Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
22 VIERNES 2 9 2005 ABC Internacional Un equipo de la Swat patrulla los alrededores del centro de convenciones de Nueva Orleáns AP El caos televisado se adueña de Nueva Orleáns y comienzan los reproches políticos Polémica sobre el nivel de preparación, respuesta y prioridades de la Administración Bush de refugiados hacinados en el Superdome y el centro de convenciones se ve interrumpida por incidentes de violencia armada PEDRO RODRÍGUEZ. CORRESPONSAL WASHINGTON. Un caos televisado- -con imágenes que cuesta bastante creer provenientes de EE. UU. -se ha adueñado temporalmente de Nueva Orleáns, al mismo tiempo que ayer afloraban los primeros reproches y críticas sobre la actuación de los poderes públicos tanto antes como después del brutal asalto del huracán Katrina Mientras la Casa Blanca intenta no perder su cierto prestigio de manager de crisis, ganado tras el 11- S, la dramática situación está dejando en evidencia la efectividad de las autoridades locales, estatales y federales. En una ciudad cada vez más desesperada, las operaciones de evacuación han tenido que ser suspendidas temporalmente ante múltiples incidentes de violencia armada pese al envío de refuerzos policiales y efectivos de la Guardia Nacional. Situación que ha motivado renovadas peticiones para b La evacuación de los miles que la Administración Bush intervenga de forma excepcional con tropas regulares del Pentágono para poner orden en la histórica ciudad de Luisiana y proceder al rescate. Peleas, incendios, tiroteos, cadáveres, montañas de basura y heces se acumulan incluso en refugios oficiales como el centro de convenciones y el estadio Superdome donde 25.000 personas se encuentran en el proceso de ser evacuadas hasta Houston. Cuando algunos autobuses han conseguido llegar a estos puntos se han producido disturbios en la desesperación por conseguir plaza. Una y otra vez se ha podido ver a personas de todas las edades- -en su mayoría afroamericanos de mínimos recursos económicos- -abandonadas a su suerte sin agua, alimentos o cuidados médicos. Antes de la llegada del Katrina Nueva Orleáns era una de las ciudades más violentas de EE. UU. El Departamento de Policía local también tiene un notorio historial de corrupción e incompetencia, hasta el punto de haber sido controlado temporalmente por el FBI y contar con la mitad de efectivos que otros grandes municipios. Con un 60 por ciento de vecinos negros, la ciudad ya sufría toda clase de problemas sociales multiplicados por el huracán. En estos momentos se estima que en Nueva Orleáns permanecen entre 50.000 y 100.000 personas. Entre ellos se cuentan unos 2.500 enfermos ingresados en diferentes centros hospitalarios de la ciudad. Grupo compuesto por pacientes extremadamente delicados que no pudieron ser evacuados en su momento, además de los acumulados tras el impacto del Katrina Con ayuda de helicópteros, 25 recién nacidos en cuidados intensivos han sido trasportados hasta diferentes hospitales en Houston, Batôn Rouge y Birmingham. Otros adultos serán atendi- dos en un hospital de campaña instalado en el campus de la Universidad Estatal de Luisiana. Veneno en las aguas La semana que viene se espera la llegada a la zona del buque hospital USNS Comfort Mientras tanto se pueden escuchar los testimonios desesperados de familias con enfermos dependientes de insulina, diálisis, tanques de oxígeno o ingenios médicos que precisan de energía eléctrica. Las autoridades sanitarias han empezado a advertir de que las zonas devastadas por el Katrina se enfrentan gradualmente a un enemigo igualmente peligroso pero silencioso: las aguas que se han convertido en un letal cóctel de bacterias, toxinas y productos químicos. Peligro aumentado por la notoria fertilidad pantanosa de los mosquitos de la zona. El presidente Bush- -que tiene previsto hoy realizar una inspección de las zonas devastadas en el sur del país- -se ha apresurado a insistir en que la anarquía y la falta de respeto a la ley se tienen que terminar. Según el mandatario, al que se le critica por no haber reparado antes en la gravedad de la situación, debe haber tolerancia cero hacia la gente que rompe la ley en El presidente Bush advierte de que habrá tolerancia cero con quienes infrinjan la Ley Marcial La oposición cuestiona que el 40 por ciento de la Guardia Nacional esté destinada en Irak o Afganistán