Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 4 9 2005 41 Madrid Los controles policiales se mantendrán en Capitán Haya para disuadir de la prostitución en la zona Hallado un hombre muerto, de origen moldavo, cerca del Planetario con varios golpes en la cabeza La capital comienza el curso con la M- 30 y los accesos principales levantados por las obras Los enlaces de O Donnell y la A- 2 con el tercer cinturón ya se han abierto parcialmente al tráfico b Los responsables municipales creen que este verano ha marcado un punto de inflexión en las obras que saturan el centro a partir del cual sólo cabe mejorar MERCEDES CONTRERAS MADRID. Los atascos no han abandonado a los madrileños durante el mes de agosto y bien lo saben los conductores habituales de los accesos por las nacionales de Extremadura o La Coruña, sin olvidar el norte del paseo de la Castellana, que han soportado una media de 50 minutos de hora punta matutina en pleno verano. La llegada de septiembre, con la vuelta al ritmo laboral, tampoco les va a dar un respiro, sino todo lo contrario. Aunque algunas obras, de las muchas que salpican el centro de la ciudad, terminen en estos días, o se abran parcialmente para ofrecer mayores posibilidades al tráfico, otras muchas permanecen con sus vallas y desvíos mientras el número de coches aumenta paulatinamente. Incorporación paulatina La vuelta, tal y como ha sucedido en los últimos años, está siendo escalonada. Además, en esta ocasión el que el día 1 haya caído en jueves ha convertido al lunes 5 en la primera jornada de fuego para la movilidad de los madrileños. Y, justamente en esa movilidad, la M- 30 será un punto clave, ya que cuenta con un nivel de circulación de los más altos de Europa, unos 200.000 vehículos diarios, y muchos puntos de su trazado seguirán con obra. Aun así, la primera quincena de septiembre todavía no pondrá el cartel de lleno en la capital, ya que algunos madrileños seguirán de vacaciones y los niños no habrán comenzado el colegio. Por ello, el lunes 12 habrá nuevas incorporaciones al tráfico que terminarán, a final de este mes, con la llegada de los universitarios a las aulas. Las obras de la M- 30 han provocado numerosos atascos en sus alrededores ciencia serán dos cualidades que no deberán perder de vista los conductores porque obras quedarán muchas, pese a que este pasado verano ha marcado, según afirmó la concejal de Urbanismo, Pilar Martínez, un punto de inflexión a partir del cual sólo cabe mejorar. Esa visión positiva también se hará realidad de una forma escalonada. El Ayuntamiento reconoce tener abiertas 45 grandes obras, de las que 25 espera que estén terminadas entre el 15 de septiembre de este año y junio de 2006, es decir, en unos nueve meses. Pero la realidad es que la afección de cada una de las obras es muy distinta y no puede tabularse en números. No es lo mismo, JOSÉ GARCÍA por ejemplo, terminar la nueva vía de servicio de la A- 1, que mantener las actuaciones a lo largo de los 6 kilómetros de la M- 30 que se han empezado a soterrar en la ribera del río Manzanares. Aperturas en la zona Este Pese a ello, la apertura de otros puntos del tercer cinturón, total o parcial, tendrá su lado positivo. Los vecinos de la zona Este de la M- 30, que fueron los primeros en empezar a soportar las vallas y los desvíos, van a ser también los primeros en liberarse de las obras y disfrutar de los resultados. Todo ello, pese a que el Ayuntamiento no parece muy dispuesto a anticipar las fechas de las distintas terminaciones. Tal vez, ha decidido mantener la misma política que ha utilizado en la mayor parte del comienzo de las actuaciones y pretende sorprender a los madrileños con aperturas al tráfico en lugar de hacerlo con cierres inesperados. Aun así, para el 15 de septiembre se prevé la retirada de vallas y máquinas en el enlace de la carretera de Barcelona lo que supondrá el fin de los trenza (Pasa a la página 43) El segundo túnel de la risa Fomento también tiene diferentes espacios acotados con una importante obra que comenzó hace más de un año, la construcción del segundo túnel de la risa que unirá Atocha y Chamartín, pasando por la macroestación de Sol, Alonso Martínez y Nuevos Ministerios. En todos estos enclaves, aunque principalmente en Sol, las vallas delimitan el paso de peatones, al igual que sucede con la calzada en algunos puntos del paseo de la Castellana. Esta obra también acota calzadas en Atocha, Antón Martín, Augusto Figueroa, Eduardo Dato o Martínez Campos. Incluso así, para los conductores, la mayor afección de las obras que realiza el Ministerio de Fomento se localiza en la carretera de Barcelona. Allí, a la altura de la avenida de Logroño, empezó hace unos meses la obra que deprimirá las calzadas de esta nacional, a lo largo de casi un kilómetro, para permitir la conexión a nivel, mediante una glorieta, entre la avenida de Logroño y la calle de Alcalá. Esta misma obra de Fomento afectará a las vías de servicio, que se reestructuran o construirán, entre el nudo de Eisenhower y la calle de Arturo Soria. Capacidad de adaptación En este retorno paulatino sólo la capacidad de adaptación del conductor madrileño, que ha demostrado contar con mucha, puede salvar a la ciudad de un caos circulatorio. La búsqueda de calles alternativas, el uso de otros cinturones de circunvalación o la mayor utilización de los transportes públicos pueden ser la solución ante el nuevo curso laboral. O, al menos, eso es lo que deben de pensar los responsables municipales, ya que han decidido mantener esa gran magnitud de obras al mismo tiempo. De todas formas, la relajación y la pa-