Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 3 9 2005 Nacional 15 Otra veintena de subsaharianos logra saltar la valla de Melilla tras intentarlo 50 Los agentes tuvieron que usar pelotas y botes de humo; tres están heridos b Interior recrecerá toda la verja La versión de la caída Las autoridades marroquíes aún no han enviado a España los resultados oficiales de la autopsia practicada al camerunés, que murió el lunes en zona marroquí, supuestamente tras participar en la avalancha del domingo. Los resultados de la autopsia, según fuentes de la investigación, indican como aseguró Médicos Sin Fronteras que el joven sufrió una hemorragia masiva por rotura del hígado. Según estas fuentes, el informe forense atribuye esta fractura a una caída y exime de responsabilidad a la Guardia Civil, como en principio hizo la Gendarmería Real de Marruecos. de seguridad hasta los seis metros, de forma urgente, para intentar evitar nuevas avalanchas y entradas ilegales en la ciudad J. M. ARENZANA C. MORCILLO MELILLA MADRID. Ni las caídas, ni los heridos, ni el material antidisturbios ni siquiera la muerte de un camerunés, el pasado lunes, logran frenar los intentos de los subsaharianos instalados en campamentos del Gurugú de entrar en Melilla. La pasada madrugada se produjo una nueva avalancha, la tercera en menos de una semana, en la que medio centenar de inmigrantes trató de saltar la valla de seguridad enfrentándose a la Guardia Civil, según confirmaron a ABC fuentes de este Cuerpo. Eran las 6.50 de la mañana, poco antes de amanecer, cuando los sin papeles distribuidos en pequeños grupos fueron detectados por los agentes que custodian el perímetro fronterizo y que disponen de cámaras térmicas. Pertrechados con sus escaleras de palos y tela y sin más ley que la de la frontera empezaron a escalar el vallado por la parte de Farhana, una zona especialmente complicada debido al arroyo que la circunda. Los funcionarios tuvieron que emplearse a fondo otra vez con material antidisturbios, pelotas de goma y botes de humo, porque no había forma de pararlos. Creemos que al menos veinte lograron su objetivo y entraron en Melilla. Tres agentes resultaron heridos de escasa consideración; entre los inmigrantes no hubo lesionados explicaron fuentes de la Guardia Civil. A plena luz del día, pasada la escaramuza, los funcionarios recuperaron veinte escaleras construidas con madera y harapos. valla de seguridad en todo el perímetro, prevista para el año próximo, según explicaron fuentes del Ministerio. El vallado completo ocupa una extensión de 10.250 metros; en unos tramos tiene sólo dos metros de altura y en otros alcanza los seis. El año pasado se elevó la altura de 4.150 metros y en abril de este año se aprobó que se subiera en otros 3.300 metros. El resto, 2.800 metros, la zona más vulnerable por la que intentaron colarse la mayoría de subsaharianos, se elevará en breve con un coste de 750.000 euros. En paralelo a estos progresivos aumentos de altura, Interior había ordenado que Grupos Rurales de Seguridad (GRS) de la Guardia Civil reforzarán la vigilancia de una de las fronteras más complicadas de España. Mermados tras las batidas Esta vez han sido menos los irregulares que se han lanzado a la aventura de superar los entre tres y seis metros de altura que tiene la valla- -en las dos incursiones anteriores lo intentaron casi 400 personas, según los funcionarios- Claro que también estos días ha disminuido el número de los que malviven en los campamentos próximos a Nador con la esperanza de llegar a España. Las batidas de la Mehaznia marroquí de los últimos días con perros de rastreo, según Médicos Sin Fronteras, en las que habrían detenido a unos ochenta subsaharianos, han mermado los asentamientos. Los arrestados, entre los que había varios heridos, fueron trasladados a Oudja, en la frontera con Argelia, para ser expulsados. Dado que las avalanchas de subsaharianos en Melilla parecen no tener fin, el Ministerio del Interior ha decidido adelantar el recrecimiento de la doble