Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
94 Los sábados de ABC SÁBADO 3 9 2005 ABC ENREDANDO EN INTERNET del avistamiento de un objeto extraño en su radar. Allí permaneció más de 16 horas, mareado y fatigado por la falta de oxígeno, pero consiguió controlar los nervios y logró ir pinchando globos hasta que la gravedad le rescató de su aventura y le permitió descender. Tras comprobar que murió sin descendencia tiempo después- -uno de los requisitos imprescindibles para optar al premio- los creadores del concurso le concedieron una de las pocas menciones honoríficas. Piense algo, lo que sea, y, tras contestar apenas veinte preguntas, Q 20 le dejará de piedra adivinando su pensamiento En www. estasmuerto. com se puede averiguar la fecha exacta en que nos marcharemos al otro barrio Sólo para valientes Macabras y absurdas son también otras páginas que, en lugar de relatar las disparatadas formas de morir de algunas personas, se dedican a vaticinar cómo visitará la parca al usuario que se adentre en sus páginas. Estás muerto (www. estasmuerto. com) es una invitación a conocer la hora, el día y el modo en que cruzaremos la laguna Estigia. Una vez contestado un cuestionario, aparecerá un marcador con la cuenta atrás de los segundos de vida que le restan. Toda una osadía para aquellos que realmente se lo crean. Sin embargo, la tenebrosidad de la web no acaba con esa premonición siniestra, ya que hay apartados igualmente fúnebres en los que puede elaborar su propia esquela y remitirla a un amigo, enviar ciberamenazas a quienes no sean de su agrado o introducirse en el purgatorio donde cientos de almas aguardan la visita del nuevo socio. Internet es un pozo de sabiduría pero, como siempre sucede, la inteligencia, la estupidez y lo macabro se reparten a partes iguales el tiempo que los internautas dedican a navegar La involución humana en la red nternet es un cajón de sastre donde podemos encontrar de todo es algo sabido desde hace tiempo. Que, como reflejo de la humanidad que es, manifiesta sus genialidades y estupideces, tampoco se le escapa a nadie. Hacer un compendio de todas las muestras de virtud y estulticia humana en la red resultaría imposible, pero hay excelentes ejemplos de ello. Los Premios Darwin (www. darwinawards. com) se basan en la Teoría de la evolución del inglés Charles Darwin, según la cual las especies son como son debido a que, en un entorno agresivo en el que los recursos son menores que las necesidades, sólo sobreviven los más aptos. Al albur de esta teoría, la web se decidió a condecorar de forma anual a aquellos miembros del género humano que, en situaciones de supina estupidez, se hayan quitado de en medio contribuyendo así a la mejora genética del ser humano Suena verdaderamente macabro pero, vistas las historias que se han ido recopilando desde 1994- -verídicas todas por mucho que cueste creerlo- se hace patente la cita de Benjamin Franklin que abre la web de este atípico concurso: Todos nacemos ignorantes, pe- Quei TEXTO: I. AGUILAR A. RIVEIRO FOTOS: ABC ro uno debe trabajar duro para permanecer estúpido El último premio fallado corresponde a 2003, cuyo ganador fue Manoel Messias Batista Coelho, un joven que trabajaba limpiando los tanques de los camiones de gasolina. Como era habitual, procedió a llenar los tanques de agua con el fin de eliminar el gas inflamable que queda dentro de ellos; al cabo de una hora regresó para comprobar si el nivel de agua era el correcto para seguir adelante con el proceso, pero la oscuridad del tanque le impedía comprobarlo, por lo que encendió un mechero con el que iluminarse. Craso error. El gas no había sido desalojado del todo, por lo que explotó, lanzando al pobre operario a más de 100 metros de distancia y provocándole una muerte fulminante. El ganador de cada edición se elige mediante el voto de los usuarios de la web, que pueden elegir su historia favorita una vez que ésta es verificada por los promotores del concurso. Uno de los sucesos más votados fue el del dueño de un Chevrolet Impala que, cansado de conducir a la misma velocidad que el resto de los mortales, robó un cohete de los utilizados para impulsar a los aviones militares cuando despegan en pistas cortas. El incauto fitipaldi probó su nuevo juguetito en una explanada del desierto de Arizona: acopló el impulsor, inició su marcha y, cuando alcanzó una velocidad adecuada, lo encendió. En apenas cinco segundos, según los investigadores, alcanzó los 560 kilómetros por hora, para poco después iniciar un descontrolado vuelo que le llevó a estrellarse contra una montaña próxima a una altura de 40 metros del suelo. Digno del Coyote con los productos marca Acme, o del Pato Lucas. Un paseo por las nubes Larry Walters decidió en 1982 aplacar la frustración que le provocaba haber nacido sin alas para surcar los cielos, la cual vio incrementada al no poder ser piloto por padecer problemas de la vista. Compró 45 globos de helio y los ató a una silla para, provisto de emparedados y cervezas, poder disfrutar de su paseo por las nubes. Se sentó en su invento dispuesto a cumplir su sueño, con la pretensión de que cuando quisiera descender tan sólo tendría que ir pinchando globos. Ocurrió que, en el momento en que sus amigos cortaron las cuerdas que le unían a tierra firme, Larry salió disparado como un cohete, y no paró precisamente a los 10 metros de altura que tenía previsto, sino que continuó subiendo hasta los 5.000 metros a los que suelen volar los aviones, provocando que más de un piloto alertara Inteligencia Artificial Pero la sapiencia también abunda en el océano interactivo, donde encontramos un abanico desmesurado de webs que encierran misterios de lógica y enigmas en ocasiones indescifrables. Una de las más visitadas es 20 Q (www. 20 q. net) donde una inteligencia artificial promete adivinar el pensamiento del internauta. No es algo descabellado, ya que en un máximo de 20 preguntas que la IA le hace al internauta (no vale mentir para despistar) el ordenador, el programa o llámese como se quiera, adivina el objeto, animal o sentimiento en el que se piensa dejando al respetable de piedra. La Red es punto de cita de muchos esforzados y llamativos idiotas Darwin previó la evolución del hombre, pero no la involución de parte del género humano