Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 5 9 2005 Internacional 27 ELECCIONES PRESIDENCIALES EN EGIPTO Gamal Mubarak se presenta como adalid del cambio y la apertura. Credenciales con las que los suyos esperan neutralizar las críticas de quienes temen la instauración de una dinastía El hijo de Mubarak espera su gran hora ALBERTO SOTILLO. ENVIADO ESPECIAL EL CAIRO. En esta campaña electoral que ha animado al presidente egipcio, Hosni Mubarak, a darse unos reconstituyentes baños de masas, aparece en segundo plano la figura de un hombre de 41 años, serio y atento a los pequeños detalles, a quien las cámaras de televisión comienzan a familiarizar con su audiencia. Es Gamal Mubarak, hijo menor del jefe del Estado, de quien se cuenta hasta la saciedad que se prepara para suceder a su padre. Hasta tal punto crece esa predicción, que se repite también que las primeras elecciones plurales que celebra el régimen están concebidas para preparar la sucesión después de que el vástago del presidente pasara diez años en el Reino Unido, donde se habría familiarizado con las bondades del bipartidismo. El desembarco de Gamal, sin embargo, corre el riesgo de crear la impresión de que se instaura una nueva dinastía y de desencadenar una ola de protestas que acabe con la estabilidad del sistema. Pero, para ganar credenciales, Gamal se ha convertido en el adalid del cambio y la apertura en el seno del partido del poder, el mastodóntico Partido Nacional Democrático (PND) La celebración de estas elecciones ha venido precedida de una dura pugna en el seno del PND para desalojar a la vieja guardia y reforzar a los renovadores, agrupados en torno a Gamal. Gamal Mubarak juega un importante papel en el Partido, y lo seguirá jugando nos señala con circunspección Mohamed Kamal, quien se presenta como miembro de la campaña electoral del presidente Mubarak pero a quien se considera también como uno de los más destacados representantes de la nueva guardia agrupada en torno a Gamal. La gente fantasea añade; parece que aún es prematuro hablar en el NPD de la cuestión. Aunque Kamal se encarga también de subrayar que el hijo del presidente juega un papel muy importante en el impulso de las reformas y las nuevas ideas considerados un partido Pluralismo político sin los islamistas puede sonar verosímil en Occidente, pero para nada en el mundo árabe. Gamal Mubarak, hijo del presidente, en un reciente mitin en El Cairo AP El futuro de los islamistas Mubarak padre no ha dicho una palabra sobre el particular y, en teoría, mantiene abierta la incógnita de su sucesión. Pero a la oposición le caben pocas dudas. Todo indica que Gamal va a ser el hombre del futuro señala Mohamed Habib, representante de los Hermanos Musulmanes. Y es que la sucesión de Mubarak, además, va pareja a otra incógnita: la del futuro de los islamistas. El presidente insiste en que no hay intención de legalizar a los Hermanos Musulmanes. Y Mohamed Kamal remacha: Mientras su debate sea religioso y no político, no pueden ser