Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
86 Deportes VUELTA A ESPAÑA NOVENA ETAPA LUNES 5 9 2005 ABC Menchov gana la crono del cono Es nuevo líder al vencer en una contrarreloj polémica por los triángulos de señalización; Belda reclamó y Heras recibió diez segundos de sanción JOSÉ CARLOS CARABIAS LLORET DE MAR. Más o menos como en el fútbol, el baloncesto o cualquier deporte que requiera su asistencia, los árbitros en el ciclismo miden a ojo. No hay ciencia capaz de discernir en un segundo si Ronaldinho se lanza a la piscina o no, interpretar si Felipe Reyes movió la cadera en la falta personal o determinar si la mano de Demetrio Lozano golpeó con suficientes watios al enemigo. Para los árbitros en ciclismo, que existen y se les llama comisarios, la cuestión reside en calcular cuánto tiempo se carga en el débito de un ciclista si, como ayer en Lloret de Mar, un corredor se salta los conos de señalización. Moraleja, el árbitro siempre pierde. No hay nadie que entienda su trabajo. A Roberto Heras le sancionaron con diez segundos en la primera contrarreloj larga de la Vuelta por no respetar los triángulos de señalización. El líder compitió entrando y saliendo en la doble calzada, la que marcaba por la izquierda el recorrido y la del interrogante por la derecha. Era una nacional paralela a la costa y por allí regresaban los bañistas de las playas en oleadas dispersas. Estaban los conos indicadores con la advertencia de prohibido grapada a la lógica, pero también el peligro para los ciclistas despistados. Heras se pasó varios veces las señales mientras contendía frente a Menchov, Sastre y Mancebo por un puñado de segundos antes de la montaña, que aparece hoy. Como en cualquier deporte. ¿Dentro o fuera del área? Nadie se puso de acuerdo sobre la legitimidad del caso. Reclamó Vicente Belda, que gasta inquina hacia Manolo Saiz, y los árbitros decretaron una sanción testimonial de diez segundos que dejó indiferente al director del Liberty- le doy la misma importancia que a los seis segundos de aquel sprint -y molestó más a Heras- espero que la Vuelta no se decida por esta diferencia Ganó Denis Menchov en una incontrolable transformación en esta Vuelta milagrosa. Nunca había inscrito su apellido como propietario de una victoria en una contrarreloj. En nueve días, ya lleva dos. El prólogo de Granada y la crono de Lloret relanzan al ruso del REACCIONES Roberto Heras Ciclista del Liberty No sabía que no podía recortar por los conos. Si no, no lo hubiera hecho. Espero que la Vuelta no se resuelva por esta diferencia Denis Menchov Rabobank, líder de la Vuelta No tengo un gran equipo para la montaña, pero confío en que controlemos la carrera entre todos Carlos Sastre Ciclista del CSC Me satisface ver cómo mejoro en la contrarreloj. Se nota lo de entrenar la especialidad dos días por semana y el apoyo de mi equipo Rabobank como el nombre adscrito a la sorpresa de cada año. Aitor González, Nozal, Santi Pérez y desde ayer, Denis Menchov. Menchov no se saltó ningún cono. Sí lo hicieron Mancebo, Beltrán, Mercado, Elías, Pasamontes, Verbrugghe, Pecharromán, Van Golem, Glomser y Barry. A éstos los cazaron los jueces. Pero como el ciclismo es un deporte abierto, de rutas, de cierto aire aventurero, otros pudieron hacer lo mismo en la clandestinidad y nadie les vio. La crono del cono decretó cuatro nombres para la Vuelta. Menchov, Heras, Sastre y Mancebo, reunidos en torno a un minuto en la contrarreloj. Es decir, próximos en energías salvo que la locomotora de Heras decida, como en Valdelinares, lo contrario. A Carlos Sastre le gusta hacer rodillo después de una contrarreloj que precede a la montaña. Explica el símil mientras pedalea: Es como llevar un coche a doscientos y apagarlo en seco. Hay que dejarlo que descanse, que suelte aceite Y la traducción, en términos ciclistas: Hay que soltar las piernas porque se acumula mucho ácido láctico con este esfuerzo y hay que conseguir que el ritmo del corazón se relaje Sastre esquivó los conos porque tenía instrucciones precisas. Me dijeron en mi equipo que había que ir por la izquierda sin salirse Y por encima de la anécdota de los segundos de penalización, vive su momento con sereno optimismo. Nunca se había encontrado tan cerca de la cabeza en una Vuelta y ronda por sus sueños la idea del oro en el camino hacia Madrid. Denis Menchov, en pleno esfuerzo en la contrarreloj que le dio el liderato