Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 2 9 2005 Internacional 27 medida que se anunciaban los nombres de las víctimas. Luego, milicianos de Al- Sadr y fuerzas del ejército iraquí se liaron a tiros junto al puente; hubo un muerto y siete heridos. Los primeros convoyes fúnebres partían ayer de Bagdad camino de Nayaf- -unos 160 kilómetros al sur- la ciudad santa de los chiíes, en la que serán enterradas la mayoría de las víctimas. No en vano han alcanzado la condición de mártires y el cementerio que alberga el mausoleo de Alí, el primer imán chií, será su última morada. Muchos iraquíes acusan a los insurgentes, casi todos suníes, de provocar la estampida al disparar granadas de mortero contra la mezquita del imán Musa al- Kadhim, lugar de la peregrinación, y causar después el pánico sobre el puente con la amenaza de un atentado suicida entre la multitud. 1.710 euros por cada muerto El presidente, Yalal Talabani, insiste en la pista del terror: Este crimen odioso contra los peregrinos es la demostración del salvajismo de los terroristas, empeñados en un genocidio contra el pueblo Las autoridades consideran que la tragedia fue provocada por hombres leales a Sadam y terroristas de Al Qaida en Irak, dirigidos por Abu Musab al- Zarqaui. El primer ministro, Ibrahim al- Yáfari, ordenó abrir una comisión investigadora y el pago de una compensación de 1.710 euros a la familia de cada fallecido. La máxima autoridad religiosa chií, el ayatola Alí Sistani, llamó desde Nayaf a la unidad y a la calma tras la tragedia: Todos los iraquíes debemos permanecer unidos y cerrar filas, para no facilitar la labor de quienes quieren provocar la discordia declaró. Ningún movimiento ha reivindicado la responsabilidad de la estampida, pero un grupo ligado a Al Qaida dijo haber disparado las granadas de mortero sobre el mausoleo del imán Al- Kadhim, que causaron siete muertos. El cadáver de un niño, muerto durante la estampida, era introducido ayer en un ferétro en la barriada de Sadar City, en Bagdad AP Los mártires chiíes de Bagdad serán enterrados en la ciudad santa de Nayaf El Gobierno iraquí culpa de la estampida a hombres de Sadam y Al Qaida ABC BAGDAD. La comunidad chií lloraba ayer en Irak a sus mil mártires en la estampida del miércoles en el puente Al- Aima, en Bagdad, mientras el olor de la muerte flotaba aún sobre el Tigris, entre el barrio suní de Al- Adamiya y la barriada chií de Al- Kadimiya. Centenares de bagdadíes merodeaban aún por el lugar de la tragedia, en busca de pistas o documentos que ayuden a identificar a muchas de las víctimas anónimas. Las excavadoras despejaban los montones de zapatillas, chanclas, ropas y efectos personales abandonados por la zona. Miles de perso- nas, mientras tanto, buscaban en los camiones frigoríficos dispuestos a las puertas de los hospitales a parientes, amigos o vecinos perdidos. En Sadr City, distrito chií de la capital y feudo del levantisco clérigo Moqtada al- Sadr, miles de creyentes se golpeaban el pecho en señal de duelo a