Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12 La Entrevista DOMINGO 4 9 2005 ABC (Viene de la página anterior) Haré la oposición que corresponde a mi manera de ser, nada distinta a la que he hecho en el Congreso Tras casi dos años mareando la perdiz, el PSOE nos presenta una financiación sanitaria inflacionista e injusta Un partido no puede vivir pensando en las encuestas y menos cuando no hay elecciones a la vista ¿Cómo puede contribuir el PP a solucionar el problema del estatuto catalán? -Esa reforma no fue idea de Pujol, fue de Maragall, apoyado por Zapatero, que se comprometió a aceptar cualquier propuesta que viniera del Parlamento catalán. Su partido ha votado el dictamen en la Cámara, después han dicho que tiene 21 motivos de inconstitucionalidad. Las divisiones en el seno del PSOE están ahí, son un hecho objetivo y los enfrentamientos del Partido Socialista con sus socios también están ahí. ¿Qué quiere el presidente del Gobierno que hagamos nosotros? Lo que le digo a Rodríguez Zapatero es que la política de abrir debates sobre las reglas de juego- -y el estatuto lo es- -sin saber qué se quiere y a dónde conduce lleva a una situación como en la que estamos. La redacción actual del estatuto es disparatada. Lo único que se puede decir al Ejecutivo catalán es que empiece a gobernar. En Cataluña, como en el resto de España, hay problemas más importantes, como las deslocalizaciones, la crisis del sector del textil o las trabas burocráticas a los agentes económicos y sociales. ¿Qué margen tiene Zapatero para rectificar en el problema del estatuto? -Seguramente poco. Han generado un descomunal problema y pueden intentar la salida del mal menor: hacer un estatuto con visos de inconstitucionalidad y aunque no sirva para nada. Yo, si fuera el Gobierno, no haría esa reforma. No es una demanda de la sociedad catalana. Ya se lo dije a Zapatero en el debate de investidura: no abra procesos en los temas constitucionales y estatutarios si no sabe a dónde va y no tiene garantía de que salgan bien. ¿Acudirán los presidentes de Comunidades autónomas del PP con una posición única sobre la financiación sanitaria a la conferencia convocada por Zapatero? -Nosotros, por principio y tendencia natural, vamos a este tipo de reuniones institucionales. Es como cuando me llama el presidente del Gobierno... ¿Quiere decir que van por educación? -Por educación, por civismo y porque tampoco queremos que nos digan que No tengo favoritos para la sucesión de Fraga en Galicia ¿Cuándo van a acometer la sucesión de Manuel Fraga? -Se hará un congreso en los próximos meses, antes de medio año. Será libre y abierto y cualquier militante puede presentar su candidatura. No es un congreso fácil porque el nuevo presidente del partido tendrá que sustituir a una persona que durante 16 años dirigió la Xunta y además tiene la personalidad, la historia y la autoridad moral de Fraga. Pero las cosas son como son y este partido está obligado a presentar ya una alternativa para las próximas elecciones en Galicia. ¿Tiene usted un favorito para la sucesión? -No. En los congresos regionales se presenta quien quiere, como ha ocurrido en otros sitios y no ha pasado nada. ¿Ni siquiera tiene idea del perfil que debería tener el sucesor? -Tampoco. No debo hablar de eso como presidente del partido. Quiero una persona que pueda ganar y en quien confíe la sociedad gallega. Es lo único que me importa. ¿Pero debe ser joven? -Desde luego, una nueva generación debe asumir el poder en Galicia. ¿En qué fase está dispuesto a intervenir? -Espero no tener que intervenir. Confío en que se cumplan las normas estatutarias, hablen, dialoguen y decidan lo que quieran. no queremos hablar, que sería falso. Los presidentes autonómicos lógicamente, en estos asuntos, tienen intereses contrapuestos, como siempre. A algunos les viene bien el criterio de población, a otros el de envejecimiento y a otros el de dispersión. ¿Qué hará el PP en la conferencia de presidentes? -Hay un sistema de financiación aprobado por unanimidad. Se empeñaron en cambiarlo por presiones del tripartito catalán. Pero no tenían modelo, y, después de un año y medio largo, lo que nos han presentado es una resolución transitoria que no resuelve nada y vuelve a los peores tiempos del pasado. No se hacen reformas y se suben impuestos. Todo esto demues- tra no sólo que hay falta de criterio, sino que se convoca una conferencia de presidentes para hacer propaganda. Esto entra dentro de esa política preocupada más por los medios que por los fines. Y, desde luego, Zapatero incumple claramente su promesa de no aumentar la presión fiscal. La subida de los impuestos del tabaco, el alcohol, la luz y la gasolina es inflacionista e injusta y no resuelve nada. Es una decisión sorprendente tras casi dos años mareando la perdiz con este asunto. ¿Les toca ya empezar a recortar distancias con el PSOE? -Un partido político no puede vivir pensando permanentemente en las encuestas y menos cuando no hay proxi- midad a las elecciones. El Partido Popular se prepara para presentar una alternativa sólida que pueda tener la confianza de una mayoría de los españoles. Ése es nuestro objetivo básico, además de criticar lo que el Gobierno hace mal- -que es lo fundamental- -y denunciar su obsesión por la apariencia. Queremos saber cuáles son los resultados de sus planes contra los incendios tan promocionados en los telediarios o los efectos de su ley de violencia doméstica. ¿Está ocupado el espacio de centro por el Partido Popular? -Está ocupado y bien ocupado. Además, el Gobierno está en la radicalidad, como es evidente. Nosotros estamos en el centro reformista.