Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
20 SÁBADO 3 9 2005 ABC Internacional Bush, acosado por las críticas, dice que puede ocuparse de Irak y del Katrina al mismo tiempo El alcalde de Nueva Orleáns encabeza los crecientes reproches políticos e insta a la Administración a mover el culo y hacer algo b Después de cuatro días de anarquía y descoordinación, el primer gran convoy con suministros y ayuda de la Guardia Nacional consigue llegar a Nueva Orleáns PEDRO RODRÍGUEZ. CORRESPONSAL WASHINGTON. Pese a encabezar un gobierno poco proclive a ejercicios públicos de autocrítica, el presidente de Estados Unidos se vio obligado ayer a reconocer como inaceptable la lenta y descoordinada respuesta oficial para auxiliar a las víctimas del Katrina En su primera gira por la zona devastada, George W. Bush intentó recrear el espíritu de unidad nacional generado tras el 11- S insistiendo en que el Gobierno federal tiene la obligación de lidiar con esta catástrofe, y que la partida de 10.500 millones de dólares aprobada con urgencia por el Congreso no es más que un primer pago para reconstruir los 234.000 kilómetros de zona costera que, según el ocupante de la Casa Blanca, parecen haber sido arrasados por el peor tipo de arma que uno se pueda imaginar La ofensiva política de Bush- -cuyos índices de respaldo popular antes del Katrina ya se encontraban a niveles históricamente bajos para un presidente reelecto- -intenta hacer frente a la creciente avalancha de críticas sobre su liderazgo durante esta semana trágica. Reproches encabezados por el alcalde negro de Nueva Orleáns, Ray Nagin, quien no se ha mordido la lengua estos días a la hora de denunciar con vehemencia el abandono de su desesperada ciudad: No sé si esto es un problema de la gobernadora de Luisiana o del presidente... pero alguien tiene que coger un avión, sentarse conmigo, mejor los dos, y encontrar una solución ocurrido en Nueva Orleáns cuestiona toda la planificación del Departamento de Seguridad Interior y del Pentágono durante los últimos cuatro años, porque si no podemos responder a un suceso que hemos visto llegar durante días por el Golfo de México ¿cómo vamos a pensar que estamos preparados para responder a un ataque nuclear o biológico? Una catástrofe anunciada La falta de previsión es un argumento especialmente reiterado en estas críticas sobre todo cuando la propia Agencia Federal de Gestión de Emergencias (FEMA) venía pronosticando que las tres principales catástrofes a las que se enfrentaba Estados Unidos eran: un gran terremoto en San Francisco, una ofensiva terrorista en Nueva York y el impacto directo de un huracán en Nueva Orleáns. Escenario éste complicado por lo que los análisis federales describían como una rápida y drástica reducción de marismas en el delta de Misisipi, que tradicionalmente servían como defensa ante los huracanes. Otro punto de discordia es la falta de inversiones en la infraestructura que protege a Nueva Orleáns de inundaciones. El año pasado, el Cuerpo de Ingenieros del Ejército- -encargado de este tipo de obras públicas estratégicas en Miles de refugiados en el centro de convenciones esperan ser evacuados AFP Duras palabras de Nagin En una serie de estridentes declaraciones radiofónicas que llaman la atención dentro de la retórica políticamente correcta que impera en la vida pública de EE. UU. Nagin ha llegado a exigir que muevan el culo y que hagan algo insistiendo en que ningún alto cargo debería atreverse a hacer declaraciones a la Prensa hasta no lograr resultados tangibles en esta crisis. El alcalde, elegido hace tres años bajo la bandera de limpiar el corrupto gobierno de Nueva Orleáns, ha argumentado también que si Washington tiene dine- El presidente de los Estados Unidos se ve obligado a reconocer la inaceptable respuesta oficial ante la catástrofe Las autoridades de Texas preparan más refugios en Dallas y San Antonio para acoger a 75.000 personas ro para Irak también debería tener dinero para su ciudad. A este respecto, Bush aseguraría horas más tarde que Estados Unidos puede encargarse de Irak y del Katrina al mismo tiempo Un mensaje, sin duda, de tranquilidad a la nación y de desafío a sus detractores. Junto a los ataques previsibles de la oposición demócrata y el evidente malestar de líderes afroamericanos, figuras del campo conservador también han arremetido contra la gestión de la Casa Blanca. Según Newt Gingrich, antiguo speaker de la Cámara Baja, lo