Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
80 Economía LUNES 5 9 2005 ABC JUAN VELARDE FUERTES HA LLEGADO OTRO CHOQUE ENERGÉTICO l choque energético que en el año 2004 ya se avizoraba, se convirtió en una realidad palpable desde inicios del año 2005. Este verano se ha transformado en una especie de reinado opresor sobre la economía mundial. Como su origen es exterior, de poco sirven para España planteamientos como el del Libro Blanco sobre el funcionamiento del mercado eléctrico. Dejando aparte los argumentos de Miguel Arias Cañete en el artículo Energía: liberalización o intervencionismo publicado en Expansión el 31 de agosto de 2005, muy difíciles de rebatir, este documento, que tiene un muy débil apoyo científico desde el punto de vista de la microeconomía, ha de archivarse ante lo que nos llega de fuera. Eso, concretamente, es especialmente grave porque la Unión Europea consideraba en su Libro Verde realmente peligroso tener un autoabastecimiento inferior al 50 de la energía precisa. Si éste no alcanzaba el 30 la situación se consideraba de sumo riesgo. Según la Dirección General de Política Energética y Minas, el autoabastecimiento energético español E que era, en 1998, de sólo un peligrosísimo 26,1 y que en el 2001 supuso el 24,2 en el año 2004 nos situó en el mínimo histórico del 21,1 La sequía, el cierre de las minas de carbón y los parones en las centrales nucleares, motivarán, muy probablemente, que en 2005 nuestro autoabastecimiento energético no llegue ni al 20 de nuestras necesidades. Realmente impresiona la falta de una política energética adecuada, en un país, que a poco que se repase la historia económica del siglo XX, se ha topado con las crisis derivadas de choques exteriores gravísimos originados por la falta de hullas inglesas a causa de la I Guerra Mundial y de las huelgas de los mineros británicos del carbón a comienzos de los años 20; de la falta de petróleo durante la II Guerra Mundial; de la escasez de energía eléctrica, por la pequeña capacidad capitalizadora de las empresas en la década de los 40, culminado todo con los dos sucesivos choques petrolíferos de los años 70, que desbarajustaron de tal modo a nuestra economía, que hasta 1985 no comenzó a vislumbrarse en ella una onda larga de recuperación. Igualmente asombra que en la que es una isla energética en el conjunto de Europa, como es España, como consecuencia de una serie de acciones científicamente sin base alguna, se actúe para convertirla en un archipiélago. Por ejemplo en El Observador de Asturias Empresarial II trimestre de 2005, aparecen unas interesantes declaraciones del ministro Montilla. Afirma en ellas que el proyecto de la línea Lada- Velilla, que llevaba enquistado desde hace veinte años y hemos podido desbloquear gracias a la excelente colaboración entre el propio Ministerio y los gobiernos de Castilla y León y Asturias, nos beneficia a todos, porque contribuirá a la mejora de la garantía de la seguridad y calidad del suministro, y muy especialmente al Principado, porque mejorará la capacidad de la evacuación de generación y el ahorro de pérdidas y de emisiones de CO 2 Basta haber seguido la prensa asturiana y leonesa del pasado mes de agosto para tener noticia del revuelo creciente contra la construcción por Red Eléctrica Española de esa línea. Por cierto, según La Nueva España de 20 de agosto de 2005, el padre de Zapatero- -Juan Rodríguez Lozano- -suscribe un manifiesto para paralizar Lada- Velilla El movimiento alcista de la energía lo ha provocado el petróleo. En La Gaceta de los Negocios en el editorial Petróleo caro el 30 de agosto de 2005, se indica que el petróleo se lanza con decisión hacia los 80 dólares barril sobre todo con las consecuencias del huracán Katrina. Y advierte de que va siendo hora de que los Gobiernos dejen de atacar el problema de los precios del petróleo desde la perspectiva técnico- energética: más ahorro, más eficiencia, nuevas fuentes. Recetas Es necesario replantear de arriba abajo la cuestión energética en España y en Europa. La rectificación del parón nuclear está en vanguardia El Ejecutivo italiano esperaba el sábado la dimisión del gobernador del Banco de Italia ABC ROMA. El ministro de Economía, Domenico Siniscalco, dijo ayer que el Gobierno esperaba que el gobernador del Banco de Italia, Antonio Fazio, dimitiera en un acto de sensibilidad institucional tras la reforma del organismo regulador que limita a siete años el cargo, hasta ahora vitalicio, informa Efe. La gestión de Fazio ha sido muy cuestionada, dentro y fuera de Italia, por su partidismo en los intentos fallidos de compra de bancos nacionales por entidades extranjeras, entre ellas la española BBVA. La reforma del Ejecutivo de Berlusconi salvó de hecho a Fazio, al no incluir, como se esperaba, el límite de edad de 70 años- -que le hubiera obligado a jubilarse en 2006- -por las presiones de la Liga Norte. El ministro de Trabajo y dirigente de la Liga, Roberto Maroni, contestó a Siniscalco y declaró que sus afirmaciones son a título personal y que Berlusconi le ha asegurado que el Gobierno no dará ningún paso formal para que dimita Fazio. Pese a todo, la situación del gobernador del Banco de Italia se complica cada día, ya que piden su cese, además de la oposición, la derechista Alianza Nacional, uno de los socios de Berlusconi, la patronal Confindustria y hasta el propio vicepresidente del Gobierno Giulio Tremonti. A todo ello hay que añadir la presión que pueda ejercer la investigación judicial en marcha de la Fiscalía de Roma por la actuación de Fazio en el fallido intento de compra del banco Antonveneta por el holandés ABN Amro. siempre iguales, necesarias, consabidas y siempre aplazables en cuanto a los efectos de la demasía del precio se dejan sentir en la demanda y la disciplina de los precios y cuotas se rompe Lo necesario es replantear de arriba abajo la cuestión energética, en España y en Europa. La rectificación del parón nuclear está en vanguardia. En unas declaraciones que hizo este verano Rodrigo Rato a Juan Neira, aparecidas en La Voz de Avilés el 14 de agosto de 2005, a la pregunta de si consideraba, o no, absurdo que muchos países europeos veten la energía nuclear con el barril de petróleo a más de 60 dólares el director del FMI responde que con el actual precio del crudo cobra una mayor importancia la mix energética, igual que al plantearse las cuestiones del medio ambiente o seguridad. Es lógico que la energía nuclear forme parte de la mix energética Con la energía cara, porque aumenta la demanda con fuerza, y con un mercado internacional muy imperfecto tanto del petróleo, como del carbón y del gas, realidades productivas que hasta ahora se consideraban fuera de toda racionalidad, es posible que la obtengan. Chirac- -léase la amplísima información que le concede en las páginas 16 y 17 Le Monde de 31 de agosto de 2005- -ha señalado que la política energética gala debía alterarse radicalmente, y que las energías renovables podrían ocupar un puesto nuevo. Concretamente Michéle Pappalardo, que dirige la Agencia francesa del Medio Ambiente y del control de la energía (Ademe) acaba de señalar que a 65 dólares barril, ciertos biocarburantes son competitivos Es curioso un fenómeno. La subida de precios de la energía que se consume es más lenta que la que se experimenta en los mercados mayoristas. Cuestiones relacionadas con una mayor competencia de los minoristas, con recortes derivados en los márgenes de beneficio; con que se trata, en ocasiones, de productos tarifados, y con decisiones de la política tributaria, en búsqueda de menores tensiones inflacionistas, enmascaran la cuestión. ¿Es preciso recordar la errónea política española desde 1973 en adelante para enmascarar el choque petrolífero, con funestas consecuencias? Precisamente esta menor repercusión en los precios de consumo complica la situación de la balanza por cuenta corriente española, ya gravemente comprometida. Debido a todo lo dicho, es necesario en España replantear muchas cosas, y una es la del carbón. Por ejemplo, sería necesario estudiar lo que SOMA- FIA UGT y la Federación Minerometalúrgica de Comisiones Obreras de Asturias ha planteado así, según el diario de Gijón, El Comercio de 31 de agosto de 2005: Si la sequía persiste y el gas sigue subiendo como consecuencia del alza del petróleo, el sistema eléctrico tendrá que reforzar la presencia del carbón, que verá aumentado su precio ante el aumento de la demanda, que avanza, desde principios de año, a un ritmo del 4 Es preciso, pues, cambiar radicalmente nuestra política energética y, además, hacerlo de inmediato.