Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 2 9 2005 Espectáculos 53 fección a un estricto y riguroso padre de Isabel, Caine destaca el hecho de que es el primer filme en su larga carrera cinematográfica en el que se encuentra completamente rodeado de mujeres No tenía ninguna escena con Will- -aclara- sólo con Nicole y Shirley, así que entre ellas y Nora me pareció que era una película sólo de mujeres, lo que fue fantástico El personaje que encarna en Embrujada Nigel Bigelow, conecta con su faceta de padre en la vida real como anillo al dedo, ya que Bigelow es un brujo que vigila a Isabel como un padre a su hija. Yo tengo dos hijas- -afirma- así que sé perfectamente cómo interpretar eso Por su parte, Shirley MacLaine interpreta a Iris, impetuosa estrella que da vida a Endora (madre de Samantha) en la serie actualizada de Embrujada que incluye el guión. Shirley es una verdadera fuerza de la na- turaleza y añadió mucho a la película a causa de sus creencias especiales y su actitud explica Ephron. Conocida por su peculiar forma de entender la vida y por otorgarle a las cosas un misticismo peculiar, MacLaine imprimió a Endora ese sabor mágico y encantador que el personaje precisaba. Me gusta lo que Nora ha hecho con la película, subraya la veterana actriz, porque explora lo que se necesita para crear la realidad de lo mágico. Estoy muy interesada en este proceso, en cómo creamos nuestra propia realidad y este filme pincha justo ahí. Además- -finaliza- me encantó la idea de interpretar a una gran diva centrada en sí misma Las series de televisión nutren la creatividad de Hollywood ISABEL REPISO MADRID. La adaptación al cine de Embrujada ya no pilla desprevenido a un espectador acostumbrado primero a los remakes después a los biopics y, ahora, a la adaptación de exitosas series televisivas. Lo que comenzó siendo un fenómeno aislado, con el estreno en la gran pantalla de La familia Adams está acabando por convertirse en la fórmula estrella de los estudios cinematográficos. En 1991 la monstruosa familia- -liderada por Angelica Huston y Raul Juliá- -irrumpió con fuerza en las taquillas, aunque entonces la conversión de series en filmes todavía era algo excepcional. En 1995, el director Brian de Palma llevó al cine la adaptación de la legendaria Misión imposible serie que triunfó en los sesenta y cuyos capí- Fusión de estilos Ambientada en los tiempos actuales, Embrujada permite gracias a su singular estructura rescatar la esencia de la vieja gloria televisiva en la que se basa. La intrahistoria que subyace al argumento con la grabación de la serie, admite que se conserven detalles como el decorado o el vestuario que sitúan al espectador en la deliciosa década de los años sesenta, pero a la vez le arrastran al más puro estilo actual de California. Fusiones también entre fantasía y realidad, ya que la magia se entremezcla con el constante deseo de la protagonista por llevar una vida mortal ajena a cualquier atisbo de encantamiento. Fusiones, por último, entre lo que el espectador recuerda de aquella Embrujada de Montgomery y este original rescate en el que Kidman vuelve a demostrar que ella es mágica sin necesidad de escoba. tulos empezaban con un mensaje que se destruía en pocos segundos. Pero el punto de inflexión para la industria cinematográfica llegaría en 2000, con la secuela realizada por John Woo y Tom Cruise repitiendo papel. En el mismo año Cameron Díaz, Lucy Liu y Drew Barrymore resucitaron a los personajes de Natalie Cook, Alex Munday y Dylan Sanders en el revival de Los Ángeles de Charlie película a la que siguió una segunda parte en 2003. Desde entonces parece que la fórmula se ha puesto de moda en un Hollywood cada vez más amante de los cómics Batman Spiderman Los cuatro fantásticos Sin City X- men y de los biopics (Tina Turner, Malcom X, Muhammad Alí, Pollock, Frida Kahlo o Ray Charles) En 2004 Ben Stiller y Owen Wilson encarnaron a los legendarios Starsky y Hutch serie muy popular en la segunda mitad de los 70. Al cúmulo de películas inspiradas en series televisivas de antaño habría que incluir también la reciente Herbie que narra las peripecias de un escarabajo y tiene como protagonista a la joven Lindsay Lohan. Para 2006 está previsto el estreno de La pantera rosa con Steve Martin, Kevin Kline y Beyoncé Knowles como protagonistas, y Corrupción en Miami con Colin Farrell y Jamie Foxx en la piel de los agentes James Sonny Crockett y Ricardo Tubbs, respectivamente. Ya sólo queda que alguien se anime con El equipo A o El coche fantástico para que el look ochentero irrumpa en las salas de cine y el espectador se sature de tanta reposición. Embrujada La chistera de Kidman no es tan profunda Estados Unidos, 102 minutos Directora: Nora Ephron Intérpretes: Nicole Kidman, Will Ferrell, Shirley McLaine, Michael Caine JOSÉ MANUEL CUÉLLAR N Encantadora y mágica, Nicole Kidman eleva sus poderes y, a golpe de nariz, encarna a una deliciosa bruja empecinada en vivir como lo único que no es, una mujer normal icole Kidman es grande, no sólo de alta, que ya se sabe (1,79) sino como actriz. Capaz de levantar el vuelo de cualquier narración a punto de caer en papel mojado o en un río donde se lo lleve la corriente. Estimula su presencia, llena la pantalla y atrae a la vista. Y luego hace que te lo creas todo. ¿Todo? No, pero casi. Por ser buena Kidman, hasta se parece físicamente a la antigua Samantha. Empero, el proyecto tiene muchas taras. En esta Embrujada los responsables buscaron enlazar esta versión cinematográfica con la televisiva en una recreación de aquella con brujas de verdad convertidas en actrices y una similitud con la serie de los 60. El problema es que todo se basa en parecidos y poco en ideas talentosas. La comedia es bonachona en exceso, como si los tiempos no hubiesen pasado y la bobería de entonces no hubiese dado paso a la maldad de los nuevos tiempos. Nicole Kidman, junto a Shirley McLaine y Will Ferrell En ese cruce de los años sin minutaje es donde se atasca la película, en eso y en Will Ferrell, que es un auténtico desastre. Siempre ha sido una burda copia de Carrey, un quiero y no puedo, pero esta vez se pasa de todo, de histrionismo, de marcas, de papel y de recorrido, sin contenerse un ápice. Para colmo, al lado de una gigante como es Kidman, todo se le nota más. En la medianía en que se queda el trabajo de Nora Ephron, Kidman sobresale de forma contundente. Se nota en su saber estar, en la alegría que da a la cinta y en su eterno amor con la cámara. Todo eso crea un enorme espacio entre ella y el resto pero, aún estando su trabajo personal a la gran altura a la que nos tiene acostumbrados, el lastre excesivo que arrastra una película sin ideas propias y con tristes compañeros de viaje deja esta Embrujada en un vuelo corto y a ras de tierra. Se deja ver con simpatía y con la admiración que produce la belleza de Kidman, pero de ahí no pasa la brujería.