Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 3 9 2005 59 Toros FERIA DEL ATLÁNTICO DE BAYONA (FRANCIA) Lengua azul Por qué El Juli marca la diferencia Plaza de toros de Bayona. Viernes, 2 de septiembre de 2005. Casi lleno. Toros de Javier Pérez- Tabernero, amplios de carnes y volúmenes y de pobre juego; 1 y 2 ásperos; destacaron el muy noble 4 y el 3 muy a menos. El Juli, de nazareno y oro. Media estocada y dos descabellos (silencio) En el cuarto, pinchazo, media pasada y descabello (oreja) El Fandi, de blanco y oro. Pinchazo en los bajos, dos pinchazos y cinco descabellos. Aviso (pitos) En el quinto, dos pinchazos y descabello (silencio) Eduardo Gallo, de azul pavo y oro. Estocada atravesada que hace guardia y dos descabellos (saludos) En el sexto, estocada y descabello (palmas) El MAPA amplía la zona restringida a Madrid EFE. El Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA) ha ampliado la zona restringida de los focos de lengua azul a determinadas comarcas de las Comunidades Autónomas de Castilla- La Mancha, Castilla y León y Madrid, al declararse recientemente focos primarios que modifican la zona restringida. Según informó el MAPA, también se ha decidido regular los movimientos de los animales situados en el área de 20 kilómetros alrededor de los focos, para posibilitar el envío para sacrificio o lidia a zona restringida y a zona libre, cumpliendo en cada caso ciertos requisitos. ZABALA DE LA SERNA BAYONA (FRANCIA) Toro amplio para abrir boca. Tan amplio como de difícil definición. Aparentemente sin excesivas fuerzas y, a la vez, con la suficiente casta remontada, como la manzanilla pasada, como para sacarte de la plaza de un empujón de riñones. Complicada tarea para El Juli, que si le obligaba, perdía las manos, y si no, le buscaba por debajo con modales tabernarios. Tampoco se complicó mucho la vida Juli. Tras intentarlo por ambas manos, aliñó por bajo y sobre las piernas. El Juli marcó de nuevo la diferencia con el cuarto. Se sale porque supera a los demás en sitio, valor y, especialmente, en afición. Las marcas se amplifican porque el nivel de los demás está bajo mínimos. Entre virtudes propias y defectos ajenos, la diferencia se antoja abismal. Toreó J. L. con suavidad la nobilísima embestida del pereztabernero de dulce sangre Atanasio. Ligó en redondo con más técnica que calidad y se olvidó del cuerpo para disfrutar a placer al natural. Después convirtió la faena en un ejercicio de dominio, rendido y entregado el ejército contrario. Alguien sugirió que ese alarde de poderío hubiera sido la órdiga con el anterior. En Francia también hay guasa, M. del Campo (Valladolid) Manolo Sánchez y Rivera Ordóñez, a hombros ABC. Toros de Los Eulogios, nobles. Manolo Sánchez, oreja y oreja. Manuel Díaz El Cordobés ovación y silencio. Francisco Rivera Ordóñez, ovación y dos orejas. El Juli cortó la única oreja de la tarde no se crean. Juli calentó al gentío en terrenos mínimos, y de no pinchar sale a hombros con seguridad. En la hora de la verdad, El Fandi cuarteó la suerte y evitó la rectitud del volapié en feos pinchazos, reflejo de su actitud anterior, entre el sí y el no, entre el voy y el no voy, entre el paso adelante o el paso atrás, principalmente atrás. Toro reservón para haber atacado más. No fácil, pero tragón. O sea que se tragaba los pases a su pesar. Predominaron las desconfianzas de Fandi sobre el supuesto afán de someter aquella aspereza con signos de gobernabilidad. Además, a medio gas en banderillas, El Fandi es igual a nada. Fandila no contó en ningún aspecto. Con los palos volvió a estar ventajista, clavando siempre a toro pasado, y con la muleta no hubo posibilidad alguna al partirse el toro una mano. MUNDOTORO Ilusionó el tercero en el capote de Gallo. Como ilusionó un principio de faena de la más alta expresividad que se le haya visto al torero salmantino, apoyado en los riñones, y sintiendo la historia. Pero Eduardo Gallo se puso a pegar derechazos y se olvidó de sentir. Toro y torero a menos. Para cuando presentó la izquierda, el desgaste pesaba demasiado. Superó un desarme de muleta con un acortamiento de distancias, asomó la espada con guardia contraria y simplemente saludó desde el tercio. Tampoco hubiera dado para más. De tal forma se encogió el último del deslucido y voluminoso sexteto de Javier Pérez- Tabernero que todo lo que permitió a Eduardo Gallo fue un brindis a Su Majestad El Viti, el espléndido maestro de izquierda acodada y canosa seriedad. Mérida (Badajoz) Rotundo triunfo de Miguelín Murillo ABC. Novillos de Juan Manuel Criado. Rui Fernandes, oreja en ambos. Murillo, cuatro orejas. Ambel Posada, vuelta y oreja tras aviso. Daganzo (Madrid) Salvador Cortés brilla ABC. Toros de López Candel. José Ignacio Ramos, ovación y oreja. Sánchez Vara, palmas y silencio. Salvador Cortés, oreja en ambos. Melilla Padilla corta un rabo MUNDOTORO. Toros de Peralta, buenos en conjunto. Canales Rivera, ovación tras aviso en ambos. Juan José Padilla, dos orejas y dos orejas y rabo. Juan Manuel Benítez, ovación en los dos de su lote. FERIA DE PALENCIA César Jiménez arregla el desaguisado JAVIER LÓPEZ HERNANZ PALENCIA. La corrida del patrón caminaba por la senda del aburrimiento por culpa de la descastada corrida del Capea, hasta que salió el último y arregló en colaboración con César Jiménez el desaguisado. El madrileño comenzó de hinojos en los medios. Ya incorporado, le concedió distancia y dibujó los mejores muletazos de la tarde. Series largas, templadas y armoniosas, en una labor compacta, aprovechando el buen tranco del murube, que tuvo como defecto el no humillar. Mató bien, se le premió con las dos orejas y consiguió la faena más completa del ciclo. A César Jiménez le correspondió en tercer lugar un marrajo descastado que nunca rompió. La cortedad del viaje, el estar siempre pendiente del torero y las embestidas sin humillar impo- sibilitaron la brillantez. Jiménez se justificó con creces, incluso se pegó en el epílogo un arrimón innecesario. Miguel Abellán frustró con la espada una faena digna, muy técnica, en laque ejecutó muletazos de trazo largo, aprovechando las nobles embestidas de su rival, pero faltó la emoción que se deriva de la bravura y que en toda la tarde brilló por su ausencia. Se le fue la mano con la espada y dejó un feo sartenazo. En cambio, al cuarto lo mató de una buena estocada corta, después de hacer la suerte con gran ortodoxia. Antes no tuvo opción con un astado podrido, frente al que Abellán intentó lucirse sin éxito. Sebastián Castella volvió a repetir la buena impresión del día anterior con el segundo. Estuvo por encima del toro, lo atacó sin dejarlo respirar y, Plaza de toros de Palencia. Viernes, 2 de septiembre de 2005. Sexta corrida. Media entrada. Toros de Capea, de pobre presentación, todos descastados, en distinto grado, aunque el 6 fue bueno para el torero. Miguel Abellán, de blanco y plata. Sartenazo (silencio) En el cuarto, estocada corta (silencio) Sebastián Castella, de verde manzana y oro con cabos negros. Pinchazo hondo y dos descabellos (silencio) En el quinto, pinchazo hondo atravesado y tres descabellos (silencio) César Jiménez, de azul marino y oro. Estocada (saludos) En el sexto, estocada (dos orejas) Salió a hombros. gracias a eso, logró varias series ligadas a derechas de mucho mérito. El toro, además de carecer de clase, tuvo un peligro sordo, traducido en continuos parones y miradas a mitad del muletazo. En el quinto lo más emotivo vino en el inicio de faena con sendos pases cambiados por la espalda. Luego, el tedio se hizo protagonista, porque el deslucido pupilo de Capea no dio ninguna opción al francés.