Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
92 Los sábados de ABC SÁBADO 3 9 2005 ABC MICKEY MOUSE APRENDE CHINO (Viene de página anterior) cultura yankee el ratón Mickey, habrá conquistado el corazón, y también el bolsillo, de los 1.300 millones de habitantes que conforman el dragón rojo la nación más poblada del planeta. Gracias a la popularidad de la que gozan en China los personajes creados por esta fábrica de sueños, el negocio parece asegurado. Así lo reconoce el secretario de Finanzas de la ex colonia, Henry Tang, quien calcula que el parque temático reportará unos beneficios de 180.000 millones de dólares de Hong Kong (18.783 millones de euros) durante los próximos cuarenta años Entradas a precio módico A pesar de tan cuantiosos ingresos, los responsables del nuevo Disneyland aseguran que los precios de las entradas serán algo más baratos que las tarifas impuestas en otras instalaciones hermanas, como las de Orlando (Florida) y Tokio, donde cada billete cuesta 44 y 40 euros, respectivamente. El parque se ha ajustado a los ingresos más modestos de China y del sureste asiático y ha fijado unos precios que van desde los 30 euros para los adultos (36,5 el fin de semana) hasta los 22 euros para los niños de entre 3 y 11 años (26 los fines de semana) Además, este complejo dedicado por completo al ocio y a la diversión generará unos 5.000 puestos de trabajo que se sumarán así a los 11.400 operarios que han participado en su construcción. Con tan faraónico proyecto, Hong Kong, antaño uno de los centros financieros y comerciales más pujantes del Lejano Oriente, se dota de un reclamo turístico de primer orden. Una iniciativa que le permitirá recobrar el impulso perdido tras la crisis que azotó a Asia a finales de los 90 y las epidemias de la neumonía atípica y de la gripe aviar de los últimos tres años. Por ese motivo, no es de extrañar que la comisionada de Turismo, Eva Cheng, defina como un hito histórico en el desarrollo de la ciudad la puesta en marcha del parque temático de Disney. Estratégicamente ubicado en la isla de Lantau, a sólo diez minutos del aeropuerto internacional de la ex colonia y a menos de media hora en metro de la isla de Hong Kong y de la península de Kowloon, el recinto se divide en cinco zonas que harán las delicias de pequeños y mayores. Tras la entrada, donde un jardín con el retrato floral de Mickey Mouse da la bienvenida, se abre una calle principal típicamente americana que Minnie Mouse, del brazo de un cantante local muy conocido, Jacy Cheung, maestro de ceremonias el día 12. Abajo, Gooffy hace de chef parece sacada de una fotografía en sepia de principios del siglo pasado. En esta fidedigna, pero artificial, reconstrucción del pasado no faltan los coches propios de la época ni un tren antiguo que recorre las instalaciones y que parte del Ayuntamiento y del parque de bomberos, convertidos en centro de información y atención a los turistas. Castillo de sueños Avanzando por esta colorista vía, se llega a la plaza central, originalmente ideada por Walt Disney hace medio siglo para su primer parque y desde la que se puede acceder a las tres atracciones principales del complejo: la Tierra de