciudadanos marroquíes residen legalmente en la UE. Con sus medios, el Gobierno no puede determinar una cosa así. No es fácil el control, pero hay que hacerlo en el nuevo escenario de terrorismo internacional. Siempre ha habido OPE pero ahora más que nunca estamos obligados a ser lo más diligentes que podamos en el cumplimiento de las obligaciones de seguridad que afectan al conjunto de la UE Denuncia al comisario de Algeciras raro que alguno salte la valla. Entonces, hay que salir corriendo y abandonar la cabina porque no tenemos vehículo, sólo una motocicleta que debe de andar estropeada porque hace días que no la veo dijo a ABC un agente. Alicia Sánchez- Camacho Portavoz de Interior del PP en el Congreso Ni hay medios, ni policías ni controles en puestos cruciales de nuestra frontera Carles Campuzano Portavoz de Inmigración de CiU Tratar de minimizar esto es una frivolidad, porque eso es garantía de tener sorpresas desagradables El ministro anunció que destinaría a la operación más agentes antiterroristas Aunque la Operación Paso del Estrecho tiene como primer objetivo facilitar el tránsito de cientos de miles de magrebíes hacia sus lugares de vacaciones y su posterior regreso a sus casas, pocas semanas después de su toma de posesión en 2004 el ministro del Interior, José Antonio Alonso, anunciaba en el Congreso que su Departamento destinaría a agentes especializados en la lucha antiterrorista a fin de detectar explosivos y proceder a la vigilancia de personas. Añadió que el plan había sido reforzado con medidas adicionales como consecuencia de los atentados del 11 de marzo en Madrid. Un año después, tras los ataques de Londres, el titular de Interior justifica la falta de vigilancia en el Estrecho con el argumento de que se trata de una inmigración vacacional