Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 3 9 2005 Los sábados de ABC 103 MOTOR NO SOMOS ASESINOS FRANCISCO DEL BRÍO N Su aspecto es imponente, muy agresivo. Una verdadera muscle bike potente y eficaz en todos los terrenos BMW K 1200 R Cuestión de fuerza NIEVES COLLI Si alguien pensó que las BMW tienen que ser siempre sinónimo de moto tranquila y en las antípodas de las emociones que ofrecen los motores de las deportivas clásicas- -ya sean japonesas o italianas- se equivoca o no se ha subido a lomos de la K 1200 R, una roadster devorakilómetros, tan fiera como bella y musculosa, tanto en su aspecto como en sus prestaciones. Yo era de esas así que, después de recoger la unidad de pruebas en el concesionario, arranqué con sincera curiosidad. Todo presagiaba bien pues amaneció un día perfecto, de los que el verano regala a veces a los amantes de las dos ruedas. Además era un día cualquiera- -miércoles o jueves, lo mismo da- condición casi imprescindible para que determinadas carreteras estén despejadas. La primera sensación fue, pese al aspecto imponente de esta moto y a su peso (237 kilos) de una enorme manejabilidad. Los kilómetros me lo confirmarían después. Potente tirón La toma de contacto la hice por autovía. Me pareció que ese sería su terreno y que ahí podría desplegar sin complejos sus 163 CV. El límite no lo pone tanto la moto como la resistencia del piloto a la hora de aguantar el empuje del aire en esta gran naked capaz de superar con creces los 200 kilómetros por hora. El nervio de su motor de 1.157 cc y cuatro cilindros en línea es evidente en las marchas cortas, dotadas de un potente tirón. Apenas necesita 3 segundos para pasar de 0 a 100. A medida que sube la aguja del cuentarrevoluciones, se suaviza la entrega de potencia lo que, en conjunto y a altas velocidades, ofrece finura y sensación de control. Hechos unos cuantos kilómetros, decidí subir a San Lorenzo de El Escorial y, de allí, a las Navas. Un trayecto serrano variado, con tramos revirados y otros de curva rápida, que pondrían a prueba las dotes de esta BMW. Ahí podría demostrar si es una moto todoterreno La experiencia resultó ser muy divertida y satisfactoria. La K 1200 R se mueve en curva como pez en el agua. El cambio algo tosco- -lleva el sistema de transmisión por cardan- -es quizás su único punto oscuro, pero no ensombrece todas sus demás virtudes: es ágil en los cambios de dirección y segura en la trazada; su paso por curva es rápido y la mordida de sus frenos- -el sistema integral ABS es Los dos relojes analógicos se iluminan de noche en un vivo color naranja. Toda la información necesaria, en una pantalla digital FICHA TÉCNICA BMW K 1200 R Motor de 4 cilíndros en línea y 4 tiempos Refrigeración líquida Encendido electrónico Potencia: 163 CV Cilindrada 1.157 cc Velocidad máxima: más de 200 km h Freno EVO de doble disco delante: 320 mm Freno monodisco con pinza de dos émbolos detrás: 265 mm Bastidor de aluminio con motor autoportante Horquilla Duolever electrónicamente regulable con ESA (opcional) Amortiguador regulable opcional- -muy potente. Incluso en frenadas bruscas, esta BMW es capaz de mantener su trayectoria sin despeinarse La eficaz amortiguación- -Paralever detrás, y el nuevo Duolever delante- -se puede regular electrónicamente desde el manillar. El dispositivo ESA (Electronic Suspension Adjusment) también es opcional y tiene tres posiciones posibles: blanda para circuito urbano y conducción con pasajero, normal y dura para conducción deportiva. ¿Y en ciudad? Esta K 1200 R se atreve realmente con todo y, pese a su tamaño- -mide con ESA electrónicamente Neumáticos: 120 70 ZR 17, 180 55 ZR 17 Altura del asiento 820 mm (790 mm asiento bajo) Peso en seco: 237 kg Depósito de combustible 19 litros (4 de reserva) Consumo 4,7 litros a los 90 km h Colores: grafito y aluminio; amarillo y pizarra; blanco aluminio y pizarra Opciones: parabrisas sport, puños calefactables, rueda sport, alarma, ESA, ABS integral parcial, asiento bajo y parrilla equipaje. 2,195 metros de largo- se desenvuelve en las calles y entre coches con mucha más soltura de la que cabe esperar de una R De gran ayuda es su bajo centro de gravedad- -conseguido gracias a la posición transversal del motor- lo que permite que el piloto pueda moverla sin esfuerzo. Su ancho manillar pone la guinda de la comodidad y de la sensación de control de la situación. En definitiva, a la pregunta del eslogan de la marca ¿Te gusta conducir? puedes contestar sin problema: Sí, si es una K 1200 R BMW K 1200 R Modelo K 1200 R C. C. 1.157 C. V 163 Precio 14.750 UNCA me he sentido tan indignado como al ver la última campaña difamatoria de la Dirección General de Tráfico, en la que, con la mayor impunidad, se atreve a comparar a quienes superan los 140 km h con un asesino múltiple como Charles Manson. No tengo el menor inconveniente en admitir que yo supero, cuando considero que es posible hacerlo, ese límte absurdo, al mismo tiempo que me impongo muchas medidas de seguridad que van más lejos que las señaladas por la ley de Seguridad Vial, hasta el punto de que algunas personas me consideran un maniático en este punto. Por tanto, no me considero un asesino y tengo más respeto a la vida que algunos que permiten muchos desmanes en las carreteras. El director de la DGT, Pere Navarro, que ha demostrado su incompetencia para resolver los problemas de la seguridad vial e incapacidad para reducir los accidentes y víctimas de circulación (los datos comparativos internacionales avalan cuanto digo) recurre a la difamación e intenta hacernos sentir culpables, al grado de asesinos. Personalmente utilizo mi única arma para denunciar esta difamación, que es la palabra, pero espero que alguna otra persona o institución ponga en su lugar a este director. Aunque por razones de la campaña actual de la DGT he personalizado mi indignación en su actual director, he de consignar que nunca he conocido un gobierno que afronte el problema con seriedad y llegue más allá de organizar campañas de escasa repercusión. Campañas que, además, son repetición de otras que ya demostraron su ineficacia y siempre basadas en lo mismo: la velocidad. Es indudable que ahora, por el miedo a la multa, los conductores españoles hemos reducido notoriamente la velocidad. ¿Alguien en la DGT se ha preguntado porqué los muertos no bajan en la misma proporción?