Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 Opinión LUNES 5 9 2005 ABC VADE MECUM TRIBUNA ABIERTA LUIS ALBERTO LACALLE HERRERA EX PRESIDENTE DE LA REPÚBLICA ORIENTAL DEL URUGUAY ¡VISCA CATALUNYA LLIURE! E SE grito, en español, significa ¡Viva Cataluña libre! Se usó mucho durante el franquismo y todos pensábamos que con ello quería expresarse el deseo de liberarse de la dictadura. Bien. Era un deseo compartido por muchos, ya que todos queríamos superar las consecuencias dramáticas de la Guerra Civil. Pero lo que nunca se nos pasó por la imaginación es que el grito acabaría convirtiéndose en un reclamo para la secesión. Ahora, con esa exclamación de la que se han apropiado los nacionalistas, se apela a una Cataluña libre de España, ¡como si España hubiese oprimido alguna vez a nuestra tierra! El próximo domingo volverá a oficiarse, una JORGE TRIAS vez más, esa ceremonia SAGNIER de la confusión nacionalista en la que se ha convertido el 11 de septiembre, la celebración de una derrota en una batalla dinástica, que abrió, con la monarquía borbónica, la posibilidad de crecimiento y enriquecimiento de Cataluña y de los catalanes. Con los Borbones es como si Cataluña se hubiese, otra vez, abierto al mundo. Quizás en el subconsciente se celebra esa derrota porque, gracias a ella, Cataluña salió de la postración en la que se encontraba desde hacía varios siglos y se unió al carro de la modernidad. Pero todavía hay catalanes, tanto los que viven dentro de esa región como los que habitamos fuera de ella, que queremos, de verdad, una Cataluña libre: libre de nacionalismo excluyente, libre de sometimiento a un pensamiento único, libre de etnocentrismo lingüístico, libre de quienes impiden a quienes no piensan como ellos expresarse con libertad, libre, en suma, de fascistoides y chantajistas. ¿Quién podía sospechar que aquéllos que tanto gritaban esas palabras tan bellas como libertad amnistía y estatuto de autonomía iban a apoyar o a servirse del terrorismo para la consecución de sus objetivos? Alejo Vidal Quadras, un referente de libertad e independencia política e intelectual, me ha pedido que el jueves próximo le presente en la conferencia que pronunciará sobre el proyecto de Estatuto de independencia que se está debatiendo en Cataluña. Ya le he dicho que yo no puedo presentarle puesto que sería petulante por mi parte. Pero con sumo gusto arroparé su disertación con unas palabras introductorias. Hay que decir ¡Basta ya! a tanta insensatez. Un partido no es una organización donde las voces puedan ser disonantes. Alejo Vidal Quadras, Jorge y Alberto Fernández, Dolors Montserrat, Ignasi Llorens, por poner unos ejemplos, y tantos otros que, de una u otra forma contribuimos a hacer grande y respetable ese partido en Cataluña, sabemos que se pueden tener diferentes sensibilidades pero que hay que interpretar el concierto con la misma sintonía. Y éste es el único sentido del retorno de Vidal Quadras, ahora vicepresidente del Parlamento Europeo, a Cataluña. Hay que poner las cosas en su sitio. EL VICARIO DE CASTRO El sistema castrista, cuya vida pendía de la de su creador, tiene ahora una nueva esperanza de supervivencia. No sería disparatado pensar- -elucubra el autor- -que Chávez podría sustituir a Fidel al frente de una nueva unidad política supranacional UN antes de que desaparezca de la escena, puede afirmarse que Fidel Castro ha sido el hombre de más influencia en la historia de América del siglo XX. No sólo por lo largo de su ejercicio del poder, de su dictadura, sino porque su acción y su pensamiento incidieron decisivamente en los acontecimientos políticos de las naciones americanas desde los 60 hasta la fecha. Muchas veces su viejo enfrentamiento con los EE. UU. y las reiteradas violaciones de los más elementales derechos de los cubanos han oscurecido el otro aspecto de su influencia, para nosotros el más importante, que fue y es el de intervenir en los asuntos de las demás naciones de la región y producir en ellas cambios y trastornos de todo tipo. La exportación de la Revolución, que desde los 60 hasta los 80 se convirtió en la obsesión del Comandante. Entrenó a guerrilleros que intentaron la vía armada en todos los países, reactivó el marxismo- leninismo dándole vestiduras locales y armó de dinero y fusiles a las fuerzas radicales. Nunca nadie hizo tanto daño a tantos, ni tuvo mayor influencia en la historia de nuestra región. Este personaje, ya al final de su vida y derrotado en sus emprendimientos, carente del padrinazgo de la URSS y sin asunto, encuentra un relevo, un continuador, un vicario. En un episodio sin antecedentes, una fuerza política cuyo titular agota su ciclo encuentra, en vida, quien le sustituye en el impulso con renovado empuje, con características propias, pero comprometiéndose a continuar la lucha. El presidente Chávez asume la conducción y, con una correc- A ta adaptación de los instrumentos a la época, promete un socialismo continental y se lanza de lleno a promocionarlo. Chávez tiene significativas ventajas frente a Castro. Para comenzar, puede esgrimir una impecable legitimidad de origen electoral en la base de su poder. Agreguemos que tiene a su disposición miles de millones de dólares y que bajo el susbsuelo de su país hay un lago de petróleo, el más cercano a los EE. UU. para que podamos advertir que las cartas que tiene en sus manos este nuevo jugador son fuertes y que tiene y tendrá un blindaje más fuerte que el de Fidel en su enfrentamiento con la potencia norteña. Los instrumentos también son distintos. Ya no se trata de entrenar a guerrilleros ni de enviar armas: hoy el dinero es la palanca y la vía de influencia. El nuevo Comandante recorre América invirtiendo en emprendimientos de todo tipo, ofreciendo venta de crudo en condiciones ventajosas y comprometiendo compras de productos locales. Aparece como la corporización del populismo y, a diferencia de su mentor, menos preocupado por la exactitud de su pensamiento marxista que por el resultado concreto de su influencia. En el Caribe encuentra terreno para la expansión política y genera una importante cantidad de simpatías que en el ámbito de la OEA pueden representar una importante cantidad de adhesiones en el caso de necesitar votaciones favorables. A todo ello se agrega ahora una incipiente formulación internacional que se bosqueja como la alternativa al ALCA -Bajando peldaños engatuso a Mariano, pero molesto a Maragall, y si me quedo arriba agrado a los del Estatut, pero deterioro mi talante.