Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
58 Sociedad DOMINGO 4 9 2005 ABC Ofelia e Ino, vendimiando syrah en Finca Vallegarcía Vallegarcía, La Verdosa y Coronado, la recogida de la uva en directo y en tres actos, en Ciudad Real y Toledo. Tanto de día como de noche Escenarios de la vendimia TEXTO y FOTOS: JUAN FERNÁNDEZ- CUESTA Cata de uva en Vallegarcía, examen definitivo para comenzar la vendimia CIUDAD REAL TOLEDO. Retuerta del Bullaque, en el norte de la provincia de Ciudad Real. Bañado por el río Bullaque y que abre la mano a los Montes de Toledo, si mira al norte se encuentra con la provincia de Toledo, y al sur con el Parque Nacional de Cabañeros. En un enclave de caza y jara, de olores a campo y vida, encinas y alcornoques, comenzamos la vendimia en España. En este y otros muchos lugares de nuestro país, la naturaleza dictó este año sentencia mucho antes de tiempo. Miércoles, 31 de agosto. Finca Vallegarcía, en Retuerta del Bullaque. Dos semanas antes de lo habitual, las plantaciones de uvas merlot y viognier ya han sido vendimiadas. Ignacio de Miguel, enólogo principal, y Adolfo Hornos, director de la bodega, recorren el viñedo de syrah, catan la uva, presionan las bayas con los dedos, las introducen en la boca, separan pulpa de hollejo (piel) y pepitas. Con la pulpa valoran grado de acidez, azúcar, tonos herbáceos, afrutados... Del hollejo, astringencia, sequedad... Buscan la madurez. Mastican las pepitas. Comprueban color y aromas, y las muerden: crujen fácil, es un punto de maduración. De Miguel y Hornos coinciden. Mañana, a vendimiar el syrah. Ino, 44 años y Ofelia, 38, son amas de casa y viven en Retuerta del Bullaque. Ino y Ofelia, cada año por estas fechas, se convierten en vendimiadoras. Cincuenta euros al día por ocho horas. Unos quince días de trabajo. Necesidad, necesidad, no. Supone una ayuda para casa explica Ofelia. Son, estos días pareja de hecho: Trabajamos por parejas, se vendimia mejor. En su mayoría, los que vendimian aquí son mujeres de nuestra edad. Jóvenes, casi Amas de casa, mayores e inmigrantes, en Retuerta del Bullaque y Santa Cruz de Retamar, actores de la vendimia Marcelo e Isidoro, de 62 y 65 años, recogen cabernet en espera de una jubilación que es una miseria ninguno dice Ino, y le acompaña Ofelia: No quieren pagar el cupón de la seguridad social Hasta ahora, con los pueblos del lugar era suficiente para sacar la vendimia adelante. El director de la bodega explica que eran todos siempre de Retuerta, Navas de Estena y a veces de la aldea del Molinillo, pero no encuentro suficiente gente de cerca de aquí para vendimiar. El año que viene tendré que coger a inmigrantes Isidoro y Marcelo recogen uva en la finca La Verdosa la cabernet, uva tan apreciada por los enólogos como incomprendida por el consumidor, el cliente, que al final siempre tiene razón. Pero a Marcelo, uno de los vendimiadores, estas disquisiciones le traen sin cuidado. Yo me dedico a trabajar, en lo que salga, a la aceituna, la vendimia... Donde haya dinero Son seis euros la hora, ocho horas al día, mientras haya qué recoger. Marcelo tiene 62 años, llevo toda la vida en esto y he conseguido, a trancas y barrancas, darles una cultura a mis dos hijos. Me quedan dos años para jubilarme, pero no hay relevo. La gente no quiere trabajar en el campo Con él está Isidoro, 65 años, que escribe muy claro su futuro inmediato: Habrá que dejarlo, no hay más remedio. Pero la jubilación que me queda es una miseria ¿Cuántos años lleva en el campo? Coño, pues muchos. No nos escuece el trabajo a los que estamos acostumbrados a trabajar, pero se está mejor en el bar Eulogi, Seva y su hija Sevim La vendimia en Finca La Verdosa queda en manos mayores, pero aquí también hay inmigrantes. Benjamín Benito, responsable técnico de la bodega, y Miguel Ángel de Gregorio (como Ignacio de Miguel, uno de los grandes de la enología en España) controlan el momento. Benito considera que entre los extranjeros, los de los países del Este son los más listos para la agricultura, se les enseña y lo comprenden todo antes Eulogi y Seva, búlgaros, tienen 40 y 31 años, y una hija de 13 (Sevim) Eulogi habla poco; Seva, casi nada. Prefieren vendimiar. Viven en La Torre, Paz y silencio en La Verdosa Jueves, 1 de septiembre. Finca La Verdosa, encinas y monte bajo. Paz, silencio en sus 600 hectáreas, en las proximidades de Santa Cruz del Retamar, en el norte de la provincia de Toledo. Gamos, ciervos y jabalíes. Bambis y sus madres junto al camino de tierra que nos conduce al viñedo, a esas 26 hectáreas de syrah, merlot, petit verdot y cabernet sauvignon, al vino Arrayán. Mediodía. Merlot y syrah fueron vendimiadas días atrás, tres semanas antes de lo previsto. Es el momento de