Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 4 9 2005 Opinión 7 MEDITACIONES MAÑANA OS dispositivos tácticos de Zapatero y Rajoy ante la reunión que ambos mantendrán mañana en La Moncloa son similares, y parte de la consideración mutua de que se trata de un encuentro formal en el que lo importante es la apariencia. Por encima de las diferencias, que son casi todas, los dos se han impuesto como condición transmitir normalidad institucional. O lo que es lo mismo: subrayarán cordialmente sus discrepancias con media sonrisa... y a correr. Eso sí: con educación y buenas maneras. La foto- -dos rostros amables- -y poco más. El curso político no está para perderse en disquisiciones, una vez comprobado que el PSOE y el PP, hoy por hoy, están en las antípodas. Ningún as bajo la manga de ninguno. Ni de Zapatero ni de Rajoy. Que no está el horno para juegos de naipes. MARCO AURELIO L LEER Y PENSAR MI NO A LA GUERRA (CIVIL) LOS CAÑONES DE AGOSTO DE BARBARA W. TUCHMAN Península Barcelona, 2004 591 páginas 23 euros La fuerza de las circunstancias Barbara Tuchman (1912- 1989) fue una historiadora autodidacta que ganó dos veces el premio Pulitzer. En la primera ocasión, en 1962, con este magnífico fresco del desencadenamiento y primeros pasos de la Gran Guerra. Dotada de una tremenda capacidad de evocación, la autora hace pasar ante nuestros ojos las grandezas y las miserias de las testas coronadas europeas en el funeral por Eduardo VII en mayo de 1910, el autismo de los generales de gabinete preparando minuciosos planes de guerra durante años, la frenética actividad diplomática de fines de julio y, por fin, el desencadenamiento del conflicto y su evolución hasta las batallas de las fronteras y el milagro del Marne que hizo derivar la guerra de movimientos en guerra de trincheras. En ese otoño ya se vislumbraba el final de la belle époque y el comienzo del siglo más convulso de la Historia de la Humanidad. La lectura de Los cañones de agosto. Treinta y un días de 1914 que cambiaron la faz del mundo brinda un aleccionador ejemplo del limitado poder de los militares y de los hombres de Estado ante la fuerza de circunstancias que rebasan su capacidad de decisión. EDUARDO GONZÁLEZ CALLEJA A, pues ya les han pagado la factura que tenían al cobro desde la pegatina del no a la guerra Hablo de la foto de familia de los que ocupan la pool position en la parrilla de salida de la nueva programación de TVE. La foto es intercambiable con la de los pegatineros de los Goya. Son los mismos. Han ganado. La foto de los que se arriman al perol de TVE es el desfile de la victoria de los camisas viejas del no a la guerra Todo el que ayudó a derribar al Gobierno del PP tiene su premio. Pilar Bardem tiene su programa. Loles León va de estrella. Rosa María Sardá cobra las rentas del cortijito marciano de su hermano el latisueldista. Nunca un multimillonario ridiculizó tanto a Aznar, insultó tanto a la derecha a la que pertenece por renta y patrimonio. La programación de TVE es el camión- escoba que se lleva todas las basuras abandonadas por Crónicas Marcianas Rescatan a Pepe NaANTONIO varro. Será para hablar de libros. BURGOS Qué raro, faltan Ana Belén y Conchita Velasco. Y tras el desfile de la victoria del no a la guerra otra guerra, en los anuncios de TV: la civil española. La que ahora resulta que tienen que ganar los rojos, por co... leccionables. En un solo bloque de publicidad, hasta tres anuncios, tres, con la comercialización de nuestra guerra. El machadiano trozo de planeta por donde cruza errante la sombra de Caín es el Planeta Agostini. Este Gobierno, en apenas un año, tiró por la borda todo lo que creíamos superado, olvidado, perdonado, con las tres C de la transición: Constitución, Consenso, Concordia. Las piquetas de los gallos cavaron las fosas comunes buscando la aurora roja de los fusilados. De un bando solamente, claro. Desenterraron el odio. Exhumaron las dos Españas. La guerra olvidada y perdonada volvió a estallar. Y ahora, lo que faltaba: se comercializa el filón demagógico del revanchismo, la herida abierta de la E memoria. Aquí no hay Pacto de No Intervención Comercial. Aquí gusta mucho traficar con desgracias ajenas. Han visto que la guerra civil sigue siendo un filón, que el odio mueve montañas y millones, ya están aquí los fantasmas, los viejos fantasmas de la guerra, en los libros del oportunismo, en la mercadería del quiosco. En un anuncio hasta sacan a dos figurantes disfrazados de las dos Españas: un falangista de guardarropía que con su mono azul más bien parece un mecánico de chapa y pintura; un miliciano que me recuerda demasiado a un galáctico del Real Madrid con gorra anarquista y pañuelo rojo. ¿Para qué? Para vendernos un libro de Reverte sobre la batalla del Ebro. Si me quieres escribir, ya sabes mi paradero: el quiosco de la esquina, coleccionables a un euro. Y otro anuncio nos venden la serie de los protagonistas, los desaparecidos. Vamos, las fosas famosas. Así se llama el libro que sale a toda pantalla: Las fosas del silencio En la portada, una foto del patio del Cuartel de la Montaña sembrado de cadáveres de sus heroicos defensores. Buen título: sobre los asesinados por los rojos sí que hay una fosa de silencio. Se vuelven a inventar los fascículos coleccionables de Ricardo de la Cierva. Con los libros, pronto darán retractiladas en el quiosco las piezas para armar el crucero Baleares El próximo Planeta lo ganará una reescritura del millón de muertos de Gironella. Han hecho de la guerra civil un parque temático. La factoría Disney está al llegar al Jarama, a Teruel. En Paracuellos podría hacerse un parque temático muy instructivo, un Terra Trágica. Por eso yo, aunque nunca me den como premio un programa de TVE, en el espíritu de concordia de la Constitución, propongo solemnemente que los que estamos ya hasta el gorro cuartelero de tanta manipulación y tanta comercialización de la carne y la sangre de nuestra trágica Historia, también saquemos nuestra pegatina. con el desparpajo con que ellos lo hacen. Una pegatina que diga: No a la guerra (civil)