Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 3 9 2005 Los sábados de ABC 93 El parque dará un nuevo impulso a Hong Kong, que ha acusado la recesión económica y los casos de peste aviar 10.000 reservas de hotel en sólo tres semanas El éxito previsto para el parque Disneyland de Hong Kong es tal que, desde que se abrió hace tres semanas el teléfono de reservas de los dos hoteles con que cuenta el recinto, se han solicitado ya 10.000 habitaciones. Aunque la mayoría de los pedidos han sido efectuados por residentes en la ex colonia británica, la dirección de Disney confía en que los viajeros procedentes de la China continental ocupen el 40 por ciento de las mil habitaciones disponibles entre ambos establecimientos. El primero de ellos, el Hotel Disneyland, es un lujoso edificio de estilo victoriano con categoría de cinco estrellas y dotado de las más esplendorosas instalaciones (salones de época, balneario y, por supuesto, la tienda de regalos con objetos de la marca) El precio de sus 400 habitaciones, divididas entre las que tienen vistas al mar y las que dan al parque, está entre 1.600 dólares de Hong Kong (166,89 euros) y 6.800 dólares (709,31 euros) Dicha tarifa incluye no sólo un cuarto o una suite para una familia de cuatro miembros formada por un matrimonio y sus dos hijos, sino también la entrada al parque. Por su parte, el Hotel Hollywood, de cuatro estrellas y con 600 habitaciones, se inspira en el mundo del cine y hará que los huéspedes se sientan en sus estancias como auténticas estrellas del séptimo arte. A pesar de que no se ha descuidado ningún detalle, este establecimiento es más modesto y funcional que el anterior, por lo que sus habitaciones cuestan entre mil dólares de Hong Kong (104,30 euros) y 1.800 dólares (187,73) Ambos hoteles estarán disponibles un día después de que el parque de atracciones abra sus puertas el 12 de septiembre, una fecha elegida por los maestros orientales del feng shui por ser el momento perfecto para inaugurar Disneyland Hong Kong Pero, como no siempre llueve a gusto de todos, dicha ceremonia se verá saboteada por la presencia de grupos defensores de los derechos humanos que acusan a la compañía estadounidense de explotar a sus trabajadores con interminables jornadas laborales y sueldos de miseria. Algo que, de ser cierto, no diferencia demasiado a este mundo de ensueño de la cruda realidad social que impera en China. Ensayos de Mickey, vestido de gran gala para la inauguración Tripulantes espaciales de la Tierra del Mañana la Fantasía, la Tierra de la Aventura y la Tierra del Mañana. La que más interés y asombro causará será, sin duda, la primera, ya que el impresionante castillo de Aurora, la idílica fortaleza que aparecía en la película La Bella Durmiente se erige majestuoso como uno de los iconos más reconocibles del universo mágico de Disney. Como, al fin y al cabo, este recinto no es otra cosa que un parque de atracciones, el recorrido comienza aquí en el Carrusel de la Cenicienta, que da paso a la visita a los ositos de Winnie the Pooh y al bosque encantado donde los turistas podrán emular al rey Arturo. Ayudados por el mago Merlín, los visitantes han de intentar sacar la mítica espada Excalibur de la piedra donde permanecía incrustada a la espera del soberano de Inglaterra. Ya dentro del castillo, un espectáculo tridimensional ofrece un repaso a las películas más famosas de la factoría Disney, desde el primer cortometraje de 1928 en el que apareció el ratón Mickey hasta los últimos éxitos de la sucursal Pixar. En el Jardín de la Fantasía los niños disfrutarán de lo lindo fotografiándose junto a Pluto, Goofy, Minnie o el pato Donald. Antes de concluir el paseo en un teatro con bailarines que representa los éxitos musicales de La Bella y la Bestia o El Rey León otro carrusel volador formado por reproducciones del orejudo elefante Dumbo elevará a los más pequeños para que puedan ver bien la Cueva de Blancanieves y los Siete Enanitos, donde hay que pedir un deseo antes de partir hacia la Tierra de la Aventura. deros se han apropiado de la figura de Tarzán, el personaje de Edgar Rice Burroughs, para complacer a los visitantes, que pueden subir al árbol donde vive el rey de los monos. Y otro monarca, el supertaquillero Rey León despedirá el recorrido con una nueva actuación musical que dejará un buen sabor de boca, y mejor de oído, con el que afrontar la última etapa de la excursión: la Tierra del Mañana. En este futurista recinto, la primera prueba consiste en ayudar al intrépido pero ingenuo Buzz Lightyear, el ranger espacial protagonista de la película Toy Story a salvar la galaxia de las garras del malvado emperador Zurg. A ritmo de tam tam En este escenario en forma de jungla africana, la tribu de los Liki Tikis saluda a ritmo de tam tam la llegada de los viajeros, que luego pueden surcar con una canoa un río plagado de exóticos animales, en otra atracción concebida por el imaginativo Disney. Como el negocio es el negocio, sus here- Con el cosmos ya en orden y para reponerse del cansancio, Disneyland Hong Kong cuenta además con dos hoteles de lujo y varias áreas de esparcimiento en plena Bahía de Penny, entre las que destacan un paseo y un muelle rodeados por zonas ajardinadas. Todo con tal de dar un agradable día familiar a la emergente clase media de esta todavía China comunista que cada día es más capitalista. Cuando el sucesor de Mao, Deng Xiaopeng, justificó las reformas económicas hace dos décadas diciendo aquello de gato blanco o negro, lo importante es que cace ratones seguro que no estaba pensando en Mickey Mouse.