Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
56 Cultura LUNES 5 9 2005 ABC CLÁSICA Quincena Musical Fidelio L. v. Beethoven. Int. A. Titus, R. Brubaker, J. Casselman, A. Jun, I. Fresán, A. Garmendia, J. Cabero. Orfeón Donostiarra. Orq. Sinfónica de Euskadi. Dir. M. Á. l Gómez Martínez. Auditorio Kursaal. 3 de septiembre. Un libro desvela prejuicios antisemitas en la obra del escritor Martin Walser Según la tesis, es un síndrome que afectaría a una generación de alemanes Der Spiegel las pruebas que presenta Lorenz, responsable de este estudio universitario, contra el autor de Oleaje son apabullantes R. VILLAPADIERNA CORRESPONSAL BERLÍN. Con una pregunta artera, ¿es Walser antisemita? relanzan varios medios una polémica grasa en torno a Martin Walser, el mayor escritor alemán tras Günter Grass, con motivo de una tesis universitaria que ha reexaminado la obra completa del escritor bávaro (Wasserburg, 1927) y ha encontrado en toda ella tintes antisemitas El estudio de Matthias N. Lorenz, publicado por Metzler, concluye además que el caso Walser como lo llama, constituiría un síndrome de muchos alemanes, una reacción desafiante al estatuto de sospechosos que les ha conferido sine die el, a su vez, estatuto de víctima del pueblo judío después del Holocausto, una depresión psicológica que la generación Walser ha incubado paralelamente al incomparable trabajo alemán de asumir los crímenes del pasado. El caso Walser emerge en la palestra pública con el discurso del autor de Una fuente inagotable y Más allá del amor en la Paulskirche de Fráncfort, con motivo de la recepción en el 2000 del Premio de la Paz de los Libreros Alemanes. Su lamento por el empleo de Auschwitz como un mandoble para hacer bajar la cabeza siempre a los alemanes hizo rasgar vestiduras y provocó una serie de debates, aumentab Para el semanario LIBERTAD COSME MARINA se canto a la libertad beethoveniano que es Fidelio cerró el sábado la Quincena Musical con una versión que entusiasmó al público. Los acordes de paz y guerra uno de los ejes vertebradores de la 66 edición, sirvieron para exponer con opulencia esta hermosa reflexión lírica, válida para cualquier época y sociedad. Tuvo la versión donostiarra un magnífico maestro de ceremonias. Miguel Ángel Gómez Martínez exhibió un sólido conocimiento de la obra consiguiendo una versión intensa, emotiva. A sus órdenes, la Sinfónica de Euskadi volvió a demostrar que es una formación solvente en el ámbito lírico, además de dúctil. Clave fue el Orfeón Donostiarra, entregado y en sus habituales niveles de calidad. Y como esencial elemento, un reparto bien ponderado que desde el Don Fernando de Iñaki Fresán o el Joaquino de Joan Cabero multiplicó calidades con una sorprendente y en alza Ainhoa Garmendia y un triunfo absoluto de Jayne Casselman como Leonore. Su interpretación tensionada y sutil cautivaron al igual que las magníficas prestaciones de Attila Jun como Rocco. Rotundo, en su línea de seguridad habitual, se movió Alan Titus como Don Pizarro y notable el Florestán de Robert Brubaker. E Martin Walser ABC do por la defensa de Walser de la primacía de una conciencia propia sobre una conciencia colectiva y empeorado por la publicación en 2002 de Muerte de un crítico en el que se le ha acusado de ajustar cuentas con el crítico más respetado en el mundo alemán, Marcel Reich- Ranicki, de origen judío. Ello ha motivado esta disertación que el semanario Die Zeit considera un trabajo laborioso, de 560 páginas con 1.660 anotaciones, que no es un panfleto, pero cae en la trampa del antisemitismo Esta consistiría en que, cuando un escritor imprime a un personaje judío caracteres negativos, es un antisemita. Y cuando crea un personaje con caracteres negativos que los antisemitas adjudican a los judíos, también es un antisemita, incluso- -o por ello- -cuando busca ocultar que esa persona sea en realidad un judío. Esto es lo que llamo el juego antisemita escribe Ulrich Greiner, y siempre funciona Ello no obvia que, para Der Spiegel las pruebas que presenta Lorenz contra el autor de Oleaje y La niñez defendida sean apabullantes Y no tanto por los tópicos arrastrados en la cultura alemana de el judío torpe la bella judía o el afrancesado y el avaro: un recorrido desde la primera producción literaria de este creador de antihéroes mostraría una inquietud por el sufrimiento alemán y nunca así por los crímenes de la Alemania nazi, que él vivió como recluta con 18 años. En una entrevista publicada en Welt am Sonntag Walser ridiculiza las averiguaciones sobre el origen oculto de sus personajes, dice haber descubierto también a Reich- Ranicki tras mi especulador inmobiliario J. F. Kaltammer de La casa de los cisnes se dice de vuelta, me entreno día a día para poder vivir con el no tener nunca razón Pero defiende que 15 catedráticos, de China a Inglaterra, han establecido que Muerte de un crítico no tiene tendencia antisemita alguna Aún así Walser no se arrepiente de haber hecho cuentas con su viejo antagonista Reich- Ranicki: Al contrario, me quité un peso de encima