Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
46 Sociedad VIERNES 2 9 2005 ABC Piensos infectados en India con restos humanos, nueva teoría para el mal de las vacas locas ABC MADRID. Investigadores de las Universidades de Kent y Edimburgo (Gran Bretaña) publican en The Lancet una nueva hipótesis sobre el desconocido origen del mal de las vacas locas el consumo de piensos contaminados con restos humanos procedentes de cadáveres incinerados y arrojados a las aguas del Río Ganges en el subcontinente indio. Alan y Nancy Colchester consideran factible que los ganaderos de Gran Bretaña importaron piensos en las décadas de los 60 y 70 elaborados sin ningún control sanitario. Este hecho podría ser la causa de los primeros casos de encefalopatía espongiforme bovina. Los autores presentan evidencias de la importación de material humano contaminado en Gran Bretaña procedente de India, junto a otros restos animales para la producción de piensos durante un largo periodo. También argumentan que las variantes humana y animal de esta enfermedad tienen características similares que respaldan sus hipótesis. Centenares de personas seguían acudiendo ayer a comprar la PSP a los grandes centros comerciales ÁNGEL DE ANTONIO Cientos de personas hicieron cola ayer en la puerta de los principales centros comerciales de España para hacerse con su PSP. Jóvenes, niños y familias completas buscando ser los primeros compradores de la nueva consola portatil con vídeo, MP 3 y WiFi de Sony Locos por la Play de bolsillo TEXTO: VÍCTOR M. OSORIO Un fármaco contra el cáncer de mama puede alterar los ritmos cardiacos ABC MADRID. La Agencia para el control de los medicamentos de EE. UU. (FDA) y la compañía Genentech han advertido de los riesgos cardíacos que puede producir el fármaco trastuzumab, uno de los más utilizados contra el cáncer de mama. El organismo regulador se apoya en un estudio realizado con más de dos mil mujeres, que fue presentado en mayo en el congreso de la Sociedad Americana de Oncología Clínica. La investigación observó un aumento en la toxicidad cardiaca (alteraciones del ritmo del pericardio y miocardio, que pueden llegar a producir insuficiencia) entre los pacientes que tomaron este medicamento antitumoral frente a los que sólo recibieron quimioterapia. Un 30,5 por ciento de los que recibieron trastuzumab tuvieron que renunciar a una última dosis porque aparecieron diferentes síntomas cardiacos, aunque no llegaron a producirse fallecimientos provocados por estos problemas. Trastuzumab pertenece a la última generación de anticuerpos monoclonales, sustancias biológicas desarrolladas específicamente para determinados tipos de tumores. MADRID. Muchas veces se encuentran colas en las puertas de los centros comerciales para comprar entradas de conciertos o acudir a una firma de libros. Pocas veces un acontecimiento hace que cientos de personas se concentren desde las doce de la mañana para comprar un artículo. Casi nunca una tienda ha abierto a las doce de la noche debido a la demanda de clientes que esperan para comprar un artículo. Y nunca había sucedido algo así en España por la salida al mercado de una consola de videojuegos, aunque en esta ocasión hablamos de algo más. Setenta mil personas habían reservado la Playstation de bolsillo (como ya la llaman muchos) desde que se abrió el plazo el 15 de junio. Lo que superó en la noche del miércoles todas las expectativas fueron las cientos de personas que acudieron a los centros comerciales que abrieron de doce de la noche a dos de la madrugada para aquellos que no podían esperar más para tener su PSP (PlayStation Portable) Había familias enteras, con abuela incluida, padres con sus hijos, personas que querían darle una sorpresa a sus novios y, sobre todo, mucha gente joven. Con fiesta incluida, en la que actuó el grupo Pereza, que improvisó un blues dedicado a la nueva consola, casi 700 personas acudieron al FNAC de la calle Preciados en Madrid, donde el director general de Sony entregó la primera PSP a un joven que llevaba esperando en la puerta desde las doce de la mañana. Unos minutos antes, con las puertas cerradas todavía, había nerviosismo. Luego carreras, un chico que gritaba mientras bajaba las escale- ras y muchos compradores que levantaban sus consolas y gritaban: Por fin la tengo Y así en toda España. Anécdotas, muchas, como la de un chico que llegó al FNAC tan nervioso que se olvidó de que había hecho su reserva en otro centro comercial; u otro que estuvo varias horas en la cola del Centro Mail de Callao (Madrid) y al ir a pagar se dio cuenta de que no llevaba dinero. Al final todos consiguieron sus PSP y la presentación salió redonda para los organizadores. Más compradores por la mañana Cientos de personas en FNAC Ya por la mañana, ayer numerosas personas acudieron a retirar sus reservas. Es el caso de Carlos, de 23 años, que salía de un Centro Mail con consola en mano asegurando que el precio es lo de menos, porque ya tenía muchas ganas de verla y tocarla O Jaime, de 31, que decía: Llevo dos meses diciéndole a los compañeros de trabajo el tiempo que queda. Les decía quedan 60 días y ayer ya le pude decir quedan sólo unas horas Edgar, en cambio, pudo hacerse ayer con su PSP sin necesidad de reservarla. Me llevo la consola y una película. Si sirviera sólo para jugar no la habría comprado, pero me interesan el resto de cosas. Que en un futuro pueda ponerle navegador me llama mucho, quería tenerla, estaba inquieto y ahora quiero ver cómo funciona comentaba justo después de pagar. No había estrellas de rock, ni escritores prestigiosos, ni famosos de postín. Cientos de personas gritaban y corrían ayer por una consola y no por una persona. Algo ha cambiado en el mundo que vivimos. El primer feeling es muy bueno Así define Jorge Huget, responsable de marketing de Sony, la sensación que les queda después del lanzamiento de la PSP. Asegura que se ha creado una demanda increíble y prevén vender 850.000 unidades hasta el 31 de marzo. La máquina tiene tantas capacidades que hacen que el público al que se dirige sea mucho mayor De hecho, esperan que sirva para incorporar a la mujer a las consolas, un mundo cuyas ventas se concentra en un 90 en hombres. Puedes jugar en el metro o en el autobús. Es como un Kit Kat juegas un rato, lo dejas, ves una película, y vuelves a jugar después