Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
36 Internacional ELECCIONES PRESIDENCIALES EN EGIPTO DOMINGO 4 9 2005 ABC Lo tiene todo atado y bien atado para ser reelegido, aunque estos sean los primeros comicios plurales del país. La novedad está en que el régimen ha abierto la posibilidad de un debate de ideas insólito por estas latitudes Mubarak se apea del trono del faraón ALBERTO SOTILLO. ENVIADO ESPECIAL EL CAIRO. A nadie le cabe la menor duda sobre quién va a ganar las próximas elecciones presidenciales de Egipto, aunque sean las primeras en las que compiten varios candidatos. Hosni Mubarak, de 77 años, lo tiene todo atado, y bien atado, para ser reelegido tras 24 años en el poder. Pero esta vez con la novedad de que su elección vendrá acompañada de un peculiar experimento político por el que el presidente ya no se acerca al poder como un faraón investido por los dioses, sino como un ser humano que tiene que bajar a la calle para ganarse los votos en una campaña con todas las garantías de victoria, sí, pero también con un arranque de debate que, aunque sea muy insuficiente, parece también insólito por estas latitudes. Éstas no son unas elecciones tramposas. Son un referéndum por aclamación. El sistema va a engañar y manipular para mantener un régimen de cadáveres nos alecciona George Isaac, coordinador del movimiento contestatario Kifaya (Basta ya) organizado por un grupo de curtidos rebeldes para denunciar lo que consideran unos comicios ilegítimos. Sin embargo, la circunstancia de que el movimiento celebre estos días sus turbulentas manifestaciones bajo la atenta mirada del régimen puede ser también presentado como prueba de que algo se mueve a la vera del Nilo. La importancia de estas elecciones no está en la posibilidad de derribar a Mubarak, sino en el hecho de que muchos egipcios desafíen valientemente sus 24 años en el poder afirma la organización Human Rights Watch. Una mujer mostraba ayer en El Cairo un póster del presidente, durante una marcha de partidarios de Mubarak AFP La oposición de verdad es la de los Hermanos Musulmanes, pero no se les permite presentarse a las elecciones nes. Al igual que tantas otras cosas en este país, está prohibido, pero tolerado. Nur y Gomaa saben que en los islamistas está el granero de votos; y por muy del centro- reformista que se proclamen no han dejado de cortejarles en la campaña. Los Hermanos Musulmanes han pedido a los suyos que vayan a votar, pero no han dicho a quién. La rebelión de los jueces Los osados de Kifaya se manifestaban en el centro de El Cairo al grito de Levanta tu voz. Los que gritan no mueren Y junto a aquel mundanal ruido, cientos de jueces se reunían tranquilamente bajo la sombra de una acogedora carpa para exigir al régimen garantías que impidan que en las elecciones se repitan los abusos que acompañaron al pasado referéndum sobre la reforma constitucional necesaria para celebrar estas elecciones. No habrá un funeral de la democracia mientras queden jueces en Egipto aleccionaba uno de los magistrados al comienzo de la reunión. Tampoco se había visto jamás antes semejante celo de la Magistratura por defender su independencia. Los jueces amenazaron con boicotear las elecciones. Al final, se avinieron a entrar en el juego con la exigencia de que puedan supervisar también los magistrados que fueron expulsados. No las tienen todas consigo, pero como nos explica uno de los jueces: Si participamos, al menos podremos conocer y denunciar los abusos Presidente y candidato, Mubarak saluda a los suyos en un mitin en Alejandría A Mubarak se le da como seguro triunfador. Pero los dos principales candidatos de la oposición claman a los cuatro vientos que son ellos los que van a ganar. Ayman Nur, del partido Ghad (Mañana) es un antiguo periodista que se presenta como hombre del centro liberal aunque, a la hora de la verdad, basa su campaña en reforzar los subsidios a los más pobres. Numan Gomaa, del histórico partido Wafd, también dice que va a ganar, aunque sean muchos los que piensen que su principal objetivo es desbancar a Nur como líder de la oposición consentida. La oposición fuerte de verdad es la del movimiento islamista de los Hermanos Musulmanes pero, como Mubarak no quiere correr riesgos, a estos no les permite presentarse a las eleccio- AFP Mubarak, elegido por Dios Aunque los que de verdad muestran mayor entusiasmo por estas elecciones son quienes se presentan como abanderados del ala reformista del partido de Mubarak. Son ellos quienes han preparado el escenario para que el presidente compita como un político mortal, aunque un anuncio pagado en la prensa por empresarios egipcios diga que Hosni Mubarak ha sido elegido por Dios Son ellos quienes defienden estos comicios como el principio de un proceso de apertura que se inicia con un debate de ideas y partidos, y que se profundizaría en el futuro. Y ellos son quienes se reúnen en torno a la figura del hijo menor del presidente, Gamal Mubarak, que se presenta así como el hombre del futuro. El hombre para quien podría estar diseñado todo este proceso electoral. El tumultuoso pasado reciente 1952. Un golpe de militares nacionalistas derriba la Monarquía. Nasser es nombrado presidente. El país entra en su fase de ascendente nacionalismo. 1967. Guerra con Israel, que ocupa la península del Sinaí. 1970. A la muerte de Nasser es nombrado presidente Anuar el Sadat, que pronto se distanciará de la URSS. 1973. Segunda guerra contra Israel que, aunque termina en tablas, supone un gran prestigio para Sadat. 1979. Paz con Israel, que devuelve el Sinaí a manos egipcias. 1981. Asesinato de Sadat por radicales islamistas. Mubarak es nombrado presidente. Egipto entra en una larga fase de estabilidad para lo bueno y lo malo.