Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 4 9 2005 15 Luis de Ussía y Gavaldá, conde de los Gaitanes, falleció ayer en Madrid a los 92 años de edad Los bomberos temen no poder encontrar el cuerpo del bebé muerto en el accidente aéreo de Baeza Todos los presidentes socialistas rechazan subir la luz para pagar la sanidad El PSOE relanza el anuncio de bajar el IRPF tras las críticas a la subida de impuestos b Los dirigentes autonómicos reclaman más dinero del Gobierno y plantean aumentar la carga fiscal sobre el tabaco porque hay margen para ello G. L. A. M. M. MADRID. Consciente de que su oferta a las Comunidades para paliar el déficit de la sanidad con una subida de varios impuestos no ha satisfecho a las autonomías socialistas y ha irritado a las populares- -y de que además ha generado la inquietud social inherente a cualquier anuncio de más presión fiscal- José Luis Rodríguez Zapatero trató ayer de contrarrestar las críticas, incluso internas, con un compromiso y un recordatorio. El compromiso, con los secretarios regionales y presidentes del PSOE, que de forma unánime le reclamaron ayer una cantidad superior a los mil millones de euros ofrecidos desde la Administración central porque la oferta gubernamental es insuficiente Además, los presidentes socialistas se opusieron en bloque a subir el impuesto de la luz, que afecta a todos los ciudadanos. El recordatorio fue para amortiguar el impacto de su anuncio y reafirmar que cumplirá su prometido rigor en la política fiscal y, por tanto, que bajará el IRPF. Chaves, Sevilla, Maragall y Bono conversan en el Comité Federal ERNESTO AGUDO José Luis Rodríguez Zapatero Presidente del Gobierno Sí, bajar impuestos a las rentas del trabajo es de izquierdas; sí, disuadir del consumo del alcohol y el tabaco es de izquierdas José María Barreda Presidente de Castilla- La Mancha Hay margen para mejorar la oferta del Gobierno. Los recursos aún son insuficientes, pero de momento mejora en mil millones lo que tenemos Rafael Simancas Secretario general del PSOE en Madrid El Gobierno ha cogido el toro por los cuernos, pero es necesario más dinero mentar el recibo de la luz. Aceptan la subida en el alcohol, en el tabaco y en los carburantes. Pero no en la luz, especialmente impopular, y así se lo plantearon a Solbes, que asistió a la reunión y acogió tal rechazo con el compromiso de llevar al Consejo de Política Fiscal y Financiera del próximo miércoles una propuesta renovada. Como alternativa, algunos dirigentes regionales del PSOE como Marcelino Iglesias plantearon una mayor subida de la cantidad que el Gobierno aporte directamente- -supe- Bajar impuestos es de izquierdas Fue al inicio de su intervención ante el Comité Federal cuando Zapatero quiso sacudirse la acusación de que el PSOE está ante su primera gran subida de impuestos. Por un lado, sostuvo que bajar impuestos a las rentas del trabajo es de izquierdas y por ello relanzó el proyecto expuesto por el vicepresidente Pedro Solbes meses atrás anunciando que antes de fin de año presentaremos nuestro nuevo modelo de IRPF, que reducirá el impuesto sobre la renta a los trabajadores y a las clases medias Por otro, puso énfasis en que el Gobierno ni tiene la obligación de solucionar la deuda sanitaria de las Comunidades ni tiene la potestad de imponerles subidas fiscales, pero aún así arguyó que mi Gobierno se siente comprometido y no vamos a desentendernos, como les gustaría a los que quieren que el gasto sanitario se desmorone para privatizar ese servicio Disuadir del consumo del alcohol y el tabaco- -arguyó- -es de izquierdas Sin embargo, durante la reunión del Consejo Territorial del PSOE, a renglón seguido del Comité Federal, Zapatero tropezó con la oposición de sus presidentes autonómicos a incre- rior a los escasos mil millones ahora previstos- -y, en su caso, una mayor presión fiscal sobre el tabaco porque creen que hay margen toda vez que la carga ahora prevista sobre el alcohol será de un 10 por ciento y la del tabaco en torno al 5 por ciento y podría crecer algo más. La conclusión es que las Comunidades del PSOE reclaman más dinero al Gobierno y están dispuestas a subir sus impuestos regionales pero no en la medida en que lo plantea Zapatero. Zapatero llevará más dinero En cualquier caso, para cerrar filas con Zapatero, no quisieron hacer sangre con esta cuestión. La oferta del Gobierno, aunque insuficiente, ha sido acogida por los socialistas como un mal menor, como un satisfactorio punto de inicio para la negociación como sostuvieron Manuel Chaves, José María Barreda, Rafael Simancas o Marcelino Iglesias, que elogiaron a Zapatero por no escurrir el bulto Una negociación a la que acudirá Zapatero a la Conferencia de Presidentes, si no con un as en lamanga, sí con un importante margen de maniobra para aumentar su oferta, señalaron fuentes del Gobierno, que descartaron un no de sus autonomías a la oferta final. Lo que es prácticamente seguro es que todas las Comunidades, rubriquen o no la oferta de Zapatero, se beneficiarán del dinero porque los madrileños, por ejemplo, no tienen la culpa de que su presidenta se oponga defendió Simancas, quien censuró que Esperanza Aguirre baje los impuestos a las grandes fortunas y, en cambio, Madrid sea la Comunidad con menos gasto sanitario por habitante. ERNESTO AGUDO ocupación que se plasmó en el discurso de Zapatero al relegar este tema a la página 13 de las 16 de su discurso. Y, entre todos, el vasco Patxi López destacaba la repercusión del proceso catalán en su comunidad porque, si prospera, sería un modelo de convivencia entre nacionalistas y no nacionalistas. Pese a que todos optaron por subirse al carro del optimismo de Zapatero y Maragall, el pesimismo sobre un nuevo estatuto ha cundido dentro del propio PSC, desde el que se argumenta que CiU no lo quiere y ERC se deja arrastrar Así, hasta en el PSC confían ya más en lo que pueda hacer Zapatero- -que mantiene una relación fluida con Carod Rovira y Duran Lleida- -que en Maragall. Éste apuntó que la clave final será el modelo de financiación. Tan enfrascados estuvieron en lo suyo, que ayer se olvidaron del PP. Ni una mención.