Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 3 9 2005 Opinión 7 equilibrios entre las garantías constitucionales a los derechos de la persona y las exigencias de la seguridad colectiva. Este no es un problema aislado de la sociedad alemana, pero afecta a la política del momento. La diplomacia alemana ha sabido superar la enorme brecha entre ambos lados del Atlántico como consecuencia de la reacción frente al terrorismo internacional. Sin embargo, sigue presente de forma activa en la discusión electoral sobre el modelo a adoptar y las pretensiones alemanas de ser, junto con Japón, la India y Brasil, miembro permanente del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas. Frente a la Alemania que vivimos en nuestra juventud, vemos hoy una muy pujante economía envuelta en serias dudas estructurales, con una política carente de ilusión y unos políticos incapaces de transmitirla. La gran incógnita se centra sobre si el futuro va a permitir continuar disfrutando de la llamada sociedad del bienestar que tantos años de prosperidad ha dado tras los enormes esfuerzos que fueron necesarios para superar la penuria de la ya lejana posguerra. LA ESPUMA DE LOS DÍAS ¡DEJADME SOLO! E la última reunión de la Ejecutiva Federal del PSOE ha salido el encargo o la generosa disposición de su secretario general de oficiar de conductor de un proceso de conciliación entre los suyos para encontrar una vía que cuadre el círculo del Estatut catalán. Esta implicación personalísima del presidente Rodríguez Zapatero tiene algo de gesto torero, coherente con su apreciación subconsciente de que no se trata de lidiar con las reformas estatutarias, las reformas estatutarias son algo nuestro aunque lo de tomar las riendas nos remite más bien a la suerte de varas o al rejoneo. Guste o no, la Fiesta Nacional es fuente inagotable y facilona de metáforas polivalentes, así que todos hemos enMANUEL tendido que el berenjeÁNGEL MARTÍN nal estatutario lo ve el presidente como una punta de morlacos astifinos que hay que lidiar y que los más sensatos añoran la presencia de un jefe de lidia. Subalternos fuera, basta de marear al animalito, por favor, dejadme solo. Las tensiones entre los socialistas al respecto son tan evidentes que ya ni siquiera da resultado la sistemática y universal culpabilización del PP como táctica de distracción. La reforma de los Estatutos y su encaje constitucional no se ve ya- -aunque técnicamente lo sea- -como un asunto de Estado que debe ser fruto del consenso nacional, sino como un problema previo que tienen que resolver los socialistas del PS seguido de diferentes siglas que lo hacen distinto según a qué intereses autonómicos sirvan. Estamos ante un juego suma cero donde lo que algunos ganan, lo pierden otros, y es tarea de titanes vender la idea contraria cuando cada cual necesita convencer a su clientela regional precisamente de que se ha ganado a costa del conjunto. Nada es gratis, y las negociaciones en las que, al final, todos ganan y nadie cede, suelen estar reservadas a los genios o a los milagros del cambio tecnológico. Si alguien pensaba que el dinero para tapar el agujero de la sanidad pública iba a caer del cielo y no del bolsillo de los ciudadanos, estaba en la inopia. En esto de los estatutos también pagarán los ciudadanos, aunque los de un sitio más que los de otro, y en esta discriminación el igualitarismo y hasta la solidaridad socialista se quiebran. Estaría bien que Zapatero se implicara personalmente y tratara de poner orden en su turno y cuadrilla, porque si lo consigue lo demás puede ser más llevadero. El viejo chiste contaba que el matador seguía gritando ¡dejadme solo! cuando ya el ruedo estaba vacío de subalternos, y así se lo hicieron ver. Señaló al toro y se quejó: Y ése, ¿qué hace ahí? Pero a nuestro toro autonómico ya no hay quien lo devuelva al corral y échele usted un galgo a quien le abrió el toril. Sólo nos queda lidiarlo civilizadamente. D Toda elección supone una verdadera catarsis democrática en cualquier sitio. En la actual Alemania, más. Acostumbrados los alemanes a ser el motor de la economía europea, los forjadores del entramado institucional de la moderna Europa y los garantes de la seguridad de los países de su entorno en base a una fructífera política atlantista, hoy no quieren ni pueden resignarse a perder el fértil protagonismo de las últimas décadas. Al depositar su voto en las urnas, el ciudadano debe enjuiciar a sus políticos, en el gobierno y en la oposición. La coalición rojiverde no ha dado los resultados que se esperaba de la alternancia en el poder, tras la jubilación del gran canciller H. Kohl, y por eso los sondeos anuncian el correspondiente castigo electoral. La preocupación, sin embargo, también se centra en el partido conservador, a quien en su interna división no se le ve con claracapacidad para abordar con fortaleza las reformas estructurales que son necesarias y urgentes. Por ello, brotan los recuerdos lejanos de experiencias degran coalición, precisamente de los partidos enemigos acérrimos en la contienda electoral pero que sienten la responsabilidad de colaborar lealmente en el logro de unas metas necesarias para seguir liderando esta complicada Europa que hemos construido. La gran deuda que los españoles tenemos con Alemania, muy especialmente de los que tanto debemos a ese gran país, nos lleva a enfocar las próximas elecciones con atención. Deseamos que su pueblo recupere un nuevo liderazgo capaz de generar la ilusión que requiere su puesto en la economía mundial, en la política internacional y en el progreso social del que todos nos hemos beneficiado. bajo, el sindicalismo y la negociación colectiva, el sistema de cogestión y, en general, la protección social están bajo la lupa de las deseadas transformaciones. Sólo un gobierno fuerte puede abordar objetivos de tan gran calado en la vida social alemana. Todos están conformes en su necesario planteamiento, la división comienza cuando se trata de los caminos para ponerlas en práctica. La crisis económica ha pasado factura y las soluciones que se adopten tendrán también repercusión en los países del entorno comunitario. La inmigración está presente en la vida diaria, como lo ha estado siempre en la República Federal. Hoy nuestras sociedades están además comprobando la adaptación a veces desgarradora de la segunda generación a la vida diaria y a la participación en los valores colectivos. La lacra del terrorismo exige hoy más que nunca difíciles PALABRAS CRUZADAS ¿Servirá de algo el encuentro Zapatero- Rajoy del próximo lunes? LÓGICA DESCONFIANZA O sé con qué estado de ánimo acudirá Rajoy a la cita del lunes, pero a nadie se le escapa que tiene motivos sobrados para desconfiar del presidente Zapatero, de sus promesas y de sus buenas palabras. De la última reunión salió una declaración solemne de que se iba a hablar en serio de asuntos territoriales, pero después de un almuerzo entre Blanco y Acebes se vio que a ZP le importaba un cuerno el posible acuerdo con el PP. En esa reunión no le contó el presidente al líder de la oposición que tenía apalabrada una entrevista con Ibarretxe para horas más tarde y cuando Rajoy expresó su lógica indignación, recibió una llamada de Zapatero que duró apenas medio minuto, justo para que el presidente le dijera que la conversación con el lendakari no había tenido ninguna imporPILAR tancia. Previamente el presidente había roto CERNUDA el Pacto Antiterrorista y se había dejado comer el terreno por Maragall, que ha marcado la política autonómica de ZP. Por si fuera poco, se han tomado decisiones de gobierno de enorme relevancia sin informar a la oposición y desde Moncloa se presume de disposición al diálogo- -falsa- -mientras se cargan las tintas contra el PP acusándolo de estar permanentemente crispado. Las cosas así, es difícil que salga nada del encuentro. Ojalá me equivoque, pero todo indica que Zapatero quiere escenificar una de sus famosas sonrisa apoteósica acompañada de frases gloriosas. Lo de siempre: espuma, nada. ¿SIRVE DE ALGO NO HABLAR? UANDO ambos eran candidatos a La Moncloa, yo pensaba que tanto Rodríguez Zapatero como Mariano Rajoy eran dos políticos sensatos, dialogantes, con sentido común e imbuidos más de un sentido de servicio al ciudadano que de la arrogancia soberbia a la que se nos había acostumbrado. Hoy sigo pensando lo mismo, aunque el ejercicio del gobierno a veces inexplicable por parte del uno y de la oposición en ocasiones apática y sin imaginación del otro me hayan hecho moderar algunos entusiasmos respecto de ambos. Ignoro si algo de concreto, además del posterior palabrerío ante los micros de los periodistas, saldrá del encuentro ZP- MR del lunes. De lo que estoy seguro es de que nada saldría de no celebrarse la reunión. FERNANDO Hay muchos consensos pendientes en beJÁUREGUI neficio de los ciudadanos- -que somos, aunque a veces lo olviden, quienes pagamos a la clase política- desde la sanidad hasta la política exterior, o la política de inmigración, o la actitud frente a ETA... Lo de siempre, vamos. En todo caso, lo inconcebible me parece que sea noticia que el jefe del Ejecutivo y el jefe de la oposición se reúnan, y que tengamos que traer a debate, lo siento vecina, si una tal reunión sirve o no de algo. Debería formar parte de una rutina democrática, y punto. Pero hay demasiadas de estas rutinas que aquí y ahora yacen en el olvido. Lástima. N C ¿Y usted qué opina? Déjenos su mensaje o su voto en la página web www. abc. es eldebate