Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14 DOMINGO 4 9 2005 ABC Nacional Zapatero aglutina al PSOE y al PSC para no embarrancar en las reformas estatutarias Maragall: El Estatuto ha de ser políticamente realista y jurídicamente constitucional b Extremadura, Madrid y Castilla- La hoja de ruta del Gobierno Economía. El 15 de octubre presentará el Plan Nacional de Reformas para fortalecer el crecimiento económico, la productividad y el empleo, que prevé incrementos del 25 por ciento en los gastos de formación laboral y en la inversión en I+ D +I. Antes de fin de año, presentará la reforma del IRPF. Diálogo social. La próxima estación ha de ser la reforma del mercado de trabajo para aumentar la estabilidad en en el empleo y la competitividad de las empresas Pacto educativo. El Gobierno empeña su palabra en tratar de lograr un pacto, que dé estabilidad al sistema, sobre la Ley Orgánica de Educación Reformas sociales. Se aprobarán las leyes de Autonomía Personal y Atención a la Dependencia, y de Igualdad. Seguridad. Combatir la siniestralidad vial es un objetivo nacional prioritario En próximas semanas presentará medidas para fortalecer los servicios públicos antes situaciones de emergencia. País Vasco. Se ha abierto una situación política nueva. Ahora llega el momento de la paz y del entendimiento Política exterior. Profundización del modelo social como principio guía de evolución de la UE. Reafirmación del compromiso con las misiones de paz. Incremento del 30 por ciento de las partidas para cooperación al desarrollo. Zapatero, con el texto de su discurso al Comité Federal del PSOE A su tono conciliador y optimista vino a sumarse Pasqual Maragall, quien afirmó que el estatuto catalán ha de ser socialmente ambicioso, políticamente realista y jurídicamente constitucional al tiempo que garantizaba que Cataluña- -aunque podría hacerlo- -no pedirá la reforma de la Constitución, una declaración con la que se identificó todo el Comité Federal, aunque no disipó los temores de los más recalcitrantes. Pero, junto a Zapatero, la estrella ayer fue Manuela de Madre, quien habló antes que Maragall y después de quienes mantienen posiciones más críticas y desconfiadas con el proceso catalán- -Extremadura, Madrid y Castilla- La Mancha, cuyos dirigentes temen que el PP muerda electoralmente en sus territorios por la deriva nacionalista del PSC- La portavoz del grupo parlamentario del PSC arrancó una ovación general cuando dijo: No os preocupéis. El PSC es el que está defendiendo y defenderá que la reforma se haga dentro del marco de la Constitución fael Simancas dijo a sus compañeros catalanes que todo el autogobierno que queráis, pero el proceso no puede terminar con menos Constitución ni con menos España al tiempo que reivindicaba su derecho a opinar sin esperar al texto final porque lo que ocurra en Cataluña afecta al marco institucional global Y el presidente de CastillaLa Mancha, José María Barreda, sostuvo que los estatutos no son derechos preexistentes a la Constitución En las posiciones más cercanas al PSC se alinearon el presidente de Aragón, Marcelino Iglesias, y los representantes de Canarias y Baleares, mientras que el presidente de la Xunta de Galicia, Emilio Pérez Touriño, intentaba poner en circulación la vía gallega y el andaluz Luis Pizarro alertaba sobre la percepción ciudadana de que se presta más atención a este debate que a sus problemas cotidianos, pre- La Mancha advierten de que el debate catalán afecta a todos y no puede terminar con menos Constitución ni menos España GONZALO LÓPEZ ALBA MANUEL MARÍN MADRID. José Luis Rodríguez Zapatero aplicó ayer un liderazgo balsámico para aglutinar a todos los socialistas en el objetivo de llevar a buen puerto la reforma del Estado de las Autonomías, en la que, como advirtió el valenciano Joan Ignasi Pla, el PSOE se juega buena parte de su credibilidad y de sus posibilidades de consolidación en el poder. Tras días de enfrentamiento público, la reunión del Comité Federal- -que congrega a más de 200 dirigentes- -puede resumirse en que todos los socialistas españoles- -incluido el PSC- -respaldan a Zapatero y confían en él para conjugar en este proceso la doble lógica constitucional de la unidad de España y el reconocimiento de su diversidad, y Zapatero confía en el PSC y lo respalda para que esta pauta sea también la del Estatuto de Cataluña. Más allá de los matices diferenciales sobre la visión de España- -que los hubo- de los condicionamientos electorales de cada territorio- -que los hay- -y del intercambio de pullas- -que se produjo- se impuso la unanimidad en que, puesto que las reformas institucionales son un compromiso electoral del PSOE, hay que terminar esto, cuanto antes y bien Ni inmovilismo ni aventuras egoístas Zapatero se esforzó por desdramatizar el debate catalán hasta proclamar que ojalá todos los problemas de España fueran como la reforma de los estatutos Defendió que los catalanes quieren un autogobierno más fuerte para ir del brazo del conjunto de España, no para alejarse de ella Y, ejerciendo la autoridad de su liderazgo- este partido sabe discutir con libertad y actuar con unidad marcó el criterio que vale tanto para el PSOE como para el PSC: ni inmovilismo, ni aventuras egoístas e insolidarias para concluir que a algunos se les notan demasiado las ganas de que este proceso de reformas salga mal... y se van a llevar un chasco Leéis mucho ABC Pero también se revolvió contra algunas críticas reclamando la presunción de inocencia para el PSC y subrayando que no puede entender por qué cuando Ibarra defiende Extremadura es socialista y cuando Maragall defiende a Cataluña es nacionalista para ironizar que me parece que algunos leéis mucho ABC A los más críticos con el PSC les pareció una bronca intolerable que sólo demuestra que el PSC arrastra de as en Ferraz El extremeño Francisco Fuentes hizo de portavoz de Ibarra para defender que nación sólo hay una, y eso ya lo arreglamos en 1978 El madrileño Ra-