Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 2 9 2005 Nacional 19 Trasladan desde Melilla a Málaga a los subsaharianos que saltaron el doble vallado Rabat deporta a unos 80 inmigrantes del Gurugú tras dos batidas con perros CRUZ MORCILLO MADRID. Con una tarjeta de embarque para el ferry en una mano y una orden de expulsión en la otra, veinte subsarianos y una decena de asiáticos viajaron el miércoles por la tarde desde Melilla a Málaga en el barco que cubre este trayecto, según confirmaron fuentes policiales, que les facilitaron los billetes. La ONG Prodeni asegura que los nigerianos son los mismos que lograron colarse en la ciudad autónoma tras la avalancha del domingo en el vallado fronterizo, mientras que la Policía niega este extremo. Los inmigrantes se comprometieron a volver a sus países de origen, pero lo cierto es que nadie controlará ese retorno una vez que salgan del centro de estancia temporal de Málaga e intentarán permanecer en España para acogerse a alguna regularización. La intención oficial de este traslado, encuadrado en el paquete aprobado por el Ministerio de Trabajo tanto desde Canarias como desde Ceuta y Melilla, es aliviar la situación del Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI) de la ciudad, que acoge actualmente a unas 800 personas cuando su capacidad es de 480. Sin embargo, tras la investigación abierta por la Guardia Civil a raíz de la muerte de un camerunés en el lado marroquí, Prodeni cree que se intenta que no haya testigos de lo ocurrido en referencia a la contención de la avalancha por parte de los agentes. Interior espera la autopsia Médicos Sin Fronteras reitera que la autopsia del camerunés, cuyo cadáver apareció al otro lado del vallado de Melilla, recoge que éste falleció por una hemorragia interna producida por un trauma hepático (fractura del hígado) Según esta ONG, el cuerpo presentaba un hematoma circular a la altura del pecho, un hematoma característico de impactos por balas de caucho Interior asegura que hará pública la autopsia cuando se la envíen las autoridades marroquíes. Supuestamente, esto se producirá una vez que el fiscal y el juez que investiga la muerte lo autoricen. Asimismo, ofrecerá detalles de la investigación interna. y a continuación se decretó la expulsión de territorio marroquí Las ONG ignoran cuántos inmigrantes han sido expulsados, aunque calculan que unos ochenta, según los testimonios recabados. Los que aún no han sido localizados por la policía marroquí insisten en que en los campamentos falta otro subsahariano, que denuncian que murió tras el asalto a la verja de Melilla, pero nadie sabe que ha sido de él ni de su supuesto cadáver. Por tanto, de forma oficial sólo hay un muerto: el camerunés Ypo Joe, de 17 años, por cuyos restos nadie se ha interesado. Joe llegó al campamento del Gurugú hace unos seis meses, sin parientes, con un vecino de su pueblo. No era la primera vez que intentaba entrar en Melilla. Otra vez hubo heridos Mientras, ayer en la frontera entre Melilla y Marruecos la calma era total. No sólo porque los últimos intentos de entrada masivos de inmigrantes son demasiado recientes, sino sobre todo porque las autoridades alauíes se están empleando a fondo desde el martes en los campamentos de subsaharianos de la zona de Marihouari. José Palazón, presidente de Prodeni, aseguró ayer a ABC que las fuerzas auxiliares marroquíes, uno de los cuerpos policiales que actúan en el país vecino, han llevado a cabo al menos dos redadas en las últimas 48 horas. Los inmigrantes nos han contado que esta vez no les han pegado, pero los policías han traído perros para buscarlos en el bosque, una práctica que no conocíamos en este lugar aunque sí es frecuente en la zona de Tánger explica. Según su versión, el miércoles detuvieron a varias decenas de subsaharianos y les condujeron en un camión a Nador donde esa misma tarde un juez decretó su expulsión del país. Dos grupos han sido trasladados a Oujda, en la frontera con Argelia y algunos estaban heridos asegura Carlos Ugarte, portavoz de Médicos Sin Fronteras. El equipo sanitario de esta organización, que trabaja en Nador, se desplazó ayer hasta Oujda para atender a los lesionados. Ayer por la mañana hubo otra batida en Marihouari