Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 4 9 2005 Los domingos 67 Subsaharianos en las puertas de un centro de acogida en la frontera esperan la mejor ocasión para dar el salto a Europa de éxito de los inmigrantes. Ese día, Ouma no llevaba reloj, como tampoco ninguno de sus compañeros. En realidad, Ouma, como el resto, no ha tenido jamás un reloj de pulsera, pero la voz de los muecines de las mezquitas en los pueblos que rodean a Melilla era la señal prevista para el asalto. Han llegado a usar- -relata un Guardia Civil- -un cornetín para darse aviso del momento indicado Como siempre, los asaltantes iban pertrechados de decenas de escalas rudimentarias fabricadas con troncos, y cuyos peldaños, a falta de cuerdas u otro material, fijan a base de paciencia y precisión con tiras de goma de neumático y jirones de tela. Ahora hay incluso un cementerio de esas escalas ubicado al pie de una de las garitas de vigilancia de la Guardia Civil. lla, relató que un grupo de inmigrantes depositó junto a la alambrada, pero del lado marroquí, el cadáver de un inmigrante que participó en el asalto. El propio Palazón distribuyó una foto, que en la mayoría de medios apareció firmada por Prodeni, en la que se aprecia a un subsahariano tumbado boca abajo, con la frente apoyada en uno de sus antebrazos y rodeado por un grupo de inmigrantes. No parece la posición normal de un cadáver, desde luego. Tampoco por la postura de sus manos, pero Médicos Sin Fronteras confirmó la existencia de un muerto (imposible saber si era el de la foto o si ésta era apenas un montaje) al cual lo trasladó al cercano hospital marroquí. Incluso apuntó la posible existencia de otro más en la morgue de dicho centro sanitario, pues así lo aseveró un presunto testigo, inmigrante, que les acompañó en el traslado, el cual atribuyó la muerte de su compañero a los golpes que supuestamente le propinó la Guardia Civil antes de devolverle la noche de autos a través de una portezuela a territorio marroquí. En el informe remitido al Defensor del Pueblo para que investigue los hechos, ese testigo es identificado por MSF como M. La Gendarmería marroquí, sin embargo, se apresuró a exculpar tajantemente a la Guardia Civil y los informes forenses, así como lo que se conoce de la autopsia, cuestionan en lo esencial la versión que MSF recogió de M. el presunto testigo presencial. En Melilla (aún peor en Marruecos) es difícil, muy difícil, saber toda la verdad sobre sucesos co (Pasa a la página siguiente) No hay prisa. Los inmigrantes sobreviven en el paso fronterizo sin perder la esperanza saltan pocos no se atreven, pero cuando lo hacen en masa se ponen agresivos y pelean duro. Los que han sido capaces de llegar hasta aquí es porque resisten lo indecible y nos las vemos y deseamos para atajarlos, expuestos, ellos y nosotros, a cualquier cosa Ouma, tendido ahora a las puertas del Centro de acogida Temporal de Inmigrantes (CETI) ríe feliz al recordar lo sucedido aquella noche, pero guarda un silencio impenetrable cuando se le pregunta por el fallecido que apareció al día siguiente en el lado marroquí o por el número de asaltantes que lograron pasar. Otros compañeros suyos escuchan la conversación y lo mejor, al parecer, es callar, parece pensar Ouma. Nadie da certeza de cuántos subsaharianos traspasaron esa noche la verja, aunque se habla de unos 80 por el norte y quizá diez El terror de la Mezhanía El factor sorpresa es clave en tales casos, pero para ello se hace imprescindible, cuando menos, la indiferencia de los puestos de vigilancia de la Mehaznía, cuerpo auxiliar del Ejército de Marruecos temido hasta extremos insospechados por la población local por su brutalidad extrema y que, según ha podido constatar ABC esta semana durante un recorrido por la zona, cuenta con numerosos puestos de observación semiocultos en torno a la valla melillense. A veces, desde este lado de la valla- -relata un Guardia Civil- vemos los golpes que la Mehaznía reparte entre los subsaharianos. A mí me dan un golpe así y te aseguro que no me puedo levantar, pero esa gente lo aguanta casi todo. Son muy fuertes y lo demuestran cuando se enfrentan con nosotros. Si Saben que la ausencia de papeles es el salvoconducto inmediato y más seguro para garantizarse la no expulsión. Así que lo primero es deshacerse de ellos más por el sur. De lo que no hay duda es de que los focos instalados a lo largo del perímetro se encendieron, las patrullas hicieron acto de presencia y las cámaras térmicas grabaron el asalto y la refriega. El parte de batalla llegó al día siguiente: una decena de miembros de la Benemérita heridos de diversa consideración, anunció la Delegación del Gobierno. El del otro lado no se hizo esperar. Médicos Sin Fronteras, que ofrece desde hace algunos meses asistencia a los subsaharianos que llegan a la zona, dijo haber atendido en el hospital de Nador, en Marruecos, a una veintena de ellos con heridas diversas, la mayoría fracturas o contusiones en el intento de saltar la doble valla protectora. Horas después, en la tarde de ese lunes, José Palazón, miembro de Prodeni, asociación pro- Derechos Humanos que opera en Meli-