Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 2 9 2005 Madrid 39 Denuncian falta de seguridad y anomalías en el nuevo centro policial de Carabanchel El día de su inauguración, hace dos meses, se escaparon cinco internos b Parte del complejo, que reúne la Detenido por robar 100.000 euros a un hombre a punta de pistola en Delicias b El pasado 11 de junio, tres hombres le encerraron en una habitación para después amordazar a su pareja y desvalijar su casa; uno de ellos ha sido detenido en Ibiza C. H. MADRID. El pasado 11 de junio, un vecino de Arganzuela se llevó una desagradable sorpresa cuando llegaba al portal de una vivienda que tenía alquilada en el paseo de las Delicias. Al abrir la puerta, le esperaban dos desconocidos. Sin mediar palabra, sacaron las pistolas y, con la culata, comenzaron a propinarle una brutal paliza. Después le arrebataron las llaves y le exigieron que les diera la dirección de su domicilio habitual, en la calle de Alejandro Saint Aubin (Arganzuela) Mientras que el hombre permanecía retenido en una habitación y vigilado por uno de los dos presuntos delincuentes, el otro, al que se sumó un tercero, se dirigieron a la otra vivienda, en la que se encontraba la pareja de la víctima. Uno se encargó de amordazarla y el otro se llevó todo lo que había de valor: 100.000 euros en efectivo y diversas joyas. El hombre presentó la pertinente denuncia en la comisaría de Arganzuela. A partir de entonces, el Grupo II de la Unidad de Crimen Organizado (Udyco) se pusieron tras la pista de los malhechores. Uno de ellos fue identificado por la víctima y fue detenido el 29 de agosto en Ibiza. Se trata de Oliver Fisher Casado, madrileño de 24 años. En los registros realizados en sendos domicilios de Alcalá de Henares e Ibiza se hallaron, entre otros objetos, una pistola, cargadores, cartuchos, joyas, una catana, un hacha y 15.000 euros. comisaría de Latina, la Brigada de Extranjería, la oficina del DNI y el Centro de Internamiento de Extranjeros, está a la vista del exterior CARLOS HIDALGO MADRID. Paredes de pladur en la zona de internamiento de inmigrantes que esperan ser expulsados, bloqueo de accesos de emergencias, carencia de personal y, lo que es peor, una parte del perímetro del edificio a la vista y al alcance de cualquier atentado terrorista son sólo algunas de las carencias con las que cuenta, desde el mismo día en que fue puesto en funcionamiento, el complejo policial de la avenida de los Poblados (Carabanchel) Aquel 28 de junio, después de tres años, el hospital penitenciario de Carabanchel abría sus puertas como sede de la nueva comisaría de Latina, pero también del Centro de Internamiento de Extranjeros, Brigada de Extranjería y oficina del DNI. Cuatro en uno. Por encima de su diseño vanguardista, el edificio esconde unas carencias que, según la Unión Federal de Policía (UFP) ponen de relieve las prisas con las que se han puesto en funcionamiento las instalaciones, en las que trabajan alrededor de 1.200 personas. A la dificultad de origen que supone aglutinar los cuatro servicios en un mismo centro se unen las dificultades en los accesos a éste. La UFP pone un ejemplo: los coches patrulla necesitan acudir a los lugares donde se les requiere con la máxima celeridad, pero se encuentran a su paso con las personas que deambulan por las inmediaciones, incluidas las colas de inmigrantes que acuden a Carabanchel a tramitar su regulación. También en el control de accesos, los agentes que deben velar por la seguridad del lugar se ven obligados a organizar las diferentes colas y atender a estas personas, con lo que su verdadera función no la pueden ejercer de manera plena, al no existir personal suficiente. En este capítulo de personal cabe destacar también que, a primeros de agosto, las 18 personas que se dedicaban a la grabación de datos para la regularización de las tarjetas de residencia fueron despedidas al terminárseles el contrato. Los problemas los intentaron resolver con funcionarios de Policía que realizaban servicios extraordinarios. Inmigrantes guardando cola a las puertas del centro de Carabanchel JAVIER PRIETO Catálogo de anomalías Accesos: limitación de la entrada y salida de vehículos oficiales, y de los coches patrulla, con un elevado riesgo de atropellos. Personal: los agentes que deben dedicarse a la seguridad tienen que atender labores de información y burocráticas. Además, a primeros de agosto, 18 grabadoras de datos terminaron su contrato y las sustituyeron agentes de Policía. Seguridad: el Centro de Internamiento de Extranjeros está funcionando por debajo de sus posibilidades, según denuncia la UFP. Por ese motivo se han producido numerosos incidentes, como la huida de cinco internos el día de la inauguración del complejo. En otra ocasión, los Bomberos tuvieron que acudir al hallarse en un acceso una bombona de gas recalentada, con peligro de que estallase. permanecen detenidos, sí están internos en espacios con paredes de pladur. El Centro de Internamiento de Extranjeros tiene capacidad para 150 personas. El día de la inauguración del recinto se escaparon cinco internos. Asimismo, se ha hecho saber a la Secretaría General de la Jefatura Superior y al Consejo de la Policía que, en la parte Hasta 150 personas internas Pero, quizá, las carencias principales son las que atañen directamente a la seguridad del recinto. En el centro de Carabanchel es donde permanecen internos los inmigrantes que, por situación irregular, deben ser expulsados a su país. Mientras que eso ocurre, permanecen en el complejo hasta un máximo de 40 días. Aunque legalmente no posterior del recinto, existe un montículo de considerable altura que deja a la vista toda la actividad que se desarrolla en el recinto policial, permitiendo la la posibilidad de lanzar cualquier objeto en el interior o convirtiendo en blancos perfectos para cualquier tipo de atentado a los funcionarios y personas que se encuentran dentro. A todo ello hay que sumar un trasiego de personas que deambulan por el recinto sin identificación alguna, vehículos particulares que estacionan a 2 metros de la valla perimetral, falta de baños para las personas que guardan cola ante Extranjería y Documentación, el mal funcionamiento del aire acondicionado en el puesto de control, el exceso de luminosidad, que impide la visión correcta de los monitores de seguridad, multitud de incidentes en el Centro de Internamiento de Extranjeros... Desde que se pusiera en funcionamiento, el complejo de Carabanchel ha estado de alguna u otra manera envuelto en la polémica. La más sonada son las largas colas que tenían que soportar los inmigrantes que se acercaban a regularizar su situación en España. Tanto es así, que la Delegación del Gobierno tuvo que tomar cartas en el asunto, y, tras reconocer que la situación era inhumana, dobló el número de horas de atención. Una red robaba coches de alquiler para venderlos ABC MADRID. La Guardia Civil ha desarticulado una red que se dedicaba a robar vehículos de alquiler de lujo para venderlos a un precio muy inferior en el mercado. Los detenidos son un ciudadano holandés, G. F. L. A. y tres españoles, J. M. M, O. O. S. y J. P. A, todos ellos de edades comprendidas entre los 30 y los 37 años. En total, suman 16 detenciones anteriores por delitos de diferente naturaleza. Los detenidos perpetraron, al menos, una treintena de robos de vehículos con las llaves originales, por lo que se cree que contaron con la colaboración de algún empleado de los negocios donde robaron.