Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 4 9 2005 Madrid 45 Muere al recibir una brutal paliza en un callejón cercano al Planetario El hombre sufrió numerosos golpes en la cabeza con algún objeto contundente era moldava y estaba registrada por la Policía con dos identidades diferentes. Las primeras hipótesis apuntan a un ajuste de cuentas MIGUEL DOMINGO GARCÍA MADRID. Un nuevo homicidio callejero se sumó ayer a la ya larga lista de muertes violentas en la región madrileña. En total 36 personas han sido asesinadas en lo que llevamos de año. La última víctima fue hallada ayer, alrededor de las 7.30 horas de la mañana, brutalmente golpeado y tumbado boca arriba en un lugar apartado de la calle de Meneses en la esquina con la avenida del Planetario, en el distrito de Arganzuela. La zona, que habitualmente goza de grandes espacios abiertos, se encuentra en la actualidad cercada por las obras del by- pass sur de la M- 30 y la línea 6 de Metro. La avenida, por lo tanto, se ha quedado en un estrecho callejón, oscuro y poco frecuentado, sobre todo a altas horas de la madrugada. La víctima había sufrido numerosos golpes muy graves en la cabeza causados con algún objeto contundente, que le provocaron una fractura craneoencefálica. Los efectivos del dispositivo del Samur que se trasladaron hasta la zona no pudieron sino confirmar la muerte de la víctima. Ésta llevaba ya b La víctima, de 54 años, 2005: un año negro El presente año está siendo uno de los más cruentos en el número de muertes violentas en la región. Un total de 36 homicidios se han registrado en lo que va de año, desde que el pasado 3 de enero apareciera la primera víctima de un asesinato en Arroyomolinos, junto al río Guadarrama, donde fue hallado cosido a puñaladas un hombre de unos 40 años. El ajuste de cuentas dentro de mafias y grupos organizados sigue representando el principal móvil de los crímenes callejeros. El último caso se produjo el pasado 12 de julio, cuando J. G. Urbieta, de 40 años, fue encontrado muerto con un tiro en la cabeza en un parque de Carabanchel. Casi dos tercios de los casos del presente año se han logrado esclarecer. Dos policías comprueban el lugar del crimen, junto a unas obras de la M- 30 varias horas sin vida, tumbada boca arriba sobre un gran charco de sangre. Sin embargo, la razón definitiva de la muerte y la hora de la agresión están aún pendientes de esclarecer por los trabajos forenses. Según fuentes de Emergencias Madrid, el hombre apareció sin ningún tipo de documentación. Sin embargo, sí pudo ser identificado por la Policía Nacional, en cuyo registro estaba ya fichado- -por partida doble- era moldavo, de 54 años y, según informa Efe, contaba con dos identidades, una bajo las siglas I. M. y otra como A. G. aunque aún no se conoce cuál de los dos nombres es el verdadero. No hubo ningún testigo. Ni siquiera los trabajadores que vigilan durante la noche las obras contiguas percibieron ruidos de trifulca al otro lado de las vallas. En este tramo de la calle, cercano al parque Enrique Tierno Galván, apenas existen viviendas cercanas. El estrecho callejón formado por las obras, oscuro y suficientemente oculto por EFE las vallas, suele ser utilizado sólo por quienes estacionan sus vehículos en un aparcamiento en superficie, a escasos cincuenta metros del lugar del crimen. Pero casi nunca a altas horas de la madrugada, lo que explicaría que no fuese descubierto hasta la mañana de ayer. El ajuste de cuentas se plantea como la principal hipótesis barajada en la investigación policial, en un asesinato rodeado aún de incógnitas, como la propia identidad del asesinado.