Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
20 LUNES 5 9 2005 ABC Internacional Un cadáver cubierto yace en Rampart Street, en las afueras del barrio francés de Nueva Orleáns AP EE. UU. pide ayuda urgente y raciones de alimentos a la Unión Europea ante la magnitud del desastre Las autoridades esperan miles de muertos cuando se retiren las aguas un balance de víctimas tan horrible como se pueda imaginar mientras 50.000 personas siguen sin localizar en Nueva Orleáns MERCEDES GALLEGO. CORRESPONSAL BILOXI (MISISIPI) Perjudicado por las críticas que ha desatado la lentitud de su reacción ante el devastador huracán Katrina el Gobierno de George W. Bush comenzó ayer a preparar a la opinión pública para el escalofriante balance de muertos que saldrá a luz. Creo que necesitamos preparar al país para esto reconoció el Secretario de Seguridad Interior, Michael Chertoff. Lo que ocurrirá cuando achiquemos el agua es que vamos a encontrar a los muertos enterrados en las casas, tirados en las calles, arrastrados por las inundaciones. La escena va a ser tan horrible como se pueda imaginar Algo que no ocurrirá inmediatamente. Según los plazos estimados para la reconstrucción, la ciudad será inhabitable durante al menos nueve meses, y la gente que ha perdido sus b La Administración prevé casas seguirá sin hogar durante dos años. El ya infame estadio Superdome estaba ayer vacío. Los últimos 300 refugiados fueron evacuados el sábado por la noche por la Guardia Nacional de Texas, un Estado que dice haber llegado al límite de su capacidad de acogida. Se calcula que 220.000 personas han llegado hasta sus fronteras sin expectativas de marcharse pronto. Aún se estima en 50.000 el número de personas sin localizar en Nueva Orleáns, una ciudad de medio millón de habitantes, sin contar los suburbios. Ayer, como muestra, se daba un primer balance oficial de 59 muertos recuperados en la ciudad. La situación a la que se enfrenta la Administración Bush es tan desesperada que la Casa Blanca ha solicitado formalmente ayuda a la Unión Europea, en una petición que incluye botiquines de primeros auxilios, mantas, camiones cisterna e incluso 500.000 raciones de comida preparada. tal y como confirmó ayer la Comisión Europea A medida que pasan los días ha surgido un nuevo problema en la región devastada: la falta de morgues en condiciones. La descomposición de los cuerpos, acelerada por las altas temperaturas y las inundaciones, hará de la identificación de los cadáveres una misión titánica. No será sólo el horror de un número récord de muertos. Los equipos de rescate encuentran cadáveres con heridas de bala y golpeados. Con los nuevos envíos de soldados, el número de hombres desplegados en la zona suma 54.000. Los camiones y tanquetas de camuflaje se hacían notar en todos los cruces y carreteras. Con todo, la confusión es patente en Nueva Orleáns, puesto que ayer hubo un tiroteo contra un grupo de ocho personas que estaban armadas, donde cinco de ellas perdieron la vida. En un primer momento se creyeron que eran contratistas del Cuerpo de Ingenieros del Ejército, pero resultaron ser hombres que habían atracado anteriormente a estos contratistas. Cinco personas que iban armadas son abatidas en un tiroteo con policías de Nueva Orleáns En Biloxi, el fluido eléctrico se restableció repentinamente el domingo por la noche en zonas aisladas. La luz iluminó cráteres en los edificios y montañas de escombros. Ayer, sólo diez personas lograron llegar hasta la Iglesia del barrio central de Biloxi. La Iglesia misma es una pila de escombros, y la ceremonia gospel tuvo que celebrarse en un aparcamiento donde las excavadoras han abierto un claro. Esta ciudad es la primera en la que ha aparecido un brote de disentería, enfermedad intestinal dolorosa y mortal. Las víctimas proceden de uno de los dos albergues existentes, el del colegio Michel Seventh Grade, donde los encargados creen que los refugiados bebieron agua del grifo. Las aguas negras de las cloacas se han desbordado sobre las reservas de agua potable, por lo que se temen epidemias de E- coli, una bacteria mortal. Los mosquitos que han anidado en el agua estancada transportan otras enfermedades igualmente peligrosas como la encefalitis que provoca el virus del Nilo. Así las cosas, Donald Rumsfeld se paseó ayer por las calles de Nueva Orleáns, tomadas por los militares. Por