Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
68 Los domingos DOMINGO 4 9 2005 ABC ESPAÑA, PUERTA DE INMIGRACIÓN ca Ugarte- -no es investigar los hechos, sino hacer Medicina, pero pedimos que se aclare lo ocurrido Por su parte, un oficial de la Guardia Civil relató a ABC que los asaltantes llegan muy bien organizados: A veces traen un teléfono móvil para cada grupo de una nacionalidad. Saben los medios de que disponemos a la perfección porque les informan de ello algunas ONG. Lo hacen con buena intención, pero de ese modo no contribuyen a atajar el problema La cuestión, según fuentes de la Guardia Civil, es que las batidas de la Mehaznía en la frontera se hacen apenas cuando llega dinero fresco de la UE en forma de ayudas a Marruecos, y sólo durante un corto período, o cuando los mandos superiores visitan la zona: Da igual el partido político que gobierne. Para Marruecos todo se reduce a si les llega dinero de España y de Europa o si no les llega. No hay más dice otro patrullero de la Guardia Civil. Entre el hastío y la piedad Desbordadas las instalaciones del centro de acogida en la frontera, los sinpapeles tienen que dormir a la intemperie (Viene de la página anterior) mo éste, pero, en cambio, es fácil percibir que casi todas las partes callan algo, empezando por los inmigrantes. Del análisis del agravamiento de la situación, así como de la reciente aparición del tráfico de pateras, fenómeno casi desconocido en Melilla hasta hace poco, el presidente de la ciudad autónoma, Juan José Imbroda, del PP, se pregunta en qué cifra tasa el PSOE su concepto de solidaridad, ¿A cuántos inmigrantes equivale? ¿Cuántas mujeres embarazadas más tienen que llegar? ¿Cien más? ¿Cien mil? Y añade: Esto es absurdo. La política de inmigración del PSOE se ha hecho a costa de generar un efecto llamada evidente. Me alegro- -ironiza- -de que las relaciones con Marruecos sean tan buenas, pero lo que tiene que hacer el Gobierno español es exigir a Marruecos mayor colaboración para combatir a las mafias que traen a los subsaharianos hasta esta frontera e investigar el grado de implicación de ciertas organizaciones que se hacen llamar ONG en clara referencia a Prodeni, presidida por Palazón, un hombre que levanta toda clase de suspicacias entre los periodistas y autoridades de Melilla. Carlos Ugarte, coordinador de MSF en la zona, prefiere no especular y defiende que la Guardia Civil realice la tarea que tiene encomendada de vigilancia de la frontera, siempre y cuando- -dice- -actúe con los medios y la proporcionalidad exigibles para que no se produzcan males mayores no deseados por nadie El propio Ugarte confirmó a ABC que, a raíz de estos sucesos, la Gendarmería y la Mehaznía han llevado a cabo redadas de subsaharianos en el Gurugú y alrededores para enviarlos a Oujda, en una zona de nadie en la frontera con Argelia. Nuestra misión- -expli- En Melilla no se da abasto. Con el CETI a reventar, las autoriades acusan a la gendarmería de Marruecos de no colaborar Imbroda: ¿En qué cifra tasa el PSOE su concepto de solidaridad? ¿A cuántos inmigrantes equivale? ¿Cuántas mujeres embarazadas más tienen que llegar? ¿Cien más? ¿Cien mil? Esto es absurdo Entre dos aguas J. M. A. Entre las dos alambradas que rodean a Melilla existe una pequeña carretera por la que se desplazan las patrullas de la Guardia Civil para alcanzar a repeler los intentos de asalto de los subsaharianos. Es ahí, la mayoría de las veces, donde se producen las refriegas. Se supone que dicho espacio es ya territorio español, lo cual, con la ley en la mano, impediría que un inmigrante capturado en esa área pudiera ser expulsado otra vez a territorio marroquí a través de las portezuelas de la valla. Claro que, visto de otro modo (insisto, con la ley en la mano) para qué demonios sirve entonces la segunda verja de protección. Algo falla en una ley que permite tan flagrante despropósito. El resultado de ello lo expresa bien un oficial de la Guardia Civil cuando se le pregunta qué hacen en tales casos con los asaltantes detenidos: se encoge de hombros. Le insisto otra vez, para que no haya dudas: ¿Qué hacen con los inmigrantes que han traspasado sólo la primera valla y los detienen en esa carretera? Otra vez, el oficial, se vuelve a encoger de hombros. Y sonríe. Carlos Ugarte, coordinador de Médicos Sin Fronteras en Melilla, intenta ofrecer una explicación más global: La Unión Europea prefiere hacer la vista gorda y controlar la inmigración aquí, en el norte de África, mejor que allí, en el sur de Europa Pero la realidad en Melilla esta semana fue que al amanecer el pasado viernes, otra vez guiados por la involuntaria señal del muecín, unos 50 subsaharianos se lanzaron a la carga, de los cuales 20 lograron su objetivo y llegaron a territorio español. Cerca de un centenar duerme ya a la intemperie a las puertas del CETI, creado por Gobierno de Aznar con instalaciones más que dignas, ahora desbordadas. Allí se registra últimamente una actividad muy por encima de lo normal, dado que a estas alturas el centro está saturado, con más de 700 inmigrantes, pese a que, según fuentes de la Guardia Civil, está previsto para un máximo de 450. Esta gente, en cuanto se instala y se siente segura aquí- -relata un número de las patrullas fronterizas- -comienza a montar sus propias mafias, incluso prostíbulos propios. Algunos son muy chulos y desafiantes. Otros no, pobre gente Y añade: Claro que nos dan pena casi siempre, pero ¿qué podemos hacer? Yo, si tengo algo para darles, les doy a veces, pero nuestra misión es impedir que entren ilegalmente Por su parte, el centro de menores, gestionado y financiado por el gobierno de la ciudad autónoma, con mayoría del PP, se encuentra a punto de alcanzar su máxima capacidad, ocupado sobre todo por niños marroquíes y argelinos, aunque desde hace varias semanas cuenta ya con los tres primeros casos de subsaharianos, procedentes de Camerún. Le hablo a Ouma de Kanouté, el delantero maliano que ha fichado esta temporada el Sevilla F. C. y entonces recupera la sonrisa y se interesa vivamente. Le pregunto en qué país europeo le gustaría instalarse y le cito algunos nombres: España, Francia, Italia, Alemania... Al nombrarle cada uno de ellos, repite divertido: Quand même! Quand même! y otra vez ríe a carcajada limpia.