Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 4 9 2005 Los domingos 65 Daños causados por el paso del huracán Katrina Ojo del huracán Corrientes que giran en Reparación de dique dirección externa La fuerza de la tormenta Inundaciones de hasta 9 m de altura Helicópteros soltaron sacos y contenedores Fuertes corrientes golpearon la costa del Mississippi. de arena sobre las áreas vacias ascendentes En Louisiana las inundaciones Vientos alcanzaron los 6 metros Katrina llegó a Louisiana con vientos de 225 km h Electricidad Los vientos y la fuerza de la corriente cortaron las líneas eléctricas dejando a cinco millones de personas sin electricidad y demorando las operaciones de rescate Saqueos Miles de saqueos Búsqueda y rescate en Nueva Orleans Se utilizaron helicópteros y barcos de las fuerzas especiales para la búsqueda y rescate Golfo de Méx ico La corriente que gira en dirección interna, lleva el agua hacia el ojo del huracán Profunda columna circular de agua En el mar Fuertes corrientes ascendentes crean un montículo de agua de baja presión de hasta 1 m de altura Cerca de la orilla El montículo de baja presión, la columna circular y la orografía costera escalonada hicieron que el agua se elevara hasta 9 m y azotara la costa del Mississippi Los diques Cuatro roturas que protegen Nueva Orleans provocaron graves inundaciones Escombros La fuerza del agua arrastró árboles, barcos y puentes causando más daño Supervivientes Miles de personas que escaparon de agua al subirse en los techos de las casas se encuentran aislados sin agua ni comida Envio de ayuda 7.500 guardias nacionales. Combustible y un generador de energía desde Alabama Áreas bajo nivel del mar Rotura de canal Lago Pontchartain Derrube en Biloxi Al menos 30 personas murieron al derrumbarse un edificio A MISSISSIPI Entre 50- 80 muertos Biloxi ALABAMA Nivel de Nueva Orleans respecto a las aguas Ribera del río Missisippi Pared contenedora a lo largo del río Mississipi (7 m de altura) Costa del lago Pontchartain 9 6 3 Aeropuerto internacional Elevaciones en metros NUEVA ORLEANS Canal industrial Barrio Francés Zona en la que se han producido cientos de saqueos en tiendas L O U I S I A N A Harrison es Inter tatal 10 Mobile F L O R I D A Varios sectores de la ciudad sumergidos Niveles de 9 m de agua de Biloxi. Se teme la muerte de cientos de personas Golfo de México 80 km 9 6 3 0- 3- 6 Protección contra huracanes: pared contenedora y dique (5,5 m) Río Missisippi Una brecha de 60 m en el canal de la calle 17 abrió paso a las aguas del lago B Nueva Orleans A NUEVA ORLEANS B Nivel normal (0,30 m) 0- 3- 6 LOUISIANA 10 km Promedio de altura del agua (más de 4 m) Infografía ABC Reuters ¿Merece la pena reconstruir la ciudad del jazz? POR P. RODRÍGUEZ. CORRESPONSAL WASHINGTON E n el teatro ya clásico de Tennessee Williams, hay un momento en el que la peculiar y caprichosa Blanche DuBois de Un tranvía llamado deseo evoca esas largas tardes lluviosas de Nueva Orleáns donde una hora no es sólo una hora sino un trozo de eternidad depositado en tus manos Tras la terrible eternidad sufrida durante esta semana por esa legendaria ciudad- -que hasta ahora había sido capaz de vender su decadencia como nadie- -se ha planteado un incipiente pero emocional debate sobre los méritos de reconstruir. Casi desde el mismo momento de su fundación en 1718 por el francés Jean Baptiste Le Moyne, siempre se ha venido cuestionando la viabilidad de una ciudad bajo el nivel del mar, en zona de huracanes y casi rodeada por las aguas del río Misisipi, el lago Pontchartrain y marismas. En 1853 la revista Illustrated London News ya sentenciaba que la creciente metrópoli sureña ha sido construido en un lugar que solo la lujuria comercial podría haber tentado a que se ocupara Aunque el presidente Bush haya insistido en una nueva y mejor Nueva Orleáns, no faltan voces que cuestionen la sabiduría de recrear el mismo error topográfico de Jean Baptiste Le Moyne a un coste multimillonario para todos los contribuyentes de EE. UU. En este sentido, figuras decisivas en el proceso de apropiación de fondos federales como el Speaker republicano de la Cámara Baja, Dennis Hastert, han empezado a insistir en que hay que estudiar duras cuestiones antes de reconstruir. Con hipótesis que plantean incluso la opción de de trasladar la ciudad hasta un lugar más seguro. Por supuesto, las autoridades municipales y estatales no quieren ni oír hablar de desmantelar Nueva Orleáns o dejarla reducida a una especie de parque temático para turistas. Como ha indicado el ex senador John Breaux, esto es como decir que hay que cerrar la ciudad de Los Ángeles porque está construida en una zona de terremotos o argumentar que después del gran incendio de Chicago en 1871, el gobierno de EE. UU. tendría que haber abandonado esa ciudad En el pasado, Estados Unidos ha trasladado localidades expuestas a desastres naturales pero nunca na- Las autoridades municipales no quieren ni oír hablar de desmantelar la ciudad y reducirla a parque temático. Su traslado a un lugar más seguro costaría 50.000 millones de dólares da en la escala de Nueva Orleáns, una de las zonas urbanas más antiguas del país, con medio millón de habitantes en el centro más un millón en el extrarradio, además de ser un estratégico punto nudo de comunicaciones y un apreciado destino turístico. Entre los ejemplos de recientes mudanzas por riesgo de inundación en la cuenca del Misisipi se cita el pueblo de Valmeyer, con un reducido censo de 900 habitantes, que en 1993, y a un coste de 65 millones de dólares, fue reconstruido en lugar más seguro a dos kilómetros de distancia de su emplazamiento original. Una operación de este tipo en Nueva Orleáns para garantizar la seguridad de sus habitantes supondría para empezar a hablar 50.000 millones de dólares. Más la cuestión de qué hacer con los muchos edificios históricos y tesoros culturales de la ciudad. En cualquier caso, nadie ve soluciones rápidas. Como ha explicado el economista Bernard Weinstein, estamos hablando de una gran ciudad que es inhabitable y con grandes zonas destruidas. ¿Con qué se puede comparar? ¿Dresde? ¿Berlín? Esas ciudades han resucitado pero con muchos años y ayuda En el caso japonés de Kobe, el proceso de reconstrucción se ha demorado una década con una inversión de 150.000 millones de dólares. Los defensores de Nueva Orleáns en el mismo lugar insisten en aprovechar esta dolorosa oportunidad y reconstruir de una forma más inteligente y segura, lo cual supone también masivas inversiones. La lista de mejoras sugerida abarca desde diques más fuertes, más altos y compartimentalizados, a la dispersión de plantas eléctricas y centros de comunicación, nuevos códigos para la construcción de viviendas e incluso la faraónica opción de rellenar y elevar el nivel de la ciudad. El excelente y heroico periódico local The Times- Picayune -tras ser evacuado, limitarse durante tres días a ediciones electrónicas y volver a salir a la calle- -ha terciado en este debate con un editorial titulado Sí, merecemos la pena Argumentando que la ciudad sustentada por agua y amenazada por el agua debe resucitar, aunque solo sea por respeto y solidaridad con los miles de personas que la consideran su casa.