Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
48 Sociedad VIERNES 2 9 2005 ABC Ciencia La NASA regresa al laboratorio submarino Aquarius MIGUEL CABANILLAS MADRID. Esta vez, lejos de arriesgados vuelos rumbo al exterior de la Tierra, la expedición de la NASA será submarina. Los científicos de la agencia espacial americana vuelven a Aquarius el único laboratorio del mundo situado permanentemente bajo el mar, para seguir investigando en una misión llamada Neemo 9 Como si de una novela de Julio Verne se tratara, tres astronautas y un médico viajarán en octubre al laboratorio Aquarius sumergido a casi 20 metros de profundidad, a más de cinco kilómetros y medio de la costa de Florida, para recrear las condiciones que se pueden encontrar en próximos viajes por el espacio. Uno de los grandes empeños de la NASA, que coordinará el proceso de pruebas desde su centro en Houston, es probar posibles salidas de las naves como las que realizaron los tripulantes del Discovery el mes pasado. Los paseos lunares serán los protagonistas de estas simulaciones, recreando así las condiciones del satélite natural de la Tierra. El segundo de las principales metas de este periplo de dieciocho días (del 3 al 20 de octubre) será probar nuevos conceptos de medicina en el espacio. Los cuidados sanitarios a larga distancia suponen una gran preocupación para los investigadores de la NASA. Así, los estudios submarinos que se realizarán dentro de un mes buscan mantener la salud de sus astronautas en el espacio y observar su respuesta a urgencias médicas en la Estación Espacial Internacional, la Luna o Marte. Para ello, técnicas como la telecirugía robótica serán empleadas con un simulador de pacientes. Las estrellas supermasivas también se formaron de la misma forma que el Sol Científicos españoles contribuyen a desvelar este misterio astronómico astrofísicos estaban convencidos de que este tipo de objetos se formaban por la colisión y fusión de estrellas más pequeñas ABC MADRID. Un equipo internacional de astrónomos, en el que participan tres grupos españoles, ha descubierto en la región de Cefeo, a 2.000 años luz de la Tierra, un disco de gas y polvo alrededor de una estrella muy joven, con una masa 15 veces mayor que nuestro Sol, que desvela cuál es el mecanismo de formación de las estrellas supermasivas. El descubrimiento, según informa Efe, apoya la hipótesis de que incluso las estrellas más grandes se forman mediante un proceso similar al que, hace ahora 4.500 millones de años, dio lugar a nuestro Sol y su sistema planetario. El trabajo, coordinado por el Harvard- Smithsonian Center for Astrophysics, y en el que han participado investigadores del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) del Instituto de Astrofísica de Andalucía (IAA) y del Institut d Estudis Espacials de Catalunya (IEEC) se publica esta semana en la revista Nature Ya se sabía que las estrellas similares al Sol se forman por un proceso de acreción que se inicia con el colapso de fragmentos de inmensas nubes interestelares de gas y polvo, material que a lo largo de cientos de miles de años se acumula, por la acción de la gravedad, en el centro, formando una protoestrella o embrión estelar. Del material sobrante, una parte se expulsa en forma de chorros a gran velocidad, mientras que otra se acumula b Hasta ahora, muchos La estrella supermasiva Eta Carina, en una foto del telescopio espacial Hubble alrededor de la protoestrella formando un disco de gas y polvo en rotación que alimenta al embrión estelar. Ese mismo disco puede formar después un sistema planetario similar al sistema solar. Sin embargo, el nacimiento de estrellas mucho mayores que el Sol, hasta más de cien veces más grandes, seguía siendo un misterio. Su estudio, de hecho, es muy difícil, ya que son mu- NASA cho más escasas, su evolución es más rápida, y las regiones donde se forman suelen estar más lejos de la Tierra. Para algunos científicos, estas grandes estrellas también se formarían por acreción como las más pequeñas, pero otros consideran que este proceso es imposible para estrellas tan masivas, y sostienen que se forman por fusión, mediante colisiones, de estrellas más pequeñas. Spirit llega a la cima de una colina marciana Después de un pausado ascenso que ha durado semanas, el rover Spirit alcanzó la cima de una colina llamada Husband hills visible a lo lejos cuando se posó en el cráter Gusev de Marte en enero del pasado año. Desde esa cima, que está 106 metros más elevada que la planicie del cráter y a tres kilómetros de distancia del punto de aterrizaje, la cámara del explorador robótico de la NASA captó esta fascinante imagen del Planeta Rojo. En su largo periplo marciano, Spirit ha encontrado muchas evidencias de la existencia de agua. Hipótesis confirmada Según José María Torrelles, investigador del IEEC CSIC, este trabajo confirma la primera hipótesis, porque la presencia de un sistema formado por una estrella con un disco de gas y polvo a su alrededor, junto con un chorro de materia expulsado a velocidades de millones de kilómetros por hora en dirección perpendicular al disco, como el encontrado en la región de Cefeo, es la marca del proceso de acreción También señala que un sistema como éste no puede ser el fruto de la colisión entre varias estrellas, y que lo importante es haberlo encontrado en un objeto que ya ha alcanzado una masa 15 veces superior a la del Sol Por su parte, José Francisco Gómez, investigador del IAA CSIC, explica que en el descubrimiento se ha usado un nuevo instrumento, el Submillimeter Array (SMA) un interferómetro que permite estudiar ondas de radio con longitudes de onda inferiores a un milímetro, que abre una nueva ventana al Universo. NASA