Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
54 Cultura LA SEGURIDAD DE LOS MUSEOS, EN ENTREDICHO LUNES 5 9 2005 ABC EL AGUA TAMBIÉN PINTA DELFÍN RODRÍGUEZ a palabra enmarado o enmararse la inventó, como tantas otras, don Miguel de Unamuno. Lo hizo para Soledad, protagonista de una de sus obras de teatro con el mismo título. Así, Soledad, para alcanzar la serenidad y la culminación de sus pasiones se exilió de sí misma, enmarándose. Sin duda, algo parecido podría escribirse de Juan Gris, como una suerte de destino trágico y profundo, inicio de una partida sin retorno en un barco eternamente quieto, cuyas formas y velas respodían al orden mágico del número de oro. Juan Larrea, a su muerte, lo dijo en un verso: Hacía calor de héroe Incluso Lorca recordaba que sus guitarras pintadas se vinculaban delicadamente con el sentimiento de peces nocturnos. Pero, ¡ay! que también es conocido que introdujo el sifón en la pintura Y claro, en el nuevo y revolucionario Reina Sofía se han descuidado y se les ha escapado el agua a presión del sifón. En realidad, la culpa es de Juan Gris: ¿Cómo se le ocurriría pintarlo? Pero no se preocupen, seguro que no pasa nada. El nuevo museo lo tiene todo previsto en su caótica planificación: no pasa nada. Al contrario, aseguran que es incluso bueno que haya ocurrido así. Seguro que hay razones para el optimismo que los demás nunca alcanzaremos a entender. Y aventuro alguna de ellas: primera, el agua alimentará de densidad matérica la pintura en beneficio de sus colores terrosos y fríos, para mayor gloria de Gris. Después nos enseñará a mirar con ojos acuosos la pintura y las artes, como ya solía hacer Turner antes de pintar sus acuarelas. Por último, no pasa nada, porque seguro que se evapora y da lugar a algún espectáculo parecido a la Fata Morgana, elevándose la atmósfera del enigma plástico de la superficie de la obra. Y, por fin, a lo mejor es que cronológicamente esa obra humedecida no era pertinente, que ya se sabe que es el último criterio revolucionario del museo. Así que, tranquilos, que se abran todos los sifones pintados, ¡qué más da! Por favor, como aficionado y como historiador del arte, sólo me queda suplicar a los que tienen en sus manos el museo que sean responsables. Otra cosa no les puedo pedir. Aunque ya sé que se trata de una ingenua petición que se llevará el correr de las aguas. Y es que, al fin y al cabo, el agua también pinta. L Guitarra y frutero de Telefónica (a la izquierda) y El fumador del Thyssen. Ambas obras de Gris se muestran en el CARS Aunque sólo una obra de Gris ha sido afectada por las goteras en la sala Nouvel del Reina Sofía, los prestadores quieren que les tranquilicen desde el museo, cosa que aún no han hecho Sin noticias del Reina Sofía TEXTO: NATIVIDAD PULIDO MADRID. Conocidas ya las versiones tanto de la Academia de Bellas Artes como del Museo Reina Sofía sobre lo sucedido con la obra de Juan Gris Frutero y periódico afectada por una gotera en una de las nuevas salas de exposiciones temporales creadas por Jean Nouvel, bastaba por saber lo que pensaban los prestadores que han cedido obras para la gran exposición de Gris, que cierra sus puertas el próximo día 19. Guillermo Solana, recién incorporado al Museo Thyssen como nuevo conservador jefe, en sustitución de Tomás Llorens, supo lo ocurrido al leer lo publicado en ABC, tras lo cual se puso en contacto con el gerente y el jefe de restauración del museo, ya que el Thyssen ha prestado tres obras para la muestra: El fumador Mujer sentada y Botella y frutero Solana se muestra tranquilo, porque los cuadros prestados estaban en el otro edificio (la sala A 1 de Sabatini) y no en la zona afectada También habló con el jefe de registro del museo, pero no ha habido de momento ninguna llamada del CARS: No hemos tenido ninguna notificación y es- peramos como prestadores información del Reina Sofía sobre lo ocurrido para tranquilizarnos Aunque afirma con rotundidad que la seguridad en el Thyssen está garantizada (hay muchos controles superpuestos que hacen improbables los imprevistos) apunta que incluso teniendo las máximas garantías, puede haberlos No exponer donde hay obras A pesar de que no quiere juzgar ni opinar sobre los hechos hasta conocerlos bien, sí cree que las obras de arte nunca deben estar expuestas cerca de donde hay operarios trabajando: La clave es que obras y operarios no coincidan. Ésa es la mejor garantía: no exponer donde hay obras El conservador jefe del Thyssen subraya que antes de prestar una obra para una exposición, el dueño recibe un Facility report un informe con las condiciones de temperatura, humedad, luz... de la sala y todas las garantías que un prestatario pida. Pero dicho informe no especifica si hay obras en la planta de arriba. Se supone que la sala debe estar aislada apunta Solana. La colección Telefónica es una de las mayores prestadoras de la exposición de Gris en el CARS. Hasta 9 obras cuelgan de sus paredes: La guitarra sobre la mesa El jardín La guitarra Arlequín Naturaleza muerta delante del armario La ventana de las colinas La cantante Guitarra y frutero y Copas, periódico y botella de vino María Corral, asesora de esta colección, se hallaba ayer en Venecia y prefería no opinar por el momento, porque no he tenido tiempo aún de ver la exposición, ni conozco las condiciones en las que están las salas Por su parte, Eugenio Carmona, miembro también de la comisión asesora de esta colección, subaya la importancia de este grupo de obras de Gris, propiedad de Telefónica: Es lamentable que ocurra esto en una exposición que ha tenido tanto éxito de crítica y público y que ha supuesto un espaldarazo para este artista. No debía haber ocurrido En su opinión, los museos españoles tendrían que extremar la vigilancia, porque los grandes proyectos no pueden ser cuestionados. Esto repercu-